Show Less
Restricted access

Casa en que nunca he sido extraña

Las poetas hispanoamericanas: identidades, feminismos, poéticas (Siglos XIX–XXI)

Series:

Edited By Milena Rodriguez Gutiérrez

Casa en que nunca he sido extraña. Las poetas hispanoamericanas: identidades, feminismos, poéticas (Siglos XIX-XXI) reúne artículos de destacados académicos y estudiosos de Europa y América con aproximaciones a relevantes autoras de la poesía de América Latina desde el siglo XIX hasta la actualidad, a partir de tres perspectivas: las identidades (entendidas en su relación con las naciones latinoamericanas, así como en su dimensión subjetiva), los feminismos y las poéticas. Los capítulos se dedican a las siguientes poetas: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Laura Méndez de Cuenca, Juana Borrero, Mercedes Matamoros, Delmira Agustini, Alfonsina Storni, Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou, Dulce María Loynaz, Josefina Plá, Blanca Varela, Nivaria Tejera, Carmen Naranjo, Isel Rivero, Lina de Feria, Magali Alabau, Elvira Hernández, Eugenia Brito, Piedad Bonnett, Alicia Genovese, Verónica Zondek, Ivonne Coñuecar y Gabriela Wiener, entre otras. El libro se completa con un Anexo de textos literarios: la lectura de Josefina de Diego de fragmentos de Pequeñas memorias, texto autobiográfico inédito de Fina García Marruz, y poemas inéditos de prestigiosas autoras hispanoamericanas actuales: Magali Alabau (Cuba), Márgara Russotto (Venezuela), Carmen Ollé (Perú), Elvira Hernández (Chile), Piedad Bonnett (Colombia) y Alicia Genovese (Argentina).

Show Summary Details
Restricted access

Capítulo 20: El libro de barro de Blanca Varela: Hacia una arqueología poética (Ina Salazar)

Extract

| 233 →

CAPíTULO 20

El libro de barro de Blanca Varela

Hacia una arqueología poética

INA SALAZAR

Universidad de Caen Normandie



La obra de Blanca Varela (Lima, 1925–2008), densa y concisa, compuesta de ocho poemarios, Este puerto existe (1959), Luz de día (1963), Valses y otras falsas confesiones (1971), Canto villano (1978), Ejercicios materiales (1993), El libro de barro (1994), Concierto animal (1999) y El falso teclado (2000) dibuja, configura un territorio movedizo en que se cuestiona tanto la omnipotencia lírica como la impermeabilidad de las fronteras entre verso y prosa, relato y poema, poema y fragmento, y dentro del cual se construye y se expresa una hablante/sujeto que recusa toda autoridad y unicidad de la palabra. Es una obra que “de libro a libro y poema a poema busca ‘el sitio del alma’”1 (Castañón 10) y, en ese sentido, el conjunto de la producción puede definirse como una aventura interior pero de características singulares: la anima una permanente intención de “acosar la realidad” (Varela, “Antes de escribir estas líneas” 84), es decir, de escrutar la propia existencia, no como un objeto puesto a distancia ni tampoco como gesto narcisista, sino más bien como captación de la experiencia en un mundo en crisis, sin trascendencia. Son los tiempos modernos, nada felices, carentes de perspectivas e ilusiones, tras las dos guerras mundiales, el horror...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.