Show Less
Restricted access

Teatralidades del conflicto armado en Colombia

Dramaturgia de las víctimas

Adriana Sánchez Gutiérrez

En momentos de crisis y conflictos políticos nacionales, el teatro se reconfigura como una de las artes que denuncia, devela e ilustra los quiebres sociales de un país. En esos términos, la dramaturgia en Colombia empodera nuevas estéticas en donde el ciudadano deviene protagonista de la escena, defendiendo derechos humanos y civiles que le han sido negados por el Estado. A partir de ese contexto, este libro analiza la producción de cuatro dramaturgos colombianos para descubrir cómo el cuerpo de las víctimas es representado en la escena y cuáles son las estéticas que se proponen en torno a los casos de desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos, genocidios y masacres. Crímenes que, hasta el 2018, en el marco de un proceso de reparación y restitución a las víctimas, cuentan con más de ocho millones de casos en donde menos del cinco por ciento ha recibido condena por parte del Estado. En este estudio se propone el concepto de cuerpos-no-ausentes para entender la presencia corpo-política de las víctimas en la escena de las obras de Patricia Ariza, Felipe Vergara, Carlos Satizábal y Nohora Ayala.

Show Summary Details
Restricted access

3 Felipe Vergara: pueblo sin Dios y sin existencia. La masacre de Bojayá (2002)

Extract

3

Felipe Vergara: pueblo sin Dios y sin existencia

La masacre de Bojayá (2002)

La obra Kilele, dirigida por Fernando Montes (fundador del grupo Varasanta), se estrenó en Colombia en el año 2005. El autor, Felipe Vergara, escribió su texto en memoria de la masacre de Bojayá, Chocó, la cual fue consecuencia del fuego cruzado entre las FARC y las AUC el 2 de mayo del 2002. Este evento se recuerda por su extrema crueldad: la población civil se encontraba en medio del fuego cruzado y una pipeta de gas, lanzada por la guerrilla, alcanzó las inmediaciones de la iglesia, lugar en el que se refugiaban más de 500 civiles. Además, la infiltración de las autodefensas hasta el casco urbano de la población fue informada al ejército de Colombia semanas antes; sin embargo, en las investigaciones posteriores se demostró que el general Montoya y el coronel Pulido de Medellín hicieron caso omiso a los comunicados de la población (¡Basta ya! 90), permitiendo la libre movilización de 250 paramilitares hacia el bajo y medio Atrato.

Desde ese contexto, la puesta en escena se empodera desde la perspectiva de los civiles y enlaza diferentes historias de las familias que vivieron ese atentado a través de los cantos, ya que la mayoría del Atrato pertenece a grupos afrodescendientes e indígenas, quienes reavivan la memoria desde ritos, cantos y novenas a sus muertos...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.