Show Less

El criminal imaginado

Estética, ética y política en la ficción latinoamericana (1990–2010)

Series:

Cristina Míguez Cruz

El criminal imaginado: Estética, ética y política en la ficción latinoamericana (1990–2010) analiza películas y novelas donde los personajes principales son o se vuelven criminales. El protagonismo del delincuente en la cultura latinoamericana contemporánea desplaza al detective en su rol estelar del clásico policial inglés o estadounidense. Estas ficciones no buscan restablecer la ley y el orden, ya que el criminal imaginado indica el deseo de cambiar su entorno; por ello, transgrede las limitaciones de su género, raza o clase social. Ahora bien, la producción cultural reciente dista de ser uniforme. Por ello, este texto propone un espectro que comienza con objetos culturales sobre el narcotráfico, donde el criminal reúne características del criminal corporativo, el gánster y el noble bandido. En este retrato del narcotraficante, quien manda es el consumo y la circulación de mercancías y capital. La gama de criminales imaginados continúa con ficciones donde los delitos se deben principalmente a motivos políticos y culturales; es decir, el transgresor no intenta integrarse al capitalismo como el gánster ni sigue las leyes del mercado. Por el contrario, se trata de ladrones, secuestradores o prostitutas que prefieren relaciones de poder horizontal y construyen su propia ética. La gama estudiada en este trabajo termina con representaciones de crímenes políticos que buscan cambiar un sistema político o económico, específicamente, ficciones sobre anarquistas y movimientos de liberación nacional del siglo XX. En pocas palabras, la cultura visual y narrativa es un espejo que refleja algunas tendencias políticas, éticas y estéticas en Latinoamérica desde 1990.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

CONCLUSIÓN

Extract

150 | EL CRIMINAL IMAGINADO fesiones entre los amigos de la pandilla y entre plagiarios y plagiados, como se hace evidente en el diálogo entre Carla y Romeo. Por último, el acto de comprar drogas se recubre de un aire políticamente transgresor y progresista, cuando se requiere de contraseñas secretas con referentes periodísticos progresistas y opositores como La Democracia, Brecha, Jaque o Guambia. En términos de la estética, tanto las novelas de Escanlar como la película de Jakubowicz se alejan de la agenda nacionalista y revolucionaria preocupada por la recuperación de la memoria y la cultura nacional, como se registra en el realismo mágico de la narrativa del boom o en el llamado Nuevo Cine Latinoamericano. Aunque en ambas ficciones la estética realista continúa vigente, esta se articula a través de la riqueza y vitalidad del lenguaje coloquial registrado mediante las téc- nicas narrativas y cinematográficas contemporáneas, así como por la apropiación y transformación caníbal, antropófaga de todo tipo de referencias culturales. La diferencia entre ambos productos culturales radica en la redención de los perso- najes de Secuestro express. De allí el segundo lugar que le asigno en este espectro de representaciones del crimen y la violencia. El tercer lugar le corresponde a la película de Adrián Caetano. En su cine- matografía, la normalización del acto criminal es aún más enfática. El protago- nista,...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.