Show Less

Nihilismo y verdad

Nietzsche en América Latina

Series:

Alejandro Sánchez Lopera

Las relaciones entre Nietzsche y América Latina están marcadas por el desencuentro. Lo cual no implica que Nietzsche no haya sido leído en Latinoamérica; pero es diferente aludir a Nietzsche, a asumir una perspectiva nietzscheana. Por eso, en vez de usar a Nietzsche para analizar su moral, para desplazar el punto de vista, en América Latina se moraliza a Nietzsche al ponerlo al servicio de esa moral, dejándola indemne. El caso de la filosofía latinoamericana es síntoma de ese desencuentro: en tanto pensamiento de lo uno, no puede servirse del pensamiento nietzscheano, ya que es imposible construir un pensamiento del origen y la unidad desde un pensamiento de lo múltiple, como el de Nietzsche. Explorar y explotar al máximo ese desencuentro, sin intentar subsanarlo, permite construir la relación entre Nietzsche y América Latina en términos nietzscheanos, lo que implicaría deshacerse de la idea misma de América Latina en tanto sujeto, para concentrarse en la disección de sus fuerzas y en la potencia y miseria de sus pasiones.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Cuarta Parte: Moral

Extract

Cuarta parte Moral Capítulo 4 Compasión, sufrimiento y nihilismo El oprimido, torturado, destruido en su corporalidad sufriente simple- mente grita, clama justicia: –¡Tengo hambre! ¡No me mates! ¡Ten com- pasión de mí! — enrique dussel, En Búsqueda del Sentido, p. 20 Hazte apreciar por tu amo lo suficiente como para que él te libere. — alain badiou, Lógicas de los mundos. El Ser y el Acontecimiento 2, p. 72 Si quieres algo, lo debes querer todo. Esta idea, que está en el Séneca de la Consolación a Marcia, estará a su modo en los apuntes de Nietzsche del verano de 1887: placer y dolor van de la mano, dice, son “estados acompañantes”, y sin embargo, no son los criterios últimos de valoración, en tanto “se tiene que querer ambas cosas si se quiere conseguir algo” (Fragmentos Póstumos, 8[2]). Placer y dolor, entonces, como formas ines- capables del hecho de estar vivos. Amar y sufrir como aspectos ineludibles del mundo, en su esplendor y miseria, en el mundo tal cual es y tal cual acontece: en el mundo, este, el único que hay, una vez hemos aceptado entrar en él: de ese modo hay que irse de él, escribe Séneca, de la misma forma que se entró en él, aceptándolo en su totalidad. Si quieres algo, lo debes querer todo.58 Propongo leer esta idea a contrapelo de uno de los signos fundamen- tales de la filosofía latinoamericana mayoritaria: la...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.