Show Less
Restricted access

Entender el Artivismo

Series:

Edited By Dimitrina Jivkova Semova, Eva Aladro Vico and Roxana Popelka Sosa Sánchez

En todas las áreas, las personas con voluntad de cambio y desarrollo social utilizan las formas artísticas y la creatividad para conmover la esfera pública, atraer la atención, tomar poder sobre los espacios urbanos y generar nuevos lenguajes y voces sociales. El activismo artístico involucra a personalidades creadoras de todas las culturas, se enraíza en ideas políticas esenciales, moviliza ideas de cambio e igualdad social e interesa a las generaciones más jóvenes, en un espíritu que rompe las barreras académicas y las distinciones profesionales.

La creatividad activista con frecuencia ha sido percibida como próxima a la categoría del outsider art que engloba el arte producido por no artistas donde el contexto específico sería la protesta política y/o la experimentación social. El artivismo tiene sus raíces en las vanguardias artísticas (dada, futurismo, surrealismo, etc.) y el posterior desarrollo y auge en la década de los años sesenta y setenta del pasado siglo (performance, happening, body art, land art, video art o arte conceptual), que, muchas veces, nace de una especie de desmaterialización del objeto artístico.

Este libro se centra en prácticas de creatividad activista de España, Chile, Perú, Reino Unido, Colombia, etc. que tienen que ver con los actuales fenómenos de crisis discursiva, ideológica, política, económica, financiera. Entender el artivismo, un concepto que, nada más pronunciarlo, despierta un amplio abanico de sensaciones.

Show Summary Details
Restricted access

11 Los murales de Shepard Fairey en París (Paula Díaz Altozano)

Extract

Paula Díaz Altozano

11 Los murales de Shepard Fairey en París

Introducción

Frank Shepard Fairey está considerado como uno de los mayores representantes del arte urbano en la actualidad y sus obras se han convertido en un referente para todos los seguidores del street art.

Mucho se ha escrito de este artista de extremos, paradójico al máximo, amado por muchos, odiado por otros. Fairey se dio a conocer en 1989 con su famosa campaña “André the Giant has a posse” (André el Gigante tiene una pandilla), comenzada por un grupo de estudiantes en Rhode Island. Su acción consistió en la distribución de pegatinas, carentes de contenido, con el rostro del actor y luchador profesional francés André “el Gigante”, que no tenían otro objeto que llamar la atención de los viandantes, a modo de experimento fenomenológico o leitmotiv callejero. La acción pasó a llamarse “Obey” (Obedece), un reto contra la obediencia habitual, inconsentida y automática a que nos somete la publicidad institucional/comercial. El término “Obey”, con el que se conoce la obra callejera de Fairey, le ha servido también como marca comercial y como seudónimo.

Shepard Fairey ha realizado numerosas obras de street art: ha empapelado paredes con pósteres de grandes dimensiones, que hacen referencia a temas controvertidos, siempre de actualidad, como la política o los conflictos sociales, con el objeto de...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.