Show Less

Ensayos sobre la cultura popular

Fernando Barreiro García

Los ensayos que aquí se presentan mantienen un enfoque comparativo en el que los dos términos principales son el origen de la novela realista inglesa del período inmediatamente anterior a Defoe y Richardson y el origen del largometraje de ficción entre los años 1895 y 1915. El autor muestra cómo en ambos casos se desarrolla un tipo de cultura popular en la que encontramos una recurrencia del hoax, de la afirmación de historicidad y de la presentación de supuestos documentos escritos encontrados por azar o de documentos fílmicos conseguidos por un golpe de fortuna. Abundan asimismo géneros como el erótico, el de viajes y la narrativa de crímenes o de hechos sobrenaturales. Otras formas de la cultura popular que se tratan en los ensayos son los romances o baladas de tradición oral, las novelas sentimentales del XVIII, las comedias de magia, los folletines, el cine negro o el cine quinqui español, todo ello bajo una perspectiva influenciada por los estudios culturales, el historicismo literario y la investigación sobre el papel de la tecnología en la cultura.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

4. Cultura popular y subversión política

Extract

4.1. Definición de la cultura popular. Momentos en su especialización productiva. Comencemos por la distinción básica que hace John Fiske entre cultura popular y cultura folk: La cultura popular, al contrario que la cultura folk, se compone de recursos que no están producidos por la formación social que los usa. La cultura popular se compo- ne de mercancías producidas y distribuidas industrialmente, que deben, para ser económicamente viables y existir por tanto de algún modo, ofrecer una variedad de potencialidades culturales a una variedad de formaciones sociales. (1989: 170) En esta obra Fiske refuta con sus análisis de ciertos productos culturales, las tesis sobre la cultura de masas de teóricos críticos como Adorno o situacionistas como Debord, que realizan una crítica global, moralista y abstracta, de la industria cultural y la cultura de masas. Para ello toma el concepto utilizado por éstos (como cultura industrial pero no de masas) aceptando su carácter de mercancía pero no el hecho de que los productos sean simplemente eso. Hay que considerarlos también como proceso de cultura viva: La cultura es un proceso vivo: solo se puede desarrollar desde dentro, no puede imponerse desde fuera o desde arriba. Los miedos de los teóricos de la cultura de masas no se han llevado a la práctica porque la cultura de masas es tal contra- dicción en los términos que no puede existir. Una cultura homog...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.