Show Less

Ficción histórica y realidad literaria

Análisis neohistoricista del Socialismo en la obra de Monika Maron

Series:

Olga Hinojosa Picón

Percibir la realidad en consonancia con los parámetros que imponen determinados sistemas políticos implica acatar tácitamente unas leyes que adquieren de esta forma validez universal. Unas leyes que garantizan la convivencia pacífica entre los ciudadanos que conforman la cultura de una zona geográfica concreta. Pero, ¿qué ocurre cuando un individuo entra en conflicto con su entorno inmediato? ¿Cuando decide alzar su voz para cuestionar la legitimidad de la verdad en la que hasta ese momento ha basado su existencia? ¿Cuando además sus argumentos ponen en entredicho la solidez de las estructuras en las que se asienta la sociedad en la que se encuentra inmerso? ¿Y qué sucede cuando se cuestiona la validez de esa realidad recurriendo a la ficción?
La búsqueda de respuestas a estas cuestiones constituye el hilo conductor del presente volumen, que, tomando como referencia las tres primeras novelas de Monika Maron, – Flugasche, Die Überläuferin y Stille Zeile Sechs – surgidas en la década de los ochenta del siglo pasado en la Alemania oriental, se propone mostrar cómo la literatura puede proyectar un mundo alternativo al real no necesariamente más ficticio. Con ese fin, la aproximación a la obra literaria se realiza desde una perspectiva neohistoricista, deteniéndose en aspectos como la crisis de identidad del personaje de ficción y sus conexiones con el autor, el conflicto entre las diferentes versiones de la realidad recogidas en una misma época en todo tipo de textos narrativos, así como en la importancia de no desvincular la cultura del poder que la sustenta.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

3. La obra literaria como construcción cultural 73

Extract

73 3. La obra literaria como construcción cultural 3.1. La literariedad de la historia y la historicidad de la literatura. Dogmatismo socialista y escepticismo democrático en la RDA El primero de los axiomas a los que hace referencia Aram Veeser: «that every expressive act is embedded in a network of material practices», impli- ca reconocer y aceptar el componente ficticio que encierra toda historia oficial, causado por el enfoque subjetivo e interesado de quien la materiali- za, ya que el neohistoricismo no reconoce la autonomía del sujeto. Esta premisa del Nuevo Historicismo que sitúa la literatura y la historia a un mismo nivel interpretativo, la ilustra José Saramago de forma ejemplar a través de la reflexión del personaje principal de una de sus novelas: […] no es que ella misma no haya estudiado Historia en sus tiempos de niña, aunque siempre le perturba la idea de que la Historia pueda ser enseñada. Cuando se sentaba en los bancos de la escuela y oía a la profesora hablar de los sucesos del pasado, sentía que todo aquello no pasaba de imaginaciones, y que, si la maestra las tenía, también ella podía tenerlas […]. Que tales acontecimientos le apareciesen después ordenados en el libro de Historia no modificaba su idea, lo que el compendio hacía no era nada más que recoger las libres fantasías de quien lo había escrito, luego no deberían existir tantas diferencias...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.