Show Less

Ginealogías sáficas

De Katherine Philips a Jeanette Winterson

Series:

Marta Sofia López

Cada año se publican numerosos artículos y algún que otro libro sobre Safo. Ginealogías sáficas no es uno más. Ni siquiera es, quizá, un libro sobre Safo. Es el trabajo de una filóloga que sigue el rastro a una Safo angloparlante que nunca ha existido, pero tan real, tan irreal, como cualquiera de las muchas que viven en las historias de la literatura. No se trata de un estudio sobre influencias ni sobre traducciones: son más bien renacimientos en la literatura de diferentes autoras, desde Katherine Philips y Margaret Cavendish, en el siglo XVII, hasta Jeanette Winterson, hoy mismo. Y por el medio, nombres muy conocidos, como los de Christina Rossetti, Amy Lowell, Virginia Woolf; o menos, como Natalie Barney, Hilda Doolittle; o apenas: Laetitia Elizabeth Landon, las Michael Field, y otras muchas que, en algunos casos, se traducen ahora por primera vez al castellano. Ginealogías sáficas es un libro de fronteras difusas, que interesará a quienes se dedican a la literatura clásica; a las estudiosas de la tradición sáfica, no ya desde la perspectiva del helenismo, sino de la construcción sexual o del género; a los y las teóricos queer, y a todas quienes, desde los estudios feministas, busquen rastrear la (pre-)historia de la escritura de las mujeres de lengua inglesa.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Capítulo IV: Safo en el cambio de siglo 63

Extract

63 CAPÍTULO IV Safo en el cambio de siglo Katherine Bradley y Edith Cooper, “Michael Field” 64 Aunque las dos poetas de las que hablaré a continuación nacen aún y viven la mayor parte de sus vidas durante la época victoriana, sus bio- grafías y su obra son en algunos aspectos tan absolutamente rompedo- ras con las formas y la Weltanschauung del victorianismo que resulta necesario abrir con ellas otro capítulo. Katherine Bradley (1846-1914) y su sobrina Edith Cooper (1862-1913), que publicaron conjuntamente bajo el pseudónimo de Michael Field, porque, en sus propias palabras, “tenemos muchas cosas que decir que el mundo no toleraría de labios de una mujer” (cit. en Donoghue: 40), rescataron a Safo del precipicio de la renuncia a la sexualidad, del sacrifi cio voluntario y de la autocompasión paralizante en que las otras poetas decimonónicas la habían situado para reinventar “un modelo que aúna poesía y amor, sin condenas (a muerte) metafísicas o sociales como castigo para cualquiera de las dos cosas” (Leighton: 237). Su “Safo”, por tanto, está mucho más cercana a la que en París y Mitilene intentarán por la misma época recuperar como ante- cesora de su poesía y estilo de vida Natalie Barney y Renée Vivien que al fantasma que sus contemporáneas británicas habían terminado por con- vertir en un mero cliché literario vacío de signifi cado. Katherine Bradley, hija...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.