Show Less

Seis siglos de poesía española escrita por mujeres

Pautas poéticas y revisiones críticas

Series:

Edited By Dolores Romero López, Itzíar López Guil and Rita Catrina Imboden

Debido a la secular subordinación cultural de la mujer, los factores de creación, difusión y recepción de su poesía han sido muy diferentes y desiguales. Este hecho ha influido indudablemente en el ocasional y limitado acceso que la mujer ha tenido a la escritura, en su aceptación sin reservas del canon literario impuesto por el modelo patriarcal hasta prácticamente el siglo XX y en la escasa atención que muchas de sus obras han merecido por parte de la crítica. Esta antología sigue completando la revisión crítica de la función histórico-literaria de la poesía española escrita por mujeres y brinda a los lectores no sólo un necesario acercamiento a muchas obras poéticas, sino también un amplio y variado abanico de interpretaciones metodológicamente rigurosas a cargo de eminentes hispanistas de muy distintos países y escuelas.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

19. GERTRUDIS GÓMEZ DE AVELLANEDA: A él - Teresa Gómez Trueba 237

Extract

Gertrudis Gómez de Avellaneda A él En la aurora lisonjera De mi juventud florida, En aquella edad primera —Breve y dulce primavera, 5 De tantas flores vestida— Recuerdo que cierto día Vagaba con lento paso Por una floresta umbría, Mientras que el sol descendía 10 Melancólico a su ocaso. Mi alma —que el campo enajena— Se agitaba en vago anhelo, Y en aquella hora serena —De místico encanto llena 15 Bajo del tórrido cielo— Me pareció que el sinsonte Que sobre el nido piaba; Y la luz que acariciaba La parda cresta del monte, 20 Cuando apacible espiraba; Y el céfiro, que al capullo Suspiros daba fugaz; Y del arroyo el murmullo, Que acompañaba el arrullo 25 De la paloma torcaz; Y de la oveja el balido, Y el cántico del pastor, Y el soñoliento rumor Del ramaje estremecido 30 ¡Todo me hablaba de amor! Teresa Gómez Trueba 238 Yo —temblando de emoción— Escuché concento tal, Y en cada palpitación Comprendí que el corazón 35 Llamaba a un ser ideal. Entonces ¡ah! de repente, —No como sombra de un sueño, Sino vivo, amante, ardiente— Se presentó ante mi mente 40 El que era su ignoto dueño. Reflejaba su mirada El azul del cielo hermoso; No cual brilla en la alborada, Sino en la tarde, esmaltada 45 Por tornasol misterioso. Ni hercúlea talla tenía, Mas esbelto —cual la palma— Su altiva cabeza...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.