Show Less

Seis siglos de poesía española escrita por mujeres

Pautas poéticas y revisiones críticas

Series:

Edited By Dolores Romero López, Itzíar López Guil and Rita Catrina Imboden

Debido a la secular subordinación cultural de la mujer, los factores de creación, difusión y recepción de su poesía han sido muy diferentes y desiguales. Este hecho ha influido indudablemente en el ocasional y limitado acceso que la mujer ha tenido a la escritura, en su aceptación sin reservas del canon literario impuesto por el modelo patriarcal hasta prácticamente el siglo XX y en la escasa atención que muchas de sus obras han merecido por parte de la crítica. Esta antología sigue completando la revisión crítica de la función histórico-literaria de la poesía española escrita por mujeres y brinda a los lectores no sólo un necesario acercamiento a muchas obras poéticas, sino también un amplio y variado abanico de interpretaciones metodológicamente rigurosas a cargo de eminentes hispanistas de muy distintos países y escuelas.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

22. ROSARIO DE ACUÑA: La última esperanza - Itzíar López Guil 273

Extract

Rosario de Acuña La última esperanza Yo la vi, consolando mis dolores en sueños de oro, deleitar la mente en el bello jardín de mis amores; dulce, risueña, cariñosa, ardiente, 5 la vi cuidando sus marchitas flores. Pura como la luz de las auroras que el cielo manda en ardoroso estío, fue extendiendo sus alas protectoras, y consiguió crear en torno mío 10 dulces, tranquilas y dichosas horas. Claro destello del fulgor divino, brilló la noche que oscurece el alma; mostrando un horizonte a su destino, hizo latir el corazón con calma, 15 a mi planta insegura abrió camino. Como la brisa leve y vaporosa que limpia el cielo de celaje impuro, de mi existencia triste y dolorosa fue destruyendo su pasado oscuro, 20 envuelto entre la bruma tenebrosa. Última flor que el alma atesoraba, nacida de pesar en los abrojos, su grato aroma mi dolor calmaba, y al contemplarla mis nublados ojos, 25 de nuevo aliento a mi existir prestaba. ¡Ah, pobre corazón! Tú no sabías que si la hallabas insensible, yerta, al perderla por siempre, te perdías, y te recuerdo que tu muerte es cierta 30 en el adiós postrero que la envías. Itzíar López Guil 274 Mírala ya morir; su luz lejana entre las nubes pálida vacila; su hermoso resplandor fue sombra vana; tu estrella en el Oriente triste brilla, 35 y cual ella, tal vez, mueras mañana. Tu...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.