Show Less

Shakespeare y sus traductores

Análisis crítico de siete traducciones españolas de obras de Shakespeare

Series:

Juan Jesus Zaro Vera

Este libro analiza siete traducciones de obras dramáticas de Shakespeare al español: los Hamlet de Leandro Fernández de Moratín (1798), José María Pemán y Salvador de Madariaga (ambos de 1949), Macbeth de José García de Villalta (1838), Domando la tarasca, traducción de The Taming of the Shrew de María de la O Lejárraga (1917), Otelo o el pañuelo encantado de León Felipe (1960) y El mercader de Venecia de Vicente Molina Foix (1995), todas ellas concebidas para ser representadas y no simplemente leídas. El objetivo es investigar de forma interdisciplinar estas traducciones, tanto a partir de enfoques propios de la Traductología – por ejemplo, los estudios sistémico-descriptivos de traducción – como de la Sociología, los estudios de Recepción, la traducción teatral en particular y el papel de la censura o la autocensura. Se trata de un análisis de siete casos concretos seleccionados por su interés traductológico que pone de manifiesto, entre otras cosas, la inserción de las obras traducidas en los proyectos artísticos de los respectivos autores-traductores así como la imposibilidad de desligar su estudio de las épocas en que se sitúan.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Capítulo 1 El traductor en sus paratextos: Leandro Fernández de Moratín (1798) 31

Extract

Capítulo 1 El traductor en sus paratextos: Leandro Fernández de Moratín (1798) Introducción: El Hamleto de Ramón de la Cruz La primera traducción de una obra de Shakespeare al español es el Hamleto de Ramón de la Cruz, representado en Madrid en 1772, de la que se conservan tres manuscritos, dos en la Biblioteca Municipal Madrileña y otro en la Biblioteca Nacional (Juliá Martínez 1918: 117). Sin embargo, Hamleto es una traducción del Hamlet de Jean-François Ducis publicado en 1769, el cual no es una traducción al uso sino un desarrollo de la sinopsis de la obra realizada previamente por La Place (Heylen 1993: 26). En Hamleto se reduce el número de personajes, cuyo estatus y función en el TO quedan también alterados: Hamleto es el rey de Dinamarca, aún por coronar; Claudio es el siguiente en línea de sucesión, aunque no el hermano del difunto rey; Gertrudis sigue siendo la viuda del difunto rey y tiene una confidente, Elvira; Ophelia es hija de Claudio y no de Polonio, que es confidente de Claudio; Horacio es ahora Norceste, amigo de la infancia de Hamleto; finalmente, Woltimán es capitán de la guardia. Al igual que la obra de Ducis, Hamleto sigue a rajatabla las tres unidades e incorpora rasgos de simetría y equilibrio entre los personajes y en la secuencia de acontecimientos (Heylen 1993: 33). Desde un punto de...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.