Show Less

Itinerarios, viajes y contactos Japón-Europa

Edited By Pilar Garcés García and Lourdes Terron Barbosa

Japón sigue siendo un misterio para los europeos que han sentido el hipnotismo y la magia de este país por su apego a la tradición y su imparable avance tecnológico que lo sitúa a la cabeza de las vanguardias especializadas. Este enigma cautiva a especialistas de todos los campos de investigación que no han sido capaces de dar respuesta independientemente a la incógnita del país del sol naciente. Por eso este volumen pretende unir las investigaciones, estudios y análisis de diferentes disciplinas que ayuden a resolver el enigma japonés. El hilo conductor de todas las aportaciones es el del viaje y los contactos que se establecen entre japoneses y europeos que se descubren recíprocamente para admirarse, aprender unos de otros y descubrir la piedra filosofal que cada uno dice poseer. Este es un volumen que habla de la capacidad de admiración del ser humano, de su autodescubrimiento, de su pasión por vivir y aprender, pero también de una constante vital que nos mantiene alerta y nos empuja a salir al exterior. El viaje, es, en definitiva, el instrumento que derriba fronteras, permite el contacto y nos ayuda a entendernos en nuestra torre de Babel. El libro es el fruto del I Congreso Internacional y X Nacional de la AEJE (A sociación de Estudios japoneses en España) celebrado en la universidad de Valladolid, España. Su carácter internacional amplió el ámbito de investigación a Europa y Japón, por lo que en el libro se han incluido otras lenguas en las que los participantes expusieron sus resultados científicos.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Sendas de Oku 761 - FERNANDO RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA

Extract

Sendas de Oku FERNANDO RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA Universidad de Sevilla Por favor, oigan a continuación el comienzo de “Sendas de Oku” (Oku no hosomichi), como si Bashoo hubiera venido para contárnoslo de pala- bra. La redacción española es de Octavio Paz: Los meses y los días son viajeros de la eternidad. El año que se va y el que viene también son viajeros. Para aquellos que dejan flotar sus vidas a bordo de los barcos o envejecen conduciendo caballos, todos los días son viaje y su casa misma es via- je. Entre los antiguos, muchos murieron en plena ruta. A mí mismo, desde hace mucho, como jirón de nube arrastrado por el viento, me turbaban pensamientos de vagabundeo. Después de haber recorrido la costa durante el otoño pasado, volví a mi choza a orillas del río y barrí sus telarañas. Allí me sorprendió el término del año; entonces me nacieron las ganas de cruzar el paso de Shirakawa y llegar a Oku cuando la niebla cubre cielo y campos. Todo lo que veía me invitaba al viaje; tan poseído estaba por los dioses que no podía dominar mis pensamientos; los espíritus del camino me hacían señas y no podía fijar mi mente ni ocuparme en nada. Re- mendé mis pantalones rotos, cambié las cintas a mi sombrero de paja y unté moka quemada en mis piernas, para...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.