Show Less

Entre el interés y la benevolencia

La ética de David Hume

Juan Andrés Mercado

Hume es conocido por lugares comunes, como la sujeción de la razón a las pasiones, la fuerza del sentimiento moral, o interpretaciones lejanas a sus fuentes. Sentencias sobre el placer o la imposibilidad de establecer una moral (deber ser) a partir de los hechos se presentan sin una adecuada base textual y contextual que facilite la comprensión del carácter polémico o irónico de muchos pasajes. Esta obra intenta recuperar una imagen coherente de la propuesta ética de David Hume, considerando estos distintos factores. El primer capítulo pretende dar un marco general de comprensión del pensamiento humeano. Los seis siguientes presentan sus argumentaciones sobre nuestra naturaleza egoísta a la vez que «simpatética»; los límites de la razón para fundamentar la moral, y también sus alcances para evaluar la utilidad y establecer leyes que la custodien; se profundiza en su aversión a las instituciones eligiosas como guías de la conducta humana y se evalúa su consideración del bien a partir del placer y la utilidad.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Presentación 11

Extract

11 Presentación Quien afronta el reto de explicar el pensamiento de Hume encuentra no poco consuelo en las siguientes línas de L.A. Selby-Bigge, célebre estudioso y editor de las obras del filósofo: Los escritos filosóficos de Hume deben ser leídos con gran cautela. Sus páginas, especialmente las del Tratado, están tan llenas de contenido; dice tantas cosas diferentes de tantas maneras diferentes y en conexiones diferentes, y con tanta indiferencia hacia lo que ha dicho antes, que es muy difícil decir con certeza si enseñó, o no enseñó, esta o aquella doctrina en particular. Aplica los mismos principios a tal variedad de temas, que no es sorprendente que en sus afirma- ciones puedan encontrarse muchas inconsistencias verbales, y algunas reales. En lugar de ser prudente, escribe lo mismo de distintas formas, y, a la vez, es a menudo negligente y muestra indiferencia hacia sus propias palabras y formula- ciones. Esto hace que sea fácil encontrar en Hume todas las filosofías, o bien, oponiendo una afirmación contra otra, ninguna filosofía en absoluto1. En descargo del filósofo habría que subrayar la gran calidad y la agili- dad de sus escritos –excluidos algunos de los pasajes más “metafísi- cos” del Tratado–, así como su agudeza para describir actitudes de pueblos y personas. Podría decirse también que parte de las contradic- ciones se deben al énfasis puesto deliberadamente en algunos frag- mentos, por la conciencia...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.