Show Less
Restricted access

Ojos con mucha noche

Ingenio, poesía y pensamiento en el Barroco español

Series:

Juan Carlos Cruz Suarez and González Martín

El periodo barroco ofrece unas especiales condiciones para poder realizar la observación nítida de la práctica ingeniosa. Concretamente, a lo largo del siglo XVII, el ingenio cobra una total preeminencia en las obras canónicas del conceptismo literario, elevando la práctica de la escritura – especialmente la poética – a una flexibilidad retórica que rompía con el modelo heredado del Renacimiento. El presente libro ofrece una visión de conjunto a través de la cual se divisa la relación existente entre la práctica ingeniosa y los valores que ésta tiene tanto desde un punto de vista estético como filosófico. De igual manera, pretende ahondar en el diálogo establecido entre la creación literaria y el discurso filosófico, precisamente con el fin de situar a la facultad ingeniosa dentro de un marco de acción en el cual ambos discursos se van a ver reconocidos. Por último, se trazará un recorrido general por algunas de las poéticas y obras literarias españolas que no solo elevaron el ingenio a la categoría de auténtica episteme hispana, sino que lo señalaron como el eje vertebral de todo un modelo de cultura.
Show Summary Details
Restricted access

Capítulo IV. El Barroco y El Ingenio

Extract

Es el tiempo del artificio desmesurado, de la dislocación orgánica de un cuerpo que se presumía estable, reglado y sometido a una estructura imperturbable. Por ello habrá que nombrar el mundo sin las fórmulas a las que aluden los sistemas de pensamiento que surgen de una lógica racional. Se reinventa —se retoriza— y se organiza una realidad que se haya en permanente disociación a partir de una facultad inmanente al ser humano: el ingenio. Y desde la práctica consciente de sus propiedades asociativas y creativas, el hombre encontrará una forma de comprender su tiempo. ← 145 | 146 →

La imagen es percibida cuando recibe el haz de luz que proviene del exterior. A causa del impacto con los objetos, aparece frente a nosotros una representación de la realidad o una apariencia que adquiere forma a partir de los espacios que se hacen visibles gracias a la acción activa de esa luz. Esa actividad o dinamismo de la fuente lumínica choca con una entidad pasiva: la oscuridad.



Narciso (1600). Caravaggio. Galería Nacional de Arte Antiguo. Roma.

Ese fondo oscuro que envuelve a la imagen es siempre estático, metáfora de un mundo en penumbra que permite la visibilidad de aquellas formas que aparecen tras el impacto de una luz que se proyecta y dispara desde el exterior del marco de la representación. La luz conforma una entidad física expansible. Las part...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.