Show Less

Navegaciones y regresos

Lugares y figuras del desplazamiento

Series:

Edited By Oscar Brando, Cécile Chantraine Braillon, Norah Dei-Cas Giraldi and Fatiha Idmhand

Desde el encuentro organizado en 2008 en Lille (Francia) sobre «Migraciones, fronteras, interculturalidad», los investigadores reunidos en la red internacional NEOS/NEWS-Las Américas, exploran – a partir de las formas actuales de nomadismo – la incidencia de las migraciones y de los pasajes en la categorización de un nuevo tipo de migrante. Los especialistas que contribuyen en este libro analizan el alcance de las migraciones y la manera cómo se construyen nuevas cartografías en las cuales se dibujan identidades colectivas en devenir. Proponen un nuevo paradigma en el análisis de la circulación de modelos (artísticos, científicos, económicos y políticos), cuestionan la mirada unidimensional de las fronteras al atender los borramientos, las porosidades, las superposiciones y la pluralidad de los bordes. La literatura, como lugar imaginario que se sitúa fuera de los mapas delimitados por fronteras políticas, es transcultural y transnacional por excelencia. Los territorios que recorren las palabras están en constante devenir: es cierto que se puede leer en torno a uno o varios «precursores» según el sentido que Borges dio a este término. La hipótesis que profundizamos en este libro propone coordenadas opuestas que se complementen en la lectura de esos territorios simbólicos: la continuidad de tradiciones por un lado y, por otro, la disolución de estos ordenamientos «territoriales».

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Prefacio. Navegaciones y regresos (algunos versos para justificar un título) (Oscar BRANDO)

Extract

11 Prefacio Navegaciones y regresos (algunos versos para justificar un título)1 Oscar BRANDO Crítico, Uruguay «Es tan sencillo: somos pasajeros» «El barco» de Navegaciones y regresos En 1957 Pablo Neruda realizó un largo viaje por el mundo en com- pañía de Matilde Urrutia. Fue, sobre todo, un regreso a los lugares en los que había vivido hacía treinta años: Rangoon, Ceylán, para saber si era recuperable el tiempo perdido. Varios testimonios dejó de ese viaje que fue muchos viajes y muchos regresos: regreso a resonancias familiares, regreso tras ciertos rasgos del joven poeta residenciario, dejado atrás y vuelto a revivir en su madurez, también regreso al amor que se había ido adormeciendo (la lluvia había trabajado mucho) y volvía fogoso y adulto. Con otros asuntos debió vérselas Neruda en esos años: la muerte de Stalin, su sustitución por Jruschov, los sucesos de Hungría las revelacio- nes sobre las purgas stalinistas no lo habían hecho abandonar el comu- nismo pero sí revisar, con cierto desencanto, las intolerancias. En sus memorias, cuando cuenta su detención en Buenos Aires al inicio de su viaje, abre un paréntesis y, cierto que ex post facto, escribe: «Yo quiero vivir en un mundo sin excomulgados. No excomulgaré a nadie (…) Quiero que la gran mayoría, la única mayoría, todos, puedan hablar, leer, escuchar, florecer. No entendí nunca la lucha sino para que ésta termine. No...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.