Show Less
Restricted access

La mirada intelectual en cuatro documentales de Luis Ospina

Un discurso intermedial del audiovisual latinoamericano

Series:

Lina María Barrero Bernal

En este libro la autora analiza una serie de documentales del cineasta colombiano Luis Ospina con el objetivo de reconocer la poética intermedial con la que este autor se sitúa en el contexto cultural latinoamericano. Agarrando Pueblo, Andrés Caicedo: Unos pocos buenos amigos, La desazón suprema: retrato incesante de Fernando Vallejo y Un tigre de papel son filmes que nos permiten acceder a su mirada intelectual, instalada en el terreno contemporáneo de los medios de comunicación. Ospina apuesta por las posibilidades de transformación de la relación social mediante la desnaturalización y escenificación de sus códigos de representación, determinando una posición ética precedente a la elaboración estética. Su obra reflexiona sobre el valor del discurso del arte en la sensibilidad de una sociedad.

Show Summary Details
Restricted access

Introducción

Extract



Luis Ospina nace en Cali, Colombia, el 14 de junio de 1949 y estudia cine en California, Estados Unidos, USC (1968–69) y UCLA (1969–72). Regresa a Cali a mediados de los setenta y junto a un grupo de amigos afines al cine y la literatura comienza una larga carrera como cineasta y gestor cultural. Desde un comienzo la experimentación fue una motivación principal para su desarrollo creativo, lo cual imprime un carácter transgresor a su cinematografía. La obra de Ospina se introduce como problematización de las formas tradicionales de representación, como alternativa a la estructura documental reiterativa y estandarizada. Marca de este modo un movimiento de dislocación y renovación del cine colombiano, gracias a su constante actitud de autocrítica y acción de parodia. El valioso aporte de esta postura rupturista e innovadora merece ser estudiado y difundido por su capacidad de contrarrestar los cánones establecidos y de abrir caminos para las nuevas generaciones de artistas y productores culturales. Desde los años de su adolescencia, hasta hoy, ha dirigido casi treinta películas entre cortometrajes, documentales, largometrajes argumentales y series para televisión. Su trayectoria ha sido ininterrumpida desde 1964, cuando realiza su primer cortometraje, Vía cerrada, hasta la actualidad con Todo comenzó por el fin, película en la que rememora los años del Grupo de Cali.

Además de su labor como cineasta, Ospina edita, junto a Sandro Romero...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.