Show Less
Restricted access

Metamorfosis Discursivas

"Tenerorum lusor amorum</I>

Series:

María Elisa Sala

Las obras de arte establecen diálogos con otras obras de arte, con la cultura que las ve nacer y con otras culturas. A la luz de la hermenéutica, la articulación juego, arte y lenguaje en la poesía ovidiana de amor, tenerorum lusor amorum, revela sus singularidades. La expresión metamorfosis discursiva designa procedimientos de conciliación, transformación y cambio que se producen en el discurso, se expanden y despliegan hacia todos los niveles del texto poético. Las metamorfosis discursivas permiten comprender y explicar la supervivencia de la cultura: géneros, materiales, texturas, colores, léxicos, campos de sentido se engarzan en nuevos contextos de enunciación, se integran y permiten la creación de obras nuevas. La forma nueva y la forma antigua comparten un eje alrededor del cual sobrevienen las transformaciones.
Show Summary Details
Restricted access

Preludio de Ars Amandi y Epistulae Heroidum

Extract

Castra Macer sequitur: tenero quid fiet Amori?Macro marcha a la guerra, ¿qué le sucederá al tierno Amor?Tibulo 2.6.1

Algunos fragmentos de la literatura del exilio resultan esclarecedores. Retornemos a un pasaje de la elegía autobiográfica (Tr.4.10); allí Nasón presenta el contexto poético, las amistades y cercanías que mantuvo con poetas cuyas obras, si aceptamos el juego ovidiano, nos vemos comprometidos a explorar.

Temporis illius colui fovique poetas,quotque aderant vates, rebar adesse deos.saepe suas volucres legit mihi grandior aevo,quaeque necet serpens, quae iuvet herba, Macer.Saepe suos solitus recitare Propertius ignes45iure sodalicii, quo mihi iunctus erat.Ponticus heroo, Bassus quoque clarus iambisdulcia convictus membra fuere mei.Et tenuit nostras numerosus Horatius aures,dum ferit Ausonia carmina culta lyra.50Vergilium vidi tantum, nec avara Tibullotempus amicitiae fata dedere meae.Successor fuit hic tibi, Galle, Propertius illi;quartus ab his serie temporis ipse fui (vv.41-54)

Traté y cultivé la amistad de los poetas de aquel tiempo, y en presencia de cualquier poeta yo creía tener ante mí a dioses. Con frecuencia Macro, que me superaba en edad, me leyó sus Aves y los poemas que trataban de las serpientes dañinas y de las hierbas benéficas. Con frecuencia Propercio, a quien estaba ligado por entrañables lazos de amistad, solía recitarme sus encendidas composiciones amorosas. Póntico, famoso por sus versos heroicos, y Baso, célebre también por sus yambos, fueron amables partícipes de mi vida. También...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.