Show Less
Restricted access

Julia Codorniu (1854-1906) o el drama de familia en el meollo de la escritura

Series:

Sylvie Turc-Zinopoulos

¿Quién se acuerda hoy en día de Julia Codorniu (1854-1906)? Este estudio pretende devolverle la visibilidad que tuvo a esta figura emblemática de las letras españolas en el último tercio del siglo XIX, por medio de investigaciones en los archivos de su divorcio y en los de la privación de su patria potestad, testimonios de los conflictos que la opusieron a su padre, a su marido y a sus hijos, hostiles a su carrera de escritora. Tales documentos permiten entender de primera mano cómo una mujer se hizo autora en un contexto familiar y cultural adverso.

Un corpus de sus obras reunidas bajo el título Dramas de familia completa los textos jurídicos. Las dos fuentes relacionadas incitan a reconsiderar la literatura edificante y proselitista, desestimada por los universitarios, como un medio de acceso a la esfera pública y a la notoriedad. Estratega hábil, Julia Codorniu consigue, a la vez, conformarse con el canónico "ángel del hogar" para liberarse mejor de ese molde, profesionalizando su pluma y emancipándose.

Finalmente se intenta mostrar cómo la violencia que se desencadena en los melodramas remite, en realidad, a las propias vivencias de Julia Codorniu, escritura de sí misma disfrazada, por indecible, de otra forma. Los ego-documentos, por una parte, ponen de relieve toda la riqueza de una obra que invita a superar el prejuicio que pesa sobre la literatura femenina moralizadora de la segunda parte del siglo XIX en España; y, por otra, en el contexto de la historia cultural, estos textos evidencian cómo es la propia figura de la mujer de letras la que se cuestiona en una época en la que Julia, como otras, lucha por el sueño de su vida: escribir.

Show Summary Details
Restricted access

La escritura como ficcionalización del yo

Extract



Se ha visto que Julia Codorniu de modo estratégico se dedica a la literatura virtuosa para darse a conocer, respondiendo a una demanda del público lector. Se conforma así con el modelo de la literata que edifica y divulga el mensaje ideológico de la Iglesia que cuenta con este apoyo. Pero elige también deleitar, componiendo dramas que pueden parecer insólitos por su tremendismo, o por lo menos pasionales, muy lejos de la templanza requerida en la pluma femenina. Es que se aprovecha de este tipo de literatura como prueba de su capacidad creativa.

Ahora bien, los Dramas de familia presentan otra dimensión, objeto de este capítulo: ofrecen al Yo la oportunidad de expresar su trauma. No de manera directa, en primera persona del singular, de modo autobiográfico, sino a través del filtro de la ficción. Recordemos que la primera parte de la obra, la Doctrina explicada, está dedicada a los hijos de la escritora con un contraejemplo encubierto ‒el padre‒, y un ejemplo que seguir tampoco manifiesto ‒el abuelo materno. La segunda parte, que reúne cronológicamente Los Mandamientos del Señor y Los pecados capitales, rinde homenaje a «Al Ilmo. Sr. Doctor Antonio Codorniu» a quien pide la autora que le perdone «las situaciones demasiado familiares, que quizás [le] desagraden» (p. 4). La advertencia y la cursiva guían nuestra interpretación del texto en el sentido de una escritura autobiográfica que...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.