Show Less

¿Cómo se «habla» en los «cibermedios»?

El español coloquial en el periodismo digital

Ana Mancera Rueda

¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre conversacional lo coloquial? ¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar o popular a lo coloquial? ¿Debe utilizarse la modalidad coloquial únicamente en el ámbito privado y familiar? Si Internet es un medio de comunicación de masas, ¿puede utilizarse en las interacciones virtuales el registro coloquial de la lengua? ¿Cómo ha modificado el lenguaje periodístico la inmediatez de los intercambios comunicativos en los diarios digitales españoles? ¿Se ha convertido el uso de lo coloquial en una estrategia para atraer a los lectores? Estos son algunos de los interrogantes a los que trata de responder la presente monografía, en la que se analizan textos publicados en diez de los cibermedios españoles de mayor difusión. Además, en ella se resumen las principales etapas que han ido atravesando las ediciones electrónicas de los diarios publicados en España al «dar el salto a la Red», y algunos de los cambios que esto ha provocado en las rutinas de trabajo periodísticas.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Introducción 11

Extract

11 Introducción ¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre conversacional lo coloquial? ¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar o popular a lo coloquial? ¿Debe utilizarse la modalidad coloquial únicamente en el ámbito privado y familiar? Si Internet es un medio de comunicación de masas, ¿puede utilizarse en las interacciones virtuales el registro coloquial de la lengua? ¿Cómo ha modificado el lenguaje periodístico la inmediatez de los intercambios comunicativos en los diarios digita- les españoles? ¿Se ha convertido el uso de lo coloquial en una estra- tegia para atraer a los lectores? Estos son algunos de los interrogantes a los que trata de responder el presente estudio. Así, en la primera parte resumo cuáles fueron los primeros inten- tos por caracterizar la modalidad de uso coloquial, tratando de poner de manifiesto cómo, por fortuna, ha ido poco a poco abandonándose la consideración inicial de los usos coloquiales como deficitarios, pla- gados tanto de errores, transgresiones, o incorrecciones, como de estructuras incompletas o continuas redundancias. Todo esto, se pen- saba tradicionalmente, respondía a un descontrol de la arquitectura sintáctica motivado por el afán del hablante de mostrar un mayor reflejo de su subjetividad y por un grado más elevado de expresividad o comodidad. Pero en realidad estos no pueden verse como fruto del afán por realizar el mínimo esfuerzo, sino de la relación vivencial de proximidad entre los interlocutores y de su saber compartido,...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.