Show Less

Entre el interés y la benevolencia

La ética de David Hume

Juan Andrés Mercado

Hume es conocido por lugares comunes, como la sujeción de la razón a las pasiones, la fuerza del sentimiento moral, o interpretaciones lejanas a sus fuentes. Sentencias sobre el placer o la imposibilidad de establecer una moral (deber ser) a partir de los hechos se presentan sin una adecuada base textual y contextual que facilite la comprensión del carácter polémico o irónico de muchos pasajes. Esta obra intenta recuperar una imagen coherente de la propuesta ética de David Hume, considerando estos distintos factores. El primer capítulo pretende dar un marco general de comprensión del pensamiento humeano. Los seis siguientes presentan sus argumentaciones sobre nuestra naturaleza egoísta a la vez que «simpatética»; los límites de la razón para fundamentar la moral, y también sus alcances para evaluar la utilidad y establecer leyes que la custodien; se profundiza en su aversión a las instituciones eligiosas como guías de la conducta humana y se evalúa su consideración del bien a partir del placer y la utilidad.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

6. La simpatía 183

Extract

183 6. La simpatía 1. Un poderoso principio de la naturaleza humana 86. Hume suele referirse a la simpatía en textos brillantes que hacen olvidar la descarnada faz del utilitarismo con que explica los detalles de la organización social. He insistido en los capítulos anteriores sobre la presencia más constante de textos de este último tipo en el Tratado que en la Investigación. La simpatía, como se verá a continuación, era ya en la obra de juventud una especie de bálsamo en el frío mundo de la ciencia de la naturaleza humana y sus aristas pragmáticas: Todos los que aman la virtud (y de esta clase somos todos en teoría, a pesar de que no lo pongamos en práctica) tienen que ver ciertamente con agrado que las distinciones morales se deriven de una fuente tan noble y que nos ofrece una justa noción, tanto de la generosidad, como de la capacidad de la naturaleza hu- mana (Tratado 3.3.6, 3/6, p. 619). El desinterés parece sobreponerse al egoísmo sin titubeo alguno: Aunque todos los poderes y elementos de la naturaleza conspiren para servir y obedecer a un hombre; aunque el sol salga y se ponga según su voluntad, el mar y los ríos se agiten cuando él desee, y la tierra produzca espontáneamente todo cuanto le pueda ser provechoso o agradable, ese hombre seguirá siendo mise- rable hasta que se le proporcione...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.