Show Less
Restricted access

Enseñar deleitando / Plaire et instruire

Edited By Constance Carta, Sarah Finici and Dora Mancheva

Veinte profesores de siete universidades suizas proponen su propia lectura del principio horaciano de enseñar deleitando a través de un mosaico de textos que difieren en la lengua, en el género y hasta en el alfabeto. Los artículos versan sobre las curiosas y amenas enseñanzas de los eximios maestros y de sus cofrades más humildes, las ideas que emanan de autores consagrados y las de otros que se apartan en cierta medida del canon, las versiones e interpretaciones diversas de textos clásicos conocidos, y el juego intelectual al que se prestan textos modernos menos conocidos.
Vingt professeurs de sept universités suisses proposent chacun une lecture du principe horatien plaire et instruire à travers une mosaïque de textes qui diffèrent par la langue, le genre et même l’alphabet. On trouvera dans cet ouvrage des articles sur les enseignements curieux et plaisants de penseurs illustres ou non, sur les idées d’auteurs consacrés et celles d’auteurs qui s’éloignent, dans une certaine mesure, de l’orthodoxie, sur les versions et interprétations diverses de textes classiques ainsi que sur le jeu intellectuel auquel peuvent se prêter des textes modernes moins connus.
Show Summary Details
Restricted access

Harm den Boer - Las lecciones de la Madre Andrea

Extract

| 243 →

HARM DEN BOER

Universität Basel

Las lecciones de la Madre Andrea

Un curioso texto celestinesco1 que hace poco se ha vuelto a editar2, enfrenta el lector con una conocida cuestión presente en estos textos del Siglo de Oro: la relación entre erotismo y moral o, si se quiere, entre deleitar y enseñar. La protagonista de la Vida y costumbres de la Madre Andrea no es ninguna santa, en contra de lo que podría pensarse por el sintagma inicial3. Desde el arranque del texto, la primera persona narrativa nos relata que repartía «espontánea y liberalmente» su honra, quedándose sin ella, aunque sí era siempre recompensada por el metal. La Madre Andrea juega a gusto con la polisemia, refiriéndose por ejemplo a su «bendita madre», a los confesores que a ésta «le descubrían el pecho» o a su padre, «que era propiamente padre», o sea: cura (34)4. El principio de ese texto, centrado en la genealogía indigna de la protagonista, se sitúa en la mejor tradición picaresca, con el añadido de unos tintes anticlericales explícitos. Pero el texto se aleja pronto de las peripecias de la protagonista, sólo referidas para situar al lector en el presente narrativo, para explicar que con el paso de la edad, «quebrada la olha de sus floridos años, usé de un pedazo de ella para holgarme en la taberna» (36)...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.