Show Less
Restricted access

El cara a cara con el otro: la visión de lo ajeno a fines de la Edad Media y comienzos de la Edad Moderna a través del viaje

Pedro Martínez García

Los conceptos de alteridad e identidad han ocupado en los últimos años un espacio central en los debates académicos en torno a la multiculturalidad. Con este libro se pretende hacer una aportación novedosa al debate uniendo dos tiempos y dos espacios que habitualmente han sido estudiados por separado: el mundo europeo y mediterráneo medieval y el mundo atlántico de comienzos de la modernidad. El trabajo parte de una pregunta fundamental: ¿cómo describe el viajero al otro totalmente desconocido en comparación al extraño ya conocido o del que al menos se tienen referencias? Este interrogante dará pie a otros que permitirán al lector viajar junto a Bernhard von Breidenbach, Pero Tafur, Hieronymus Münzer, Leo von Rozmital, Jean de Béthencourt, Fernando de Magallanes o Cristóbal Colón entre otros.
Show Summary Details
Restricted access

Prólogo (Juan Carlos Martín Cea)

Extract



La literatura de viajes ha jugado un importante papel en la construcción de la identidad cultural de Occidente; desarrollada inicialmente por las civilizaciones clásicas, en las que casi siempre iba acompañando a las narraciones de carácter histórico, y fomentada después como fuente de conocimiento por los grandes imperios de la Antigüedad, fue, sin duda, durante la Edad Media cuando el género empezó a dar muestras de todo su esplendor. Es entonces, con la puesta en marcha de las Cruzadas y con la masificación de las peregrinaciones, con el renacimiento de las ferias y mercados, con la aparición de las Universidades a las que acuden en proporciones crecientes estudiantes de toda la Cristiandad, con la implantación de las primeras relaciones diplomáticas y con la difusión del ideal del caballero feudal que se forja trabajosamente su destino empuñando las armas al servicio de reyes y poderosos señores, cuando los relatos de sus “andanças” y viajes empiezan a ocupar un lugar de honor en el imaginario colectivo, conquistando también el corazón de las gentes. De esta forma, animados en unos casos por el afán de aventuras o la adquisición de nuevas experiencias e impulsados, en otros, por sus devociones y sentimientos religiosos o por sus expectativas de mejorar su fama, su honra o sus negocios, Europa fue aprendiendo, gracias a los viajeros, a conocerse a sí misma y a tejer redes...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.