Loading...

El Western fantástico de Stephen King

Hibridización y desencantamiento de la tradición literaria europea en «El Pistolero»

by Martin Simonson (Author) Raúl Montero Gilete (Author)
Monographs 160 Pages

Table Of Content

  • Cubierta
  • Título
  • Copyright
  • Sobre el autor
  • Sobre el libro
  • Esta edición en formato eBook puede ser citada
  • Índice
  • Lista de abreviaturas de los siguientes estudios
  • Introducción
  • Capítulo 1. El mito en la narrativa
  • 1.1. Mito y narrativa en la Antigüedad Clásica
  • 1.2. Mito y narrativa en la Edad Media
  • 1.3. Mito y narrativa en la Edad Moderna
  • Capítulo 2. El mito y la narrativa en el Oeste americano y su proyección en El Pistolero
  • Capítulo 3. Hibridización y desencantamiento del mito y la tradición literaria en El Pistolero
  • 3.1. La Antigüedad Clásica
  • 3.2. La Edad Media
  • 3.3. La Edad Moderna
  • Conclusiones
  • Apéndice
  • Bibliografía
  • Obras publicadas en la colección

← 8 | 9 →

Lista de abreviaturas de los siguientes estudios

← 10 | 11 →

Introducción

Uno de los libros de crítica literaria más importantes sobre la literatura del Oeste es The Literary West: An Anthology of Western American Literature, editado por Thomas J. Lyon en 1999. En esta antología, el profesor emérito de la Utah State University y presidente de la Western Literature Association presenta una serie de escritos realizados por cuarenta profesores e investigadores expertos en la materia donde analizan el Oeste americano literario, abarcando diferentes géneros que van desde la perspectiva del mítico salvaje Oeste americano hasta la época actual. En su obra, Lyon sitúa en las páginas iniciales una crónica sobre las doscientas obras más significativas asociadas con el Oeste americano. En esta crónica echamos en falta, en las entradas referentes a 1982, El Pistolero1 de Stephen King. La antología deja fuera una obra que, tal y como trataremos de demostrar en el presente estudio, consideramos que bien pudiera ser incluida en futuras listas de este tipo, aunque con importantes matices, como tendremos ocasión de ver.

El 25 de enero de 2003, Stephen King, considerado por muchos como el maestro de ficción popular contemporánea, terminó su obra magna, La Torre Oscura, una heptalogía de dimensiones épicas dividida en siete novelas, que había iniciado veinte años antes. A lo largo de este proceso, el vínculo emocional entre Stephen King con el Oeste americano desempeña un papel fundamental en la construcción de El Pistolero y su universo, una idea que aparece en la cabeza del autor por primera vez a la temprana edad de 19 años. Las palabras del propio King acerca de sus influencias resultan esclarecedoras cuando en el prólogo de la novela escribe: ← 11 | 12 →

Los hobbits eran grandiosos cuando yo tenía diecinueve años (número de cierta importancia en los relatos que estás a punto de leer). Es probable que durante el Gran Festival de Woodstock haya habido media docenade Merrys y Pippins revolcándose en el lodo de la granja Max Yasgur, además de varios Frodos e incontables Gandalfs hippies. El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien era tremendamente popular en aquellos días […] Pero pese a haberla leído durane 1966 y 1967, me abstuve de escribir la mía. Si bien fui conmvido (con un completo y evidente entusiasmo) por la eficacia imaginativa de Tolkien –por la ambición de su historia–, lo que yo quería era escribir mi propia clase de historia, y de haber comenzado entonces habría escrito la suya. Aquello, como le gustaba decir al tramposo de Dick Nixon, habría sido un error. Gracias al señor Tolkien, el siglo XX ya tenía todos los elfos y magos que necesitaba […] Sin embargo, creo que incluso a la edad de diecinueve años reconocí que la historia de Frodo y sus esfuerzos para librarse del Anillo Único pertenece al segundo grupo. Eran las avenuras de un grupo de peregrinos especialmente británicos proyectados sobre un telón de mitología vagamente nórdica. Me gustó la idea de la búsqueda –de hecho, la amé– pero no tenía interés en los personajes campesinos y fornidos de Tolkien (lo que no significa que no me gustaran, porque lo hicieron) ni en sus boscosas escenas escandinavas […] Entonces, en un cine casi completamente vacío (el Bijou de Bangor, Maine, por si te interesa), ví una película dirigida por Sergio Leone. Se llamaba El bueno, el malo y el feo, y aún antes de llegar a la mitad de la película comprendí que lo que yo quería era escribir una novela que contuviera el sentido de búsqueda y magia de Tolkien, pero ambientada en el Oeste americano casi absurdamente majestuoso de Leone. (13–17)

¿Qué importancia tenía la imagen mitificada del Oeste americano en la imaginación de King durante la elaboración de El Pistolero? Mucha, a juzgar por el resultado. Al mismo tiempo, parece que la fértil imaginación de King se conjura con las referencias culturales contemporaneas para contrarrestar la ausencia de referencias reales, puesto que estamos ante una persona que nace en Portland, una pequeña ciudad del condado de Cumberland en el estado de Maine —estado situado en el extremo noreste del país, o lo que viene a ser lo mismo, el punto geografíco más alejado del Oeste americano en el Estados Unidos peninsular2 — y pasa el resto de su infancia y adolescencia lejos de los míticos parajes del Oeste. Cuando a los dos años de edad sus padres se separan, la infancia de Stephen se divide entre la ciudad de Fort Wayne en el estado de ← 12 | 13 → Indiana, donde reside su familia paternal, y Stratford en el estado de Connecticut. Estas ciudades, al igual que Portland, se sitúan en la parte noreste del país.

Con once años y debido a que los abuelos maternos de Stephen no pueden valerse por sí mísmos, su madre Nellie Ruth decide que lo mejor para sus hijos y ella es regresar a Maine y se instalan en Durham para cuidar a la anciana pareja. Durante este periodo de tiempo, son otros familiares los que se encargan de sustentar a la familia hasta que los abuelos de King fallecen y su madre encuentra trabajo en las cocinas de Pineland, una residencia para discapacitados mentales.

La vida de King continúa en el este: realiza los estudios de secundaria en Durham, se gradúa en el Lisbon Falls High School en 1966 y después decide realizar sus estudios universitarios en la University of Maine, situada en Orono, donde empieza a publicar regularmente una columna en el periódico universitario “The Maine Campus”. Es en esta época cuando King da inicio a su larga, archiconocida y fructífera relación con la cultura popular norteamericana y, aparte de su pasión por el cine y la literatura, se involucra en los movimientos populares contra la guerra de Vietnam. En 1970 obtiene el grado de “Bachelor of Arts” (Licenciado en Letras), además del Certificado de Aptitud Pedagógica que le habilita para la docencia en la educación secundaria. Una vez finalizados sus estudios, el centro de reclutamiento determina que no es apto para realizar el servicio militar debido a su alta presión sanguínea, problemas visuales y auditivos, y por tener pies planos. Así, la imagen del King adulto que todos reconocemos con gafas le acompaña desde temprana edad y será una de sus características físicas más representativas.

Biographical notes

Martin Simonson (Author) Raúl Montero Gilete (Author)

Martin Simonson se doctoró con una tesis sobre el estilo narrativo en las obras de J.R.R. Tolkien. Es el autor de The Lord of the Rings and the Western Narrative Tradition (2008) y ha traducido novelas y libros de ensayo de sueco, noruego e inglés al español. Martin también ha editado varios libros sobre literatura, tales como una nueva edición en español de los Cuentos de Grimm (2010) y A Contested West (2013). Raúl Montero Gilete obtuvo su doctorado por una tesis que indaga sobre la figura del héroe en la literatura infantil fantástica (2007). Ha trabajado como profesor e investigador en la Universidad Pública de Navarra y en los Centros Asociados de Vitoria-Gasteiz y Pamplona de la UNED. En la actualidad imparte docencia en la Universidad del País Vasco (UPV-EHU).

Previous

Title: El Western fantástico de Stephen King