Loading...

Necesidades y tendencias en la formación del profesorado de español como lengua extranjera

by Dimitrinka Georgieva Níkleva (Volume editor)
Edited Collection 420 Pages
Series: Linguistic Insights, Volume 233

Table Of Content

  • Cubierta
  • Título
  • Copyright
  • Sobre el autor
  • Sobre el libro
  • Esta edición en formato eBook puede ser citada
  • Índice
  • Prólogo (Dimitrinka G. Níkleva)
  • El papel del profesor de español como lengua extranjera o segunda y las necesidades en su formación (Dimitrinka G. Níkleva / Ana M. Rico-Martín)
  • Pedagogía posmétodo y globalización: una nueva visión de la labor docente (Álvaro García Santa-Cecilia)
  • Análisis de modelos competenciales y prácticas docentes innovadoras en la formación del profesorado de ELE y E/L2 (María Pilar López-García)
  • Formación continua de profesores de ELE: retos y posibilidades (Paula Lorente / Jane Arnold)
  • Profesores nativos y no nativos de español: creencias y percepciones sobre su actuación en el aula (Irene Carracedo Mateo)
  • El diseño experimental, la gramática descriptivo-pedagógica y la formación de profesores de Español Lengua Extranjera (ELE) (Juana M. Liceras)
  • La pragmática cognitiva: aportaciones para la formación de profesores de ELE (José Amenós Pons / Aoife Ahern)
  • El desarrollo conversacional de los aprendices no nativos de español: planteamientos teóricos, metodológicos y didácticos para el profesorado de ELE y EL2 (Francisco J. Rodríguez Muñoz)
  • La interacción en el aula de español como lengua extranjera: estrategias didácticas y destrezas docentes (Pilar Robles Garrote)
  • Estrategias para la enseñanza de secuencias formulaicas en el aula de español como lengua extranjera (Anna Rufat)
  • Variedades lingüísticas y ELE. La variación diatópica en el léxico coloquial del español: formación del profesor, recursos, orientaciones metodológicas e implicaciones didácticas (Narciso M. Contreras Izquierdo)
  • Comunicación intercultural y enseñanza de ELE: ¿qué competencias para qué desafíos? (Isabel García Parejo)
  • Comunicación no verbal y diversidad cultural: necesidades y recursos en EL2 y ELE (Ana María Cestero Mancera)
  • Léxico, gramática y uso de la lengua: aprendizaje y evaluación (Carmen López Ferrero)
  • Obras publicadas en la colección

← 6 | 7 →

Prólogo

En las investigaciones actuales el tema de la formación del profesorado de español como lengua segunda y extranjera tiene menos presencia en comparación con los temas puramente lingüísticos. Por consiguiente, nos parece conveniente fomentar e incrementar la necesaria unión entre la formación lingüística, por una parte, y la didáctica, la metodológica o la pedagógica, por otra. Por ello, esperamos que este libro contribuya a subsanar esta carencia y aporte la necesaria actualización en la investigación actual.

El libro se elabora en el marco de un proyecto I+D (referencia: EDU2013-43868-P, investigadora principal: Dimitrinka Georgíeva Níkleva). El proyecto ha sido aprobado en convocatoria pública competitiva y financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (España), Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia. El título del proyecto es “La formación de los docentes de español para inmigrantes en diferentes contextos educativos”. Puesto que hemos publicado recientemente, en 2017, otro libro, titulado La formación de los docentes de español para inmigrantes en distintos contextos educativos, que abarca todos los contextos educativos en España (incluidas las aulas de apoyo lingüístico en Educación Primaria, las ONG, Escuelas Oficiales de Idiomas, etc.), en este libro nos planteamos otro enfoque más amplio y general, relacionado con la formación de los profesores de español como lengua extranjera y segunda, y transferible a cualquier país y etapa educativa.

Los primeros cuatro capítulos constituyen una primera parte en la que la formación de los profesores se concibe como un producto acabado compuesto por competencias y modelos competenciales, prácticas docentes innovadoras, perfil y papel del profesor, etc. En esta primera parte no se contempla la formación lingüística o filológica de los profesores, pero sí la formación didáctica. En el segundo capítulo se proporciona una nueva visión de la labor docente y se aborda la pedagogía “posmétodo”, puesto que desde finales de los noventa surge el ← 7 | 8 → convencimiento de que la era de los “métodos” de enseñanza de idiomas ha quedado definitivamente superada y, en una búsqueda de nuevos caminos, algunos autores vienen preconizando un nuevo enfoque.

El cuarto capítulo, dedicado a la formación continua, sirve de puente a una segunda parte en la que se abordan temas teórico-prácticos, tanto lingüísticos como didácticos, necesarios en la formación inicial de los profesores de ELE (español como lengua extranjera).

El quinto capítulo se centra en la dicotomía entre los profesores de español nativos y no nativos, un debate muy estudiado en inglés y francés, pero bastante descuidado en el área del español como lengua extranjera.

El sexto capítulo está dedicado al tema del diseño experimental off-line y on-line y la formación de profesores de ELE. La postura defendida en este trabajo es que el papel del especialista en lingüística aplicada consiste en filtrar los datos de los modelos teóricos y de la investigación empírica para adaptarlos a las necesidades de los programas de formación de profesores de enseñanza de lenguas y de los especialistas en la elaboración de materiales didácticos.

Los siguientes capítulos se centran en temas como: la pragmática cognitiva, el desarrollo conversacional y las carencias formativas en los planes de enseñanza, la interacción y las estrategias para la enseñanza de secuencias formulaicas.

El undécimo capítulo está dedicado a la variación diatópica en el léxico coloquial del español, pero con un enfoque formativo que es el objetivo del libro en su conjunto y, por tanto, se centra en recursos, orientaciones metodológicas e implicaciones didácticas.

Los temas de la comunicación intercultural y no verbal también ocupan su lugar en el libro por la importancia que se les debe otorgar en toda programación didáctica de ELE, siguiendo las directrices del Marco común europeo de referencia para las lenguas donde se afirma que la competencia intercultural es la más difícil de alcanzar, que supera incluso el nivel de C2 y pertenece a los profesionales de la lengua.

El libro se cierra con un capítulo sobre el Léxico, gramática y uso de la lengua: aprendizaje y evaluación. La enseñanza y aprendizaje de la lengua se centra en la reflexión profunda sobre lo que significa usar las palabras con calidad: enseñar lengua consiste en reflexionar sobre ← 8 | 9 → las unidades léxicas con la información gramatical y pragmática que integra, en textos que ofrezcan los contextos donde las combinaciones que las explican muestran su valor social y cultural, y ayuden a conocer mejor el mundo.

La evaluación se plantea como una actividad más de aprendizaje. Se propone una evaluación comunicativa que se plantea con los géneros discursivos que ofrecen los contextos donde es posible explicar las relaciones que cada palabra establece con otras unidades en los distintos niveles de la lengua y del discurso.

Finalmente, se trata de un libro para y sobre el profesor de español. Por un lado, reflexiona sobre la labor del profesor desde una perspectiva plenamente actual. Se revisa cuáles han de ser sus competencias y actitudes a través de estudios que abordan aspectos recientes y novedosos sobre la labor didáctica en el aula de ELE. Por otro lado, y en relación inevitable con lo anterior, el libro aporta diversas herramientas metodológicas que los profesores, tanto en sus etapas iniciales como en las avanzadas, pueden incorporar a su tarea docente. Todo ello, además, desemboca en una reflexión sobre los programas actuales de formación de profesores, en torno, sobre todo, a su evolución y a los nuevos retos a los que habrán de responder.

Dimitrinka G. Níkleva ← 9 | 10 →

← 10 | 11 →

DIMITRINKA G. NÍKLEVA Y ANA M. RICO-MARTÍN
UNIVERSIDAD DE GRANADA

El papel del profesor de español como lengua extranjera o segunda y las necesidades en su formación

1.  Introducción

En este capítulo se pretende esbozar el papel o las funciones del profesor de español como lengua extranjera o segunda y las necesidades en su formación. Se repasan también los modelos y los paradigmas en la formación del profesorado. Por tanto, una parte imprescindible en este estudio es la de detectar y formular las necesidades actuales en la formación de los profesores de acuerdo con un estudio empírico. Para ello, el estudio se basa en el análisis de datos proporcionados en cuestionarios rellenados por 151 profesores de español y por 318 estudiantes universitarios, futuros docentes. Se aplica el método cuantitativo, realizado con el programa estadístico R.

2.  El papel y las funciones del profesor de ELE y EL2

Para reflexionar sobre este tema empecemos por contestar esta pregunta. Para enseñar español a James, un niño inglés, ¿qué es más importante: saber bien español o conocer bien a James? Creemos que la respuesta correcta es: conocer bien a James. No interpretemos equivocadamente esta decisión que no descarta saber español, solo que otorga más importancia todavía al conocimiento de la otra persona: el alumno, que, además, en este caso es un niño y la edad importa mucho en las ← 11 | 12 → decisiones pedagógicas. Si el profesor conoce al niño, sabrá despertar su interés y motivarlo para que estudie español. Si el profesor es un gran experto en la materia, pero es incapaz de llegar al alumno, sus conocimientos seguirán siendo solo suyos, sin poder transmitirlos a nadie. Aunque pueda variar con la edad de los alumnos, la afectividad y las emociones son muy importantes en la relación profesor-alumno como en cualquier relación interpersonal con todo lo que esto implica. Por eso, son muy importantes el respeto, la cortesía, la honestidad, la empatía, la capacidad de motivar, etc.

Inicialmente, la lengua era el objeto de la enseñanza de un idioma extranjero, sobre todo los contenidos gramaticales. Posteriormente, cobró más importancia la competencia comunicativa y el centro del proceso se desplazó hacia el alumno como protagonista del aprendizaje. Todo esto implica cambios también en el papel y las funciones del profesor, es decir, a la hora de determinar los papeles del profesor hay que tener en cuenta los papeles del alumno en la clase de idiomas, que de receptor pasivo se ha transformado en protagonista, en agente activo y autónomo de su propio aprendizaje.

Podríamos afirmar que en el perfil del profesor de ELE y EL2 destaca el papel de: guiar el proceso de aprendizaje centrado en el alumno, en función de sus necesidades y características individuales; seleccionar y adaptar materiales; proporcionar los recursos necesarios para la autonomía del alumno (aprender a aprender); motivar; crear un ambiente afectivo; ser mediador intercultural y educador en valores interculturales; destruir los estereotipos y las actitudes negativas hacia el Otro o la alteridad; fomentar la integración lingüística y social; evaluar todo el proceso de enseñanza-aprendizaje que incluye autoevaluar su propia práctica docente; adaptarse a la institución y a la cultura del centro académico; integrarse en el equipo profesional; formarse continuamente; investigar, etc.

El profesor, todavía más el maestro en Educación Primaria, puede tener un papel decisivo para el futuro de los alumnos. Un profesor que enseña la materia con competencia, vocación e ilusión puede ganar a los alumnos para esta materia o ahuyentarlos si es aburrido, autoritario o se le nota que enseña sin disfrutar de su trabajo. Todo esto puede influir en la decisión de los alumnos sobre su futura profesión. Decidir si uno quiere estudiar filología o ingeniería, en muchas ocasiones, se ← 12 | 13 → puede deber a un profesor que lo ganó en clase con su manera de enseñar y su actitud hacia la materia.

Por otra parte, el trabajo del profesor puede afectar de manera importante al futuro de un alumno con las evaluaciones que le hace. Es muy necesario entender esta enorme responsabilidad y llevarla con la máxima profesionalidad posible.

En la tabla 1 presentamos un resumen contrastivo entre las funciones tradicionales y las actuales del profesor (Collado Hurtado, 2009; Juan Rubio y García Conesa, 2013, entre otros), de acuerdo con la bibliografía consultada y con modificaciones propias.

Tabla 1.  Funciones tradicionales y actuales del profesor.

Funciones tradicionalesFunciones actuales
La única fuente del input indiscutibleEs la primera fuente del input comprensible.
Presenta, como modelo, las estructuras lingüísticasEs uno de los modelos de estructuras lingüísticas
Es prácticamente el que más habla en claseOrganiza y dirige la práctica de las estructuras
No favorece la interacción en claseFomenta la interacción en clase
Corrige los erroresCorrige errores, basándose en su utilidad
Trata a todos los alumnos igual (no hace un análisis de necesidades)Realiza un análisis de necesidades y de la diversidad en el aula
No enseña estrategias de aprendizaje a los alumnosEnseña estrategias de aprendizaje
Dirige el aprendizajeDirige el proceso
Evalúa numéricamenteValora cualitativamente
Usa básicamente el manualSelecciona y crea el material para llevarlo a clase
Inspira autoridad pero no confianzaInspira autoridad y confianza
Crea un clima positivo, de bajo nivel de ansiedad
Proporciona modelos de interacciónParticipa activamente en la interacción
Proporciona una retroalimentación correctivaAsesor: aconseja para mejorar el éxito
 Desarrolla la competencia comunicativa
 Favorece la autonomía del alumno
 Formador que capacita para el empleo
 Investigador (desde la investigación-acción) ← 13 | 14 →

Tanto el modelo tradicional como el actual incluyen la faceta de organizar y controlar la clase: el profesor controla lo que los alumnos hacen, cuándo hablan y qué idioma usan; da instrucciones, elige los procedimientos más adecuados a la situación, etc. El profesor es una fuente de recursos mediante la ayuda que proporciona con sus conocimientos. Una de sus funciones es la de promotor (anima a los alumnos a participar) y de partícipe (cuando participa en una actividad; por ejemplo, en las simulaciones o juegos de rol).

En la comparación que hemos realizado en la tabla 1 es muy importante destacar la faceta de investigador que pretende superar la formación técnica y conducir a la formación profesional del docente reflexivo y crítico (Mendoza, 1998), capaz de diseñar su propia intervención educativa, según el contexto.

A todo esto añadiríamos también, sin que sea exclusivo para el perfil actual del profesor, las siguientes funciones (Verdía, 2010):

Planificar clases y fijar objetivos
El arte de planificar o planificar con arte implica, entre otras cosas, planificar con cariño y con sentido del humor (Orta, 2015).

Organizar el trabajo de los alumnos

Gestionar la progresión del aprendizaje

Adaptarse a las necesidades, intereses, estilos y características individuales de los alumnos

Implicar y motivar a los alumnos

Seleccionar y adaptar materiales

Evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje

Adaptarse a la institución, al equipo de trabajo y a la cultura del centro en el que trabaja

Intercambiar experiencias con otros profesionales y participar en la comunidad profesional

Colaborar con el equipo profesional en el que se integra

Autoevaluar su propia actuación y reflexionar sobre su proceso formativo

No hemos de olvidar que el profesor debe poseer también flexibilidad, adaptación, sensibilidad, capacidad para dar respuestas a los problemas en el aula (profesionales y emocionales), empatía, capacidad de observar lo que está ocurriendo en el aula, no ser dominante, ni directivo, ni ← 14 | 15 → autoritario, no intentar influir directamente en la vida de los estudiantes, intervenir para que el alumno participe y aprenda, con una actitud positiva, abierto al cambio y a la innovación, implicado en su trabajo, con una fuerte y profunda motivación (Martín Sánchez, 2007).

Una función actual del docente por destacar sería la de formador-indagador en acciones sociolaborales con las que fomenta el «emprendizaje» (Domínguez Garrido y Medina, 2009: 534): la capacitación para el reto del empleo, con una actitud de colaboración en el fomento de empresa y en las formas de aprender a aprender.

Es de suma importancia destacar el papel de educador y de transmisor de valores de cualquier docente, porque aparte de la materia específica que enseña, siempre será una figura de referencia para los alumnos (si se ha ganado su respeto) y por ello debería decidir qué valores sociales quiere fomentar y reforzar y, al contrario, qué valores quiere intentar cambiar o, incluso, combatir.

La consideración social de la profesión docente ha variado mucho. En la primera mitad del siglo XX era considerada como uno de los ejes fundamentales para el progreso. Se entendía como una profesión que exigía «abnegación, dedicación a los demás y sabiduría». Sin embargo, en la sociedad actual, mucho más materialista, estos valores han dejado de estar de moda, «se tiende a juzgar a una persona por el nivel de sus ingresos o por las posesiones que tiene, no por lo que ella es». En la sociedad actual los tres pilares básicos de la consideración social son el dinero, el poder y la fama, «incluso cuando se han construido sobre la base de procedimientos ilícitos». Por tanto, la profesión docente ha perdido considerablemente el prestigio social que tenía, puesto que no facilita obtener dinero, poder o fama (Esteve, 2009: 26).

Muchos de los trabajos de investigación sobre las creencias de los profesores incluyen sus experiencias previas como estudiantes de lenguas y su opinión sobre qué métodos o enfoques funcionan mejor (Pizarro, 2013). Igualmente, se tienen en cuenta los estilos de aprendizaje de los alumnos que consisten en comportamientos cognitivos y psicológicos que determinan la manera de cómo conciben la enseñanza y el aprendizaje, y sus preferencias por determinadas tareas y recursos, por ejemplo, el enfoque por tareas y por proyectos, además de la simulación (juegos o gamificación), que siguen funcionando con fuerza en la motivación de los aprendientes. ← 15 | 16 →

Hemos de destacar también la formación continua de los profesores que actualmente no puede obviar la creciente digitalización de la enseñanza con el uso de plataformas digitales para la enseñanza-aprendizaje. La formación continua debe contemplar necesariamente el uso de nuevas tecnologías para estar al día, acercarse a los intereses de los alumnos y motivarlos más para el aprendizaje. Por otra parte, esto permite también al profesor salir de la rutina. En palabras de Esteve (2009: 25), «repetir como un salmo la misma lección, con el mismo método y los mismos contenidos, en primero A, primero B y primero C, en el mismo día, después de veinte años de enseñanza, es el camino más corto para morir de aburrimiento». Para el profesor es importante evitar la monotonía y la desilusión. El uso y la expansión de las tecnologías invaden todos los ámbitos de nuestra sociedad y resulta imprescindible conocerlas y utilizarlas para poder vivir y trabajar acorde a nuestro tiempo. Por supuesto, el ámbito educativo no solo no queda al margen de estos requisitos, sino que en él se ha generado la preocupación de que los ordenadores sustituyan a los profesores. Para algunos profesionales esta preocupación no parece fundamentada (Alonso, 2015: 33):

El profesor sigue siendo fundamental en el aprendizaje de las lenguas y por una razón esencial: todavía no hay máquina que sepa reconocer las necesidades individuales de los alumnos, mostrar empatía con su proceso de aprendizaje y darles un feedback personalizado y constructivo para ayudarles a desarrollar sus capacidades para un aprendizaje óptimo. Y todo esto sin tener en cuenta la inestimable aportación del trabajo colaborativo en el aula, del gran papel que representan los compañeros para poder aprender mejor y otras muchas cuestiones.

En la misma línea se posiciona Níkleva (2014: 11) con la siguiente reflexión:

¿El ordenador va a sustituir al profesor en un futuro?

Si un profesor puede ser sustituido por un ordenador, que lo cambien.

Summary

Se trata de un libro para y sobre el profesor de español. Por un lado, reflexiona sobre la labor del profesor desde una perspectiva plenamente actual. Se revisa cuáles han de ser sus competencias y actitudes a través de estudios que abordan aspectos recientes y novedosos sobre la labor didáctica en el aula de ELE (español como lengua extranjera). Por otro lado, el libro aporta diversas herramientas metodológicas que los profesores pueden incorporar a su tarea docente. Todo ello desemboca en una reflexión sobre los programas actuales de formación de profesores, en torno, sobre todo, a su evolución y a los nuevos retos a los que habrán de responder. Se contempla la formación inicial y continua o permanente de los profesores de ELE.
Los primeros cuatro capítulos constituyen una primera parte que se centra en la formación didáctica. Se proporciona una nueva visión de la labor docente y se aborda la pedagogía "postmétodo" desde la perspectiva del currículo.
El quinto capítulo sobre la formación continua sirve de puente con la segunda parte, dedicada a temas teórico-prácticos, tanto lingüísticos como didácticos: interacción, desarrollo conversacional, pragmática cognitiva, variación diatópica del léxico coloquial, vocabulario y secuencias formulaicas, comunicación intercultural y no verbal. El último capítulo está dedicado a la evaluación y el aprendizaje.

Biographical notes

Dimitrinka Georgieva Níkleva (Volume editor)

Dimitrinka G. Níkleva es Doctora en Lengua Española y profesora del Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Granada (España). Entre sus principales líneas de investigación destacan la enseñanza del español como lengua extranjera, segunda y materna; la comunicación intercultural; la comunicación no verbal; la pragmática y la formación del profesorado.

Previous

Title: Necesidades y tendencias en la formación del profesorado de español como lengua extranjera