Loading...

La comunicación y sus guerras teóricas. Introducción a las teorías de la comunicación y los medios

Volumen III. Preguntas y metodolgías de investigación

by Maira Vaca (Volume editor) Manuel Alejandro Guerrero (Volume editor)
©2022 Edited Collection XVIII, 260 Pages

Summary

Pensar el estudio de la comunicación como una "guerra" implica reconocer que este no es un campo de estudio delimitado por una sola disciplina o una estricta definición del concepto "comunicación". Exige, también, identificar diversas tradiciones de investigación, así como explorar los principales dilemas que han guiado varias disciplinas en distintas épocas históricas y latitudes del mundo. Esta colección de tres volúmenes propone analizar la comunicación y los medios desde diversas trincheras. Estos diversos panoramas enfoques, tradiciones, épocas, escuelas, autores y sus preocupaciones dialogan entre sí. No hay consensos definitivos; pero tampoco perdedores o ganadores en el debate. La "guerra" consiste, entonces, en identificar lo que está en juego; reconocer la diversidad de opiniones e intereses, y; considerar el vasto arsenal disponible para resolver los grandes dilemas de la comunicación.
Volumen III. Preguntas y metodolgías de investigación
Este tercer volumen de la colección La comunicación y sus guerras teóricas analiza las principales preguntas y metodologías que han guiado la investigación y la docencia en esta área de estudio. Las aportaciones de las y los autores giran en torno a tres ejes que, de modo general y como revisan los dos tomos anteriores, organizan este campo de estudio: (1) el poder aparentemente ilimitado de los medios; (2) los efectos y los usos de la información, y; (3) el papel que juegan las audiencias en los procesos de comunicación masiva. Organizados en estos tres apartados, los capítulos de este tomo analizan las principales preguntas y las metodologías de investigación que han resultado útiles ante los dilemas que impone el poder de los medios, las perpetuas revoluciones tecnológicas, el constante flujo de contenidos mediáticos o la multiplicación de roles que adquieren las audiencias ante nuevas plataformas, tendencias comunicativas y espacios de participación. El objetivo en esta revisión es exhortar a las nuevas generaciones a plantear alternativas ante retos (quizá aparentemente) insólitos e incluso infranqueables a los que nos enfrentan la comunicación y los medios en estas primeras décadas del siglo XXI.

Table Of Contents

  • Cubierta
  • Título
  • Copyright
  • Sobre el editor
  • Sobre el libro
  • Esta edición en formato eBook puede ser citada
  • Índice
  • Lista de esquemas, tablas y cuadros
  • Prólogo Trayectoria y legado de la Licenciatura en Comunicación de la Ibero (Joaquín Labarthe Cabrera)
  • Lista de acrónimos
  • 1. Poder, información y audiencias: ¿de dónde venimos, hacia dónde vamos? Estudio introductorio (Maira Vaca)
  • Parte I. ¿Son los medios de comunicación “todopoderosos”?
  • 2. La espiral de la influencia: medios, poder, política y redes sociodigitales (Raúl Trejo Delarbre)
  • 3. Relaciones peligrosas: medios y poder político en México (Maira Vaca y Pamela Azpeitia)
  • 4. Violencia contra la prensa: preguntas, debates y agenda latente (Grisel Salazar Rebolledo)
  • Parte II. ¿Cuáles son los efectos y los usos de la información?
  • 5. Convergencias entre la economía política, los estudios culturales y los enfoques positivistas en la reconsideración de los efectos (José Carlos Lozano Rendón)
  • 6. La teoría del encuadre: orígenes, aplicaciones y discusiones prospectivas (Manuel Alejandro Guerrero)
  • 7. Priming y comunicación (Mariana Goya Martínez)
  • 8. Hacia un paradigma informacional en la comunicación (A. Fidèle Vlavo y Gabriel Medina-Aguilar)
  • Parte III. ¿Somos consumidores, ciudadanos o “prosumidores”?
  • 9. Mi historia en el estudio de la comunicación y los medios (Larry Gross)
  • 10. El perfil de la violencia e indicadores culturales: cinco décadas de investigación (Nancy Signorielli, Michael Morgan y James Shanahan)
  • 11. Stand-ups en tiempos de Netflix: grados de violencia verbal en México (Alejandro Cárdenas López (coord.))
  • Acerca de las y los autores
  • Índice

←vi | vii→

Lista de esquemas, tablas y cuadros

Esquemas

Esquema 3.1 Concesiones originales, desarrollo y fusiones en las cadenas televisivas mexicanas

Esquema 10.1 Índice de la Violencia 1967–2015: promedio móvil y tendencia cúbica

Esquema10.2 Promedios móviles de tres años: valores estandarizados de los componentes del Índice de la Violencia y los valores R2 de los modelos lineal cuadrático y cúbico

Tablas

Tabla 3.1 Mecanismos de control sobre la prensa mexicana durante el régimen autoritario

Tabla 3.2 México: compendio de regulaciones en materia de medios de comunicación masiva

Tabla 3.3 Algunos mecanismos de control y subordinación entre el poder político y los medios que persisten en México al arrancar la segunda década del siglo XXI

Tabla 7.1 La relación de priming con las teorías del cultivo, agenda setting o fijación de agenda y framing o encuadre

Tabla 10.1 Componentes del Índice de Violencia por década (1967–2015)

Tabla 10.2 Modelos de estimación de curvas de significancia estadística para el Índice de la Violencia en el tiempo

Tabla 10.3 Programación televisiva: frecuencias por década y por tipo de género←vii | viii→

Tabla 11.1 Netflix: los ocho programas cómicos de stand en este estudio

Tabla 11.2 208 chistes en ocho programas cómicos de stand up: porcentajes más altos de coincidencia con los rangos del Violentómetro

Tabla 11.3 Violentómetro y stands up: referencias a los 9 rangos de violencia más altos

Cuadro

Cuadro 5.1 Enfoques teóricos positivistas y críticos según su postura frente a los efectos de la comunicación masiva

←viii | ix→

Prólogo

Trayectoria y legado de la Licenciatura en Comunicación de la Ibero

El pasado mes de marzo, el Dr. Manuel Alejandro Guerrero Martínez, director del Departamento de Comunicación y la Dra. Maira Vaca, coordinadora de la Licenciatura de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, tuvieron la gentileza de invitarme a escribir el prólogo a este tercer volumen de La comunicación y sus guerras teóricas que lleva como subtítulo Preguntas y Metodologías de Investigación. En su conjunto, los tres volúmenes de esta obra son la aportación del Departamento de Comunicación para conmemorar los 60 años de la fundación de la primera carrera de Comunicación en México, creada por el visionario jesuita José Sánchez Villaseñor.

Es para mí un honor, como egresado de la Licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Información (CTI), generación 1967–1972, aceptar esta invitación y agradecer a la Universidad Iberoamericana mi formación académica primero en la Licenciatura, luego en la Maestría de Comunicación (1979–1981) —después de nueve años de experiencia profesional y ante la necesidad de profundizar en la difusión de innovaciones durante mi función en la Subsecretaría Forestal y de La Fauna dentro del área de Comunicación Rural (1981)— y posteriormente, en el Doctorado de Letras Modernas. Mediante este prólogo expreso la gran satisfacción de colaborar en mi alma máter como docente de asignatura durante 17 años, la primera parte de esta etapa de 1982 a 1995 —en la que combiné el trabajo profesional en los sectores privado y público con el académico— y en la segunda etapa, de septiembre de 2017 a la fecha, una vez que me retiré como académico de tiempo del Departamento de Comunicación, encomienda que realicé durante 22 años y lapso en los que fui coordinador de la Licenciatura en dos ocasiones y coordinador de Titulación durante 5 años; además de otras tareas que tuve a mi cargo como las ceremonias semestrales de reconocimientos a los mejores alumnos de Comunicación de 2003 (año en el que se aprobó la opción cero de titulación) al 2017 ←ix | x→y la edición de la Revista Iberoamericana de Comunicación de los números 12 a 20.

Estoy seguro de que mi generación fue la primera en reunir a una gran cantidad de estudiantes interesados en los diversos ámbitos de la comunicación. En aquel entonces (1967), éramos alrededor de 100 alumnos, provenientes de diversas partes de la República mexicana; hoy (arranque de la tercera década del siglo XXI), la Licenciatura de Comunicación de la Ibero reúne cerca de 1000 estudiantes mexicanos y extranjeros. A inicios de los años 1970, la generación que nos siguió fue aún más numerosa, al grado que se crearon dos grupos. Recuerdo que una de las estrategias que utilizaba el director de la Licenciatura en aquel entonces, Jesús María Cortina —que hasta donde tengo entendido, la Compañía de Jesús lo trajo de Argentina para consolidar la nueva carrera y reforzar el área de televisión—, era invitar a colaborar a egresadas y egresados destacados que ya estaban inmersos en el ámbito profesional para convencernos de lo acertado de nuestra elección. Algunos de estos profesionistas trabajaban como productores de televisión en Televisa y poco después, se incorporarían a esa televisora los primeros reporteros egresados de la carrera.

En esos años, los propósitos que nos movían para elegir la Licenciatura en CTI eran muy diversos. Varios querían ser músicos, incluso rockeros, aunque tal vez pocos lo lograron. Pero sí recuerdo a un compañero que expresaba ese deseo y destacó por sus conocimientos musicales e inclusive editó varios CD de la serie Hablando con música; seguramente las clases sabatinas de apreciación musical del profesor Claudio Lenk cultivaron en él esa semilla.

De la diversidad de esta Licenciatura hablan los perfiles de los diferentes directores del Departamento de Comunicación durante estos sesenta años. Cuando menos me acuerdo de cuatro jesuitas que lo han encabezado: naturalmente su fundador, el Dr. José Sánchez Villaseñor; el Dr. Héctor González Uribe; el Dr. Jesús María Cortina; y el Dr. Javier Martínez. También al frente han estado egresados de la propia Licenciatura en Comunicación: el Mtro. Francisco Prieto (autor del prólogo al primer volumen de esta obra); el Mtro. Pablo Casares Arrangoiz; la Dra. Carmen Gómez Mont; y la Mtra. Gabriela Warkentin de la Mora. Otras y otros directores provenientes del sistema universitario jesuita son, por ejemplo, José Cárdenas y Leticia Santos Campa. Otros más se han incorporado de importantes instituciones académicas como el Mtro. Luis Núñez Gornés y el actual director del Departamento, el Dr. Manuel Alejandro Guerrero Martínez, egresado de El Colegio de México y posteriormente, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y del Instituto Europeo Universitario (Florencia, Italia). También es conveniente destacar la experiencia profesional en el campo del periodismo y de la ←x | xi→Administración Pública, del Mtro. José Carreño Carlón quien también dirigió el Departamento de Comunicación.

Es indudable que la Licenciatura en Comunicación de la Ibero ha forjado el desarrollo de la disciplina en México tanto en el campo profesional, como en la academia y la investigación. A lo largo de la historia de la Licenciatura, estas dos últimas actividades han cobrado relevancia acorde a las inquietudes de cada época; cuando menos en tres de los diversos planes de estudio de la Licenciatura —que se renuevan aproximadamente cada siete años— ha estado presente el Subsistema de Investigación en Comunicación. La Dra. María del Carmen de la Peza Casares destacó en el prólogo al segundo volumen de esta obra que cuando ella estudió, se creó ese subsistema. Muchos años después, en el Plan 2004, se fortaleció en el Subsistema de Comunicación Aplicada y el Plan Manresa, que entró en vigor en el periodo académico de Otoño 2021, mantiene este impulso a través de la Academia de Investigación.

Cuando mi generación cursó sus estudios (1967–1972) no había servicio departamental. Todas las materias, la impartía CTI y durante esa época era común escuchar “si es materia, la llevamos”, haciendo alusión a la gran diversidad de asignaturas que cursábamos divididas en tres bloques de asignaturas que, a grandes rasgos, se han conservado a lo largo de la historia de la Licenciatura. Estos bloques abarcaban las materias filosófico humanísticas, las económico administrativas y las propiamente técnicas que se referían a los, ahora, incipientes lenguajes computacionales de la comunicación.

Los primeros tres años de nuestra vida universitaria transcurría en las instalaciones de la Ibero: tuvimos los mismos compañeros durante toda la carrera e inclusive los sábados teníamos laboratorios, entre los que recuerdo el de declamación y de fotografía que cursábamos en las instalaciones de la calle de Zaragoza, en Coyoacán, así como el de apreciación musical con el Mtro. Claudio Lenk, experto en música clásica. Entre los profesores entrañables que tuvimos estoy seguro que muchos de nosotros recordamos con gran cariño las clases de Filosofía del Mtro. Miguel Mansur Kuri y de otros muchos entrañables profesores. Al pasar al cuarto año de la carrera, ya únicamente teníamos clases de 18 a 22 horas, horario que nos daba la oportunidad de incursionar en el ámbito laboral. También, en aquel entonces, cursábamos dos áreas de especialidad, en mi caso fue la de periodismo y la de televisión. Cabe destacar que, en la primera tuvimos la enorme fortuna de que el profesor Julio Scherer, en ese entonces director del periódico Excélsior, nos impartiera una asignatura donde nos narró sus vivencias con el presidente Luis Echeverría Álvarez y nos cautivó con esa pasión tan característica de quien posteriormente fuera el fundador de la revista Proceso. Estoy seguro que sus clases dejaron una profunda huella entre los que asistíamos a ellas.←xi | xii→

Durante esos años, las áreas de especialidad más socorridas eran la de televisión y la de publicidad. En la primera, los proyectos se llevaban a cabo en el flamante estudio de televisión donado por la fundación Jenkins e instalado en el entrañable campus de Cerro de las Torres. Es relevante mencionar que, en ese tiempo, se transmitía un noticiero desde este estudio a la cafetería blanca. Actualmente, la Licenciatura en Comunicación cuenta con diversos espacios y foros de experimentación y aprendizaje equipados con tecnología de punta, entre los que destacan los nuevos laboratorios, el estudio de grabación e Ibero TV como espacios de expresión y difusión.

Cuando cursé la Licenciatura en CTI, pese a que hay egresados notables en el campo de la cinematografía de la primera generación y de la que egresó en 1973, aún no existía como tal, el Subsistema de Cine que se incorporó poco después y desde entonces, ha sido uno de los subsistemas con mayor número de alumnos y con egresados sumamente destacados. Durante los últimos 15 años, el Festival Internacional Estudiantil Kinoki ha sido un foro muy importante para difundir los trabajos de los estudiantes de la Licenciatura y los provenientes de las diversas escuelas de cine a nivel mundial; además de la incorporación de la Licenciatura en 2008 a la red CILECT (por sus siglas en francés de Centre International de Liaison des Ecoles de Cinéma et de Télévision).

Otro de los subsistemas —hoy denominadas Academias—, que ha forjado una importante trayectoria en la Licenciatura en Comunicación de la Ibero es el de periodismo, pues siempre ha contado con excelentes profesores. En la época que yo estudié me acuerdo de Carmona Nenclares y Peñaloza de Excélsior, Héctor Davalos y Ramos Nava de Novedades, además de Ramón Zorrilla. Más tarde se incorporarían Froylán López Nárvaez, Carlos Marín, Raymundo Riva Palacio y muchos más en años más recientes. Un instrumento central en la formación de las y los alumnos de este subsistema han sido los diversos periódicos y las revistas estudiantiles dirigidos por las y los propios alumnos de la Licenciatura, como son, entre otros: La buhardilla, El ladrillo y ahora, Perro Crónico, además del Programa Prensa y Democracia (PRENDE) en el que cada semestre periodistas en activo provenientes de diversas partes de la República mexicana cursan un semestre en la Universidad Iberoamericana para enriquecer su formación profesional y, a la vez, contribuir con su propia experiencia y trayectoria a la formación de las y los estudiantes de la Licenciatura en Comunicación.

A mi generación le tocó vivir dos eventos que nos marcaron profundamente: el movimiento del ’68, cuando estábamos en el segundo año de la carrera; y el jueves de Corpus, el 10 de junio de 1971. En lo personal me tocó presenciar ambos eventos, pues el 2 de octubre de 1968 yo me dirigía caminando por la tarde a la Secretaría de Relaciones Exteriores, ubicada cerca de ←xii | xiii→la Plaza de las Tres Culturas en Tlaltelolco a recoger mi pasaporte y, al encontrarme a muchos jóvenes que se dirigían hacia allá y escuchar lo que decían, mejor regresé a casa y ya no llegué hasta allá.

El evento que sí me tocó vivir directamente fue el del “halconazo”. En ese entonces trabajaba en Intelmex, una empresa filial del Grupo Condumex, dedicada a la instalación de sistemas de televisión por cable mediante antenas comunales y maestras, además de algunas actividades relacionadas con grabaciones de televisión. Ese día nos pidieron que fuéramos con el equipo portátil a cubrir para Cablevisión una manifestación estudiantil en San Cosme, cerca del cine Cosmos. Al llegar a la esquina de San Cosme y lo que hoy es Circuito Interior (Melchor Ocampo), pedimos permiso en un departamento para grabar desde ahí lo que ocurriera. Al poco tiempo, vimos con asombro que cerca de los camiones de granaderos, bajaban unos jóvenes con bastones que llegaban gritando “¡Arriba Nuevo León!” mientras que, a lo lejos, se escuchaban disparos. Todo eso lo grabamos y al darnos cuenta del peligro que corríamos, escondimos en la tina del departamento el equipo de televisión y nos esperamos a que volviera la calma. Cuando eso ocurrió, salimos de ahí en la camioneta de la empresa que, afortunadamente, no tenía ningún indicativo de que pertenecía a una cadena de televisión. Con el equipo oculto y con el temor de lo que pudiera sucedernos, finalmente llegamos a las instalaciones de la empresa. Me acuerdo que días después, mostramos la cinta en Palacio Nacional a un funcionario y que, posteriormente, Condumex se la entregó al gobierno federal en turno. En algún momento, pensamos lo que podría haber pasado si esa cinta la hubiéramos entregado a algún noticiero extranjero. En mi memoria no queda claro si esos eventos fueron antes o después de la clase del Mtro. Julio Scherer. Lo que sí es cierto, es que tal vez por este suceso quedé desencantado de los gobiernos mexicanos de la década de 1970. Fue precisamente durante el régimen de Luis Echeverría, cuando ocurrió el golpe a Excélsior que Vicente Leñero recrea en su novela Los periodistas.

Nombrar a los egresados de la Universidad Iberoamericana destacados en los diversos campos de la comunicación es sumamente complicado y seguramente injusto, por las omisiones en las que sin duda incurriré al tratar de recordar a todas aquellas y todos aquellos que han realizado su mayor esfuerzo y han pugnado a lo largo de los años, por un México mejor y una sociedad más justa. De la Licenciatura en CTI y posteriormente, de la Licenciatura en Comunicación han egresado connotadas escritoras y escritores, entre quienes me vienen a la mente (aunque algunos de ellos, lamentablemente fallecidos): Héctor Aguilar Camín, Paco Prieto, José María Pérez Gay, Alberto Ruy Sánchez, Ignacio Padilla, Miriam Moscona, Isabel Quiñones y Guillermo Arriaga, quien recientemente, obtuvo el Premio Alfaguara de novela 2020 por Salvar el fuego.←xiii | xiv→

En cuanto a directores de cine se pueden mencionar a Eduardo Maldonado de la primera generación de la Licenciatura con su película Jornaleros, Busi Cortés, Benjamín Cann, Alejandro González Iñárritu, Jorge Prior, Gerardo Tort, Carlos Carrera, Antonio Serrano, Simón Bross, Alejandro Gamboa, Eugenio Caballero, Roberto Sneider, Gustavo Loza, Michel Franco, Gerardo Naranjo, Humberto Hinojosa, Sergio Tovar, Juan Patricio Riveroll, Alejandro Lozano, Carlos Hagerman, Catalina Aguilar Mastretta entre muchas y muchos otros notables egresadas y egresados. En el campo de la producción cinematográfica han destacado Martha Sosa, Gisel Ybarra, Gina Terán, Lilian Haugen, Daniela Alatorre y Pablo García. En cuanto a la labor fotográfica en el cine: Alberto Lee, Héctor Ortega y Juan José Sarabia. Además, en diseño sonoro Martín Henández ha recibido varios reconocimientos internacionales y en el terreno del guionismo, Fernando León. Asimismo, en las áreas de investigación, divulgación, crítica o periodismo cinematográfico han destacado Hugo Lara, Deborah Farji, Alejandra Musi, Adriana Fernández y Mariana Linares, entre otras y otros más que el Mtro. Fernando Moreno Suarez destaca en su artículo sobre cineastas egresados, publicado en el marco de los 70 años de historia de la Universidad Iberoamericana (junio de 2013).

En la gestión cultural también hay importantes egresadas y egresados de la Licenciatura en Comunicación de la Ibero, entre los que destacan Bruno Newman y Consuelo Sáizar, Jaime Almeida, Raúl Cremoux, Enrique Strauss y Ana Cecilia Terrazas, entre otros. En el campo del periodismo habrá que pensar en Juan Ruiz Healy, Fernando Alcalá, Jorge Ramos, Agustín Gutiérrez Canet, Ciro Gómez Leyva, Alejandro Kourchenko, Pepe Cárdenas, Sergio Uzeta, Carlos Puig, Marcela Turatti, Paco Calderón y Alberto Lati, Amador Narcia Estrada y Enrique Beas Pantoja, entre otros.

Details

Pages
XVIII, 260
Year
2022
ISBN (PDF)
9781433194825
ISBN (ePUB)
9781433184192
ISBN (MOBI)
9781433184208
ISBN (Hardcover)
9781433194801
ISBN (Softcover)
9781433194818
DOI
10.3726/b19349
Language
Spanish
Publication date
2022 (June)
Keywords
Teorías de la comunicación teória de los los medios enfoques disciplinarios transdisciplina postdisciplina enfoque sociológico estudios culturales enfoque socio-histórico nuevas plataformas giro economía política
Published
New York, Bern, Berlin, Bruxelles, Oxford, Wien, 2022. XVIII, 260 p., 4 il. blanco/negro, 10 tabla/s.

Biographical notes

Maira Vaca (Volume editor) Manuel Alejandro Guerrero (Volume editor)

Maira Vaca es académica investigadora en la Universidad Iberoamericana, CDMX, donde actualmente coordina Licenciatura en Comunicación. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México. Doctora por LSE, Reino Unido. Sus líneas de investigación abarcan las teorías de la comunicación, la relación entre el poder político y los medios, la comunicación gubernamental y política, así como la alfabetización mediática en América Latina. Su libro más reciente: Four Theories of the Press: 60 Years and Counting (2018) recibió un reconocimiento de la prestigiada International Communications Association (ICA). Manuel Alejandro Guerrero es director del Departamento de Comunicación de la Universidad Iberoamericana, CDMX. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México, de la Academia Mexicana de Ciencias y Vicepresidente del Comité Ejecutivo de las Cátedras de la UNESCO en Comunicación. Doctor por el Instituto Europeo Universitario en Florencia, Italia.Sus áreas de investigación abarcan la comunicación política, las redes digitales y la participación cívica. Autor de numerosas publicaciones y su investigación más reciente explora el papel de las emociones y los sentimientos en la participación política en las plataformas digitales.

Previous

Title: La comunicación y sus guerras teóricas. Introducción a las teorías de la comunicación y los medios