Show Less
Restricted access

Teatralidades del conflicto armado en Colombia

Dramaturgia de las víctimas

Adriana Sánchez Gutiérrez

En momentos de crisis y conflictos políticos nacionales, el teatro se reconfigura como una de las artes que denuncia, devela e ilustra los quiebres sociales de un país. En esos términos, la dramaturgia en Colombia empodera nuevas estéticas en donde el ciudadano deviene protagonista de la escena, defendiendo derechos humanos y civiles que le han sido negados por el Estado. A partir de ese contexto, este libro analiza la producción de cuatro dramaturgos colombianos para descubrir cómo el cuerpo de las víctimas es representado en la escena y cuáles son las estéticas que se proponen en torno a los casos de desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos, genocidios y masacres. Crímenes que, hasta el 2018, en el marco de un proceso de reparación y restitución a las víctimas, cuentan con más de ocho millones de casos en donde menos del cinco por ciento ha recibido condena por parte del Estado. En este estudio se propone el concepto de cuerpos-no-ausentes para entender la presencia corpo-política de las víctimas en la escena de las obras de Patricia Ariza, Felipe Vergara, Carlos Satizábal y Nohora Ayala.

Show Summary Details
Restricted access

4 Carlos Satizábal: identidades de poder. Falsos positivos

Extract

4

Carlos Satizábal: identidades de poder

Falsos positivos

Durante las políticas de Estado de la “seguridad democrática” promovida por el gobierno del presidente Uribe (2002–2010), se establecieron diferentes estrategias que les permitían a los militares recibir beneficios por resultados concretos en el marco del conflicto armado (Cárdenas, 70). Esto promovió ascensos en la carrera militar, incentivos económicos y días de descanso por cada operativo positivo en contra de los grupos armados ilegales; sin embargo, la implementación de estos incentivos y el afán de algunos batallones por mostrar pruebas, llevó a algunos miembros de la fuerza pública a buscar en inocentes civiles, víctimas que podían hacer pasar por guerrilleros. Así fue como surgió el terminó “falsos positivos”, ya que bajo extrañas circunstancias desaparecían jóvenes y a los dos días, según los peritos de Medicina Legal, eran ejecutados en presuntos combates con el ejército.

Al respecto, el informe de Naciones Unidas (Alston) ha destacado el caso de los jóvenes de Soacha como la punta del iceberg que develó desapariciones forzosas y ejecuciones ilegales de civiles1 por parte de la fuerza pública; sin embargo, en otros departamentos se encontraron asesinatos similares que involucraban a miembros del ejército. En algunos casos se confirmaron los nexos de paramilitares con la fuerza pública, los cuales siguen en investigación por parte de la Oficina Internacional...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.