Show Less

La sátira del siglo XVIII

Isla, Jovellanos, Moratín y la cultura de la época ilustrada

Series:

Edward V. Coughlin

La sátira del siglo XVIII: Isla, Jovellanos, Moratín y la cultura de la época ilustrada estudia una época decisiva en la historia de la cultura occidental por la explosión de ideas cuyos ecos aún resuenan en nuestros días. La ideología de la Ilustración provoca acciones que cambian el rumbo de Europa y de Occidente. La Rebelión de las colonias inglesas de América (1776) y la Revolución contra la monarquía francesa (1789) modifican para siempre las sociedades occidentales. En esta época ocurren los primeros pasos de la revolución industrial y un sistema económico distinto del anterior. Junto con estos cambios se nota un concomitante desarrollo en el mundo literario, en particular, la transición del estilo barroco del siglo anterior a los nuevos valores neoclásicos y románticos. Aunque existen estudios de autores dieciochescos, La sátira del siglo XVIII presenta una visión colectiva que nos permite ver el destacado papel jugado por la sátira durante el siglo de la Ilustración. Este estudio de la sátira en los géneros principales: novela, poesía, ensayo y teatro, proporciona una visión coherente del ambiente social y literario del sigo XVIII. Las obras satíricas desempeñan un papel de gran envergadura en las polémicas de la centuria y, por eso, nos provee un retrato muy ilustrativo de la vida intelectual, artística, política y cotidiana durante la época ilustrada.
Este libro serviría de texto para un curso general sobre la literatura; pero, especialmente, para cursos dedicados a la sátira y a la literatura del siglo XVIII.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

IV El teatro satírico 81

Extract

c a p í t u lo i v El teatro satírico 1. Ramón de la Cruz (1731–1794) Don Ramón de la Cruz Cano y Olmedilla nació en Madrid el 28 de marzo de 1731 de una familia modesta. Durante su niñez la familia se encon- traba en Ceuta, pero a la muerte de su padre en 1746 su madre trasladó a la familia a Madrid. No existe ningún dato concreto de sus estudios formales pero probablemente se aprovechó de algunos con la ayuda de parientes. En 1759 ingresó como oficial tercero en la “Contaduría de Penas de Cámara y gastos de Justicia” donde quedó como empleado por casi treinta y cinco años. Don Ramón disfrutaba de la protección y amis- tad de la condesa de Benavente en cuya casa falleció el 5 de marzo de 1794. A pesar de su larga carrera burocrática y de su éxito como drama- turgo la familia no gozaba de una vida acomodada. Los sainetes de Ramón de la Cruz constituyeron una etapa impor- tante en la historia del teatro nacional. Estas breves piezas cómicas se representaban como intermedios entre los actos de la obra principal y a menudo se les debía el éxito taquillero de la función teatral. Transformaban el “género chico” anterior por manifestar una vinculación cada vez más estrecha con la realidad coetánea y con acontecimientos de la época. Unos ejemplos son...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.