Show Less
Restricted access

Nacer desde el sueño

Fenomenología del onirismo en el pensamiento de María Zambrano

Series:

Gabriel Astey

María Zambrano (1904–1991) creó una antropología filosófica labrando con paciencia artesanal y vitalicia un puñado de conceptos: la divinización de lo sagrado, la razón-poética, el sentir originario, la forma-sueño, el devenir-persona. El pensamiento subyacente a los conceptos de forma-sueño y devenir-persona propone que el tiempo y la vida humanos vienen del sueño y que, soñando, cada quién descubre y actualiza su vida personal singular.

Este libro estudia esas propuestas a la luz de la fenomenología y el psicoanálisis; en esa medida, elabora un diálogo entre la filósofa andaluza, Husserl y Freud a propósito de la naturaleza temporal y la función anímica de los sueños.

Pero la obra es también una reflexión sobre el nacimiento y la muerte de la criatura ejemplar de esa antropología: la persona, que vive porque sueña y que sueña para vivir cada vez más humanamente.

Show Summary Details
Restricted access

Capítulo 1: La forma de la temporalidad

Extract

← 4 | 5 →

CAPÍTULO 1

La forma de la temporalidad

La idea zambraniana del tiempo es equívoca: puede referirse a las variedades (sucesión, duración y atemporalidad) de un mismo fenómeno, el Tiempo –en mayúsculas–, o a uno de los dos componentes (el otro es el movimiento) de esas variedades, de manera que la presencia o ausencia del tiempo –en minúsculas–, más la presencia o ausencia del movimiento, conforman la sucesión, la duración y la atemporalidad; según esto, el tiempo es un formante del Tiempo. Pero el asunto se sigue complicando: una de las variedades del Tiempo es la atemporalidad, compuesta solo de movimiento, por lo que consiste en un Tiempo sin tiempo.

Además, la diversificación del Tiempo en esas tres modalidades es solidaria de la disociación del sujeto en tres ámbitos de actividad: la vigilia (acorde con la sucesión), el dormir (acorde con la duración) y el soñar (acorde con la atemporalidad). Así, el campo del Tiempo y el campo del sujeto se apuntalan recíprocamente, y no es posible describir al uno sin el otro.

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.