Show Less
Restricted access

Semántica latina y románica

Unidades de significado conceptual y procedimental

Series:

Edited By Benjamín García-Hernández and Mª Azucena Penas Ibáñez

Esta obra colectiva consta de una presentación, un texto inédito de E. Coseriu «Semántica y metodología» y un conjunto de 16 capítulos divididos en 3 secciones: general, latina y románica. Las de la primera sección tienen un alcance teórico más general y las otras dos contienen estudios latinos y románicos más específicos. No obstante, la división no pasa de ser indicativa; en este sentido un criterio importante para la clasificación ha sido la especialidad de los autores. Lo que no es óbice para que varios latinistas, en particular, hayan orientado sus trabajos hacia los resultados románicos de las expresiones que tratan. Cuando los latinistas se acercan a las lenguas románicas tienen la sensación de que el latín se vuelve vivo y, a la inversa, cuando los romanistas se aproximan al latín encuentran en él unas referencias ineludibles en la perspectiva histórica. El latín será una lengua muerta; pero siempre, aún sin pensar en grandes renacimientos, seguirá redivivo. Y latín redivivo es no solo un sinfín de frases lapidarias románicas, sino tantas y tantas unidades de cualquier nivel expresivo, que la lengua del Lacio se nos antoja una fuente histórica inagotable de lo románico.

Show Summary Details
Restricted access

Hostiar. La recuperación de un verbo de acción violenta, pero no blasfema

Extract

1

1. Introducción: el verbo latino fustigare

siquis […] latronem susceperit […] fustigetur (Cod. Theod. 9.29.2)

[Si alguien coge a un ladrón, que lo zurza a hostias]

Se tiene la idea de que el pueblo español ha sido tradicionalmente bastante blasfemo. Sin embargo, eso no deja de ser muy relativo, pues el uso y frecuencia de la blasfemia no solo varía según las capas sociales, sino regionalmente. En cualquier caso, quizá no es casualidad que durante mucho tiempo, a lo largo de la Edad Media, haya sido pueblo de tres religiones. Es posible que en situaciones de conflicto religioso los blasfemos se hayan sentido estimulados a ensuciar los referentes divinos de los otros. Ya había cierto conflicto sobre si Dios, usado por los cristianos, era un singular o no, según acusaban los judíos que se atenían al singular Dio2. Aunque abundan las expresiones blasfemas, puede ocurrir ← 285 | 286 → que algunas lo sean más por apariencia que por origen. En concreto, la familia blasfema de hostia ha resultado acrecida por la confluencia de homónimos que en principio no tienen nada de blasfemos.

Fustigare, derivado de fustis ‘bastón, palo’ —quizá por analogía con castigare3— aparece desde los primeros textos cristianos escritos en latín con el significado de ‘azotar’ o ‘castigar con un bastón’. Pertenece a la clase de verbos denominativos instrumentales que derivan de una base léxica que...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.