Show Less

Borges ante el fascismo

Series:

Annick Louis

Si la oposición de Borges al fascismo es conocida, la forma que tomó su condena no había sido estudiada hasta ahora. La apuesta estética e ideológica del Borges de los años 1930 y 1940 se diferencia de la de sus contemporáneos antifascistas por cuanto interroga la realidad a partir de una estrategia oblícua. La ensayística y la ficción borgeanas se proyectan contra una serie de paradigmas de época – la teoría del complot, el cine de Hollywood, la conversión ideológica, la noción de heroísmo, etc., sin tematizar explícitamente los acontecimientos socio-políticos. Así, asistimos a una dispersión sistématica de referencias, desvinculadas de su contexto, que retoman una serie de cuestiones de época, presentes en diferentes formas de arte y de discurso. Concibiendo la relación entre la realidad y la literatura en términos de competencia, Borges explora en Ficciones y El Aleph las posibilidades de un relato anti-pedagógico, en el que sus primeros lectores no pudieron reconocer el mundo contemporáneo. La estética oblícua de Borges propone una concepción renovadora de la relación entre literatura, relato e historia.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Demasiado tarde para perder(de la solidez de la ficción)

Extract

Demasiado tarde para perder (de la solidez de la ficción) Desde su primera frase, “Mi nombre es Otto Dietrich zur Linde.”1, el cuento “Deutsches Requiem” marca la imposiblidad de identificar al narrador con el sujeto Borges. En la segunda frase, el primer narrador es introducido bajo el nombre de “Editor”, mediante una nota al pie de página. Contrariamente al de “El jardín de senderos que se bifurcan”, el primer narrador de “Deutsches Requiem” no presenta el relato de Otto, pero los textos comparten la puesta en escena de las confesiones de narradores­personajes que han sido juzgados y condenados a muerte, Yu Tsun por espionaje y por el asesinato de Stephen Albert y Otto por sus crímenes como responsable del campo de Tarnowitz2. Yu Tsun y Otto son culpables ante la ley y sus discursos se presentan, en un primer momento, como un intento de explicación de sus actos. En el caso de Yu Tsun, el primer narrador afirma que se trata de un manuscrito, en el de Otto, una serie de elementos inducen a creerlo. En efecto, Otto, que se negó a defenderse durante su juicio bajo el pretexto de que ello “hubiera entorpecido el dictamen y hubiera parecido una cobardía” (84), pone en escena un relato de su propia biografía durante la noche que precede a su ejecución. Sus memorias aparecen como un texto escrito, en parte, porque están enmarcadas por tres elementos, el título, el ep...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.