Show Less

Borges ante el fascismo

Series:

Annick Louis

Si la oposición de Borges al fascismo es conocida, la forma que tomó su condena no había sido estudiada hasta ahora. La apuesta estética e ideológica del Borges de los años 1930 y 1940 se diferencia de la de sus contemporáneos antifascistas por cuanto interroga la realidad a partir de una estrategia oblícua. La ensayística y la ficción borgeanas se proyectan contra una serie de paradigmas de época – la teoría del complot, el cine de Hollywood, la conversión ideológica, la noción de heroísmo, etc., sin tematizar explícitamente los acontecimientos socio-políticos. Así, asistimos a una dispersión sistématica de referencias, desvinculadas de su contexto, que retoman una serie de cuestiones de época, presentes en diferentes formas de arte y de discurso. Concibiendo la relación entre la realidad y la literatura en términos de competencia, Borges explora en Ficciones y El Aleph las posibilidades de un relato anti-pedagógico, en el que sus primeros lectores no pudieron reconocer el mundo contemporáneo. La estética oblícua de Borges propone una concepción renovadora de la relación entre literatura, relato e historia.

Prices

Show Summary Details
Restricted access

Borges: después del uso

Extract

Historizar una obra implica postular una concepción del contexto. En el caso de Borges, la dificultad principal provenía de la omnipresente interpretación según la cual los relatos contenidos en Ficciones y El Aleph serían extranjeros a su propio medio de producción y a su tiempo y Borges encarnaría al escritor desarraigado de su contexto. El proceso de reedición de su obra y su transformación en un “monumento nacional consagrado” en los años 1990, empezaron a modificar esa imagen en la Argentina y en los países hispanoparlantes. Sin embargo, la reedición de los textos resulta insuficiente: para comprender cómo se construyó y se difundió esta interpretación y qué tipo de relaciones mantenía la obra con su contexto de producción, era necesario volver a las circunstancias históricas que la produjeron. Y, sobre todo, se imponía revisitar los medios (diarios y revistas esencialmente) en que se publicaron los textos por primera vez. Por lo tanto, la historización de la obra de Borges y la de su recepción son indisociables. El contexto de una obra no se encuentra en los libros de historia, si bien, por supuesto, éstos resultan imprescindibles para comprenderlo. El contexto está en los medios de publicación y otros documentos. Aquello que rodea el texto –el contexto de edición, el de publicación, el literario, político y social, etc.– no es una mera circunstancia de la que el...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.