Show Less
Restricted access

Modernismo, noventayochismo y novela: España y Europa

Ensayo de literatura comparada

Series:

C. Alexander Longhurst

Dentro de la literatura comparada, la nueva novela cultivada por los llamados «noventayochistas» en España ha sido prácticamente excluida del canon del modernismo europeo, pues los intereses de esos escritores españoles se consideraban muy distintos a los de los escritores europeos. Este ensayo muestra lo cuestionable de tal perspectiva, y apuesta por la inserción de los principales novelistas españoles de la época modernista (aproximadamente 1890–1940) en la lista de honor del modernismo narrativo. Tras explicar el contexto filosófico, cultural, y literario, el autor estudia de forma sucinta y accesible una veintena de obras españolas de diez autores distintos y las compara con otras tantas de reconocidos novelistas que escribieron en alemcompara con otras tantas de reconocidos novelistas que escribieron en alemán, francés, inglés, e italiano. El cuadro se completa con la mención de muchas otras obras relevantes, todo ello ordenado bajo distintos epígrafes como la razón, la personalidad, el tiempo, la sensibilidad y la lengua. El estudio comparado es esencial a la hora de establecer si junto a la indudable diversidad individual de todos estos escritores se halla también una fuente universal de intereses y acercamientos que establezcan los contornos de una comunidad literaria transnacional.
Show Summary Details
Restricted access

Capítulo I: El cambio de signo en el pensamiento europeo a comienzos del siglo XX

Extract

← xviii | 1 → CAPÍTULO I

Nuevas formas de pensar

En términos generales podemos decir que las obras literarias están integradas en la cultura de su tiempo y lugar, es decir, están gobernadas por las creencias y actitudes de su época o por el deseo de cuestionarlas. Los importantes cambios que se operan en la literatura europea (incluida la española) durante los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, y las innovaciones de forma y estilo que caracterizan a la literatura inmediatamente posterior a la primera guerra mundial, forman parte de un esquema más amplio que se refleja igualmente en otras artes y en las ciencias físicas y humanas.

El pensamiento del siglo XIX estuvo dominado por el positivismo. Las verdades científicas (y aquí las ciencias humanas intentaron emular a las naturales) podían establecerse mediante la observación, la acumulación de datos, y la consiguiente formulación de leyes que explicasen cómo funcionaba el mundo circundante. El más claro antecesor de esta forma de pensar fue el matemático británico Isaac Newton (1643–1727), y en el siglo XVIII se hicieron importantes avances científicos siguiendo la ciencia mecánica inaugurada por Newton. En el siglo XIX, esta forma de pensar sobre nuestro entorno se extendió a las ciencias humanas. Entre los nombres más notables que aplicaron la ciencia mecánica o positiva a otras disciplinas destacan Charles Darwin...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.