Show Less
Restricted access

Modernismo, noventayochismo y novela: España y Europa

Ensayo de literatura comparada

Series:

C. Alexander Longhurst

Dentro de la literatura comparada, la nueva novela cultivada por los llamados «noventayochistas» en España ha sido prácticamente excluida del canon del modernismo europeo, pues los intereses de esos escritores españoles se consideraban muy distintos a los de los escritores europeos. Este ensayo muestra lo cuestionable de tal perspectiva, y apuesta por la inserción de los principales novelistas españoles de la época modernista (aproximadamente 1890–1940) en la lista de honor del modernismo narrativo. Tras explicar el contexto filosófico, cultural, y literario, el autor estudia de forma sucinta y accesible una veintena de obras españolas de diez autores distintos y las compara con otras tantas de reconocidos novelistas que escribieron en alemcompara con otras tantas de reconocidos novelistas que escribieron en alemán, francés, inglés, e italiano. El cuadro se completa con la mención de muchas otras obras relevantes, todo ello ordenado bajo distintos epígrafes como la razón, la personalidad, el tiempo, la sensibilidad y la lengua. El estudio comparado es esencial a la hora de establecer si junto a la indudable diversidad individual de todos estos escritores se halla también una fuente universal de intereses y acercamientos que establezcan los contornos de una comunidad literaria transnacional.
Show Summary Details
Restricted access

Capítulo IX: El mundo de la sensibilidad

Extract

← 144 | 145 → CAPÍTULO IX

Un manifiesto de Virginia Woolf

Como ya vimos en el capítulo 4, muchos de los escritores modernistas pensaban que el realismo había falseado la condición humana por haber enfocado la experiencia desde una perspectiva excesivamente racionalista. La razón no era más que una herramienta para solventar problemas, pero la vida humana no estaba regida por el intelecto, sino más bien por la sensibilidad o los sentimientos. Lo que verdaderamente mueve al ser humano es un complejo entramado de emociones, y por debajo de este entramado hay un bullir inconsciente que difícilmente vislumbramos. Para el modernista, los humanos somos conscientes de vivir sin apenas comprender lo que es la vida. En un pasaje que se ha hecho famoso, Virginia Woolf, protestando contra lo que ella llamaba el materialismo de los realistas contemporáneos, escribía en su ensayo Modern Fiction de 1919:

Aun reconociendo la vaguedad que afecta a toda la crítica de la novela, nos atrevemos a aventurar la opinión de que en nuestra época la forma novelesca dominante más a menudo pierde que alcanza lo que buscamos. Llamémoslo vida o espíritu, verdad o realidad, esto, lo esencial, se nos ha escapado y se niega ya a aparecer vestido de la ropa mal diseñada que proveemos. Sin embargo seguimos empeñados tozudamente en escribir los treinta y tantos capítulos según un diseño que...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.