Show Less
Open access

En torno a ‘haber’

Construcciones, usos y variación desde el latín hasta la actualidad

Series:

Edited By Carlota de Benito Moreno and Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta

Este volumen constituye la primera monografía que aborda el haz entero de construcciones en las que, a lo largo de la historia, ha participado el auxiliar más conocido del español, HABERE > haber. Catorce especialistas de universidades europeas y americanas trazan, desde muy diversas ópticas teóricas (lingüística de área, gramática formal, gramática de construcciones, sociolingüística, dialectología o gramaticalización), una perspectiva de conjunto, exhaustiva en los detalles y novedosa en sus hipótesis, sobre los distintos caminos que históricamente ha emprendido el verbo ‘haber’ y hoy caracterizan su comportamiento en español (y otras lenguas románicas aquí abordadas: catalán, francés, portugués...), adentrándose igualmente en aspectos generales de la variación y el cambio morfosintácticos.

Show Summary Details
Open access

La relevancia del contacto de lenguas como factor condicionante en un proceso de cambio lingüístico en español: la perífrasis haber de + infinitivo

| 79 →

José Luis Blas Arroyo

Universitat Jaume I de Castelló

La relevancia del contacto de lenguas como factor condicionante en un proceso de cambio lingüístico en español: la perífrasis haber de + infinitivo1

1. Introducción

En diversos trabajos anteriores, hemos comprobado cómo la vieja alternancia entre las perífrasis haber de y tener que + infinitivo, ejemplificada en (1) al (4), ha venido actuando en la esfera de la modalidad durante siglos, en un proceso de cambio lingüístico que, tras el de dominio claro de la primera durante buena parte de la historia del español, ha terminado decantándose nítidamente a favor de la segunda (Blas Arroyo et al. 2013; Blas Arroyo / Vellón 2014, Blas Arroyo / Vellón 2015, Blas Arroyo / Porcar 2014):

(1) … el portador de esta le dirá a usted lo que hay en el particular, y ese le dará el norte ande para ese caballero, y le enterará de todo lo que ha de hazer, y así enteniéndolos yo acá sabré lo que e de hazer (año 1817; La emigración en tinta y papel).2

(2) A Blas no tienes que acerle ninguna rropa porque aquí de nada sirbe (año 1816; La emigración en tinta y papel).

(3) Y yo al oír estas oraciones encima de lo mío me hacía llorar […] llorar porque seré incapaz de pagar las obligaciones devidas á mis queridos papás, pero he de ir haciendo medios poco a poco para siquiera no darles disgustos… (1950; Cartas desde América). ← 79 | 80 →

(4) Ahora se me quiere enviar a Valencia para dedicarme a lo mismo, pero mi renuncia de lo de aquí tendría que hacerla allí de no plantearse la propaganda como es debido, por lo que para ir a Valencia exijo condiciones mínimas de eficacia (1946; Dramas de refugiados).

A partir de un corpus integrado por textos de inmediatez comunicativa, hemos visto, en efecto, cómo, a mediados del XX, los usos de haber de habían experimentado ya una disminución muy considerable con respecto a los de centurias anteriores. Este declive es particularmente acusado con respecto al español clásico, pero incluso también en relación al siglo XIX, cuando la perífrasis conserva todavía una vitalidad considerable. Por lo demás, esta pérdida de protagonismo de la perífrasis dominante desde el periodo medieval se produce en prácticamente todos los contextos lingüísticos, con el resultado de que su competidora, tener que —y en menor medida, deber (de)—, se convierte en prioritaria en casi todos ellos. Ahora bien, pese al ocaso de haber de, un análisis exhaustivo del contexto variable nos ha permitido comprobar la existencia de algunos puntos en la gramática que todavía le son favorables; y lo que es más interesante aún: el hecho de que, con alguna excepción, tales puntos estructurales resultan prácticamente idénticos a los que operaron en el pasado. De este modo, factores como el tiempo y modo verbales, el modo de acción del verbo principal o los morfemas de persona y número condicionan todavía la selección de la perífrasis en el mismo sentido en que lo hicieron antaño. Al mismo tiempo, en el eje estilístico hemos comprobado cómo la distinción entre diferentes tipos de cartas (íntimas/distantes) y textos autobiográficos (memorias, diarios…) ejerce en ambos periodos una influencia determinante. Estos resultados anticipan el arrinconamiento de haber de en la lengua actual hacia los contextos más formales de la lengua escrita, del que se ha hecho eco la bibliografía en repetidas ocasiones (Seco 1986; Gómez Torrego 1988, 1999; Hernández García 1998, Fernández de Castro 1999; Sinner 2003; Martínez Díaz 2002, 2003, 2008; García Fernández 2006, 2012; Hernández Díaz 2006, López Izquierdo 2008).

Aunque más ocasionalmente, en esa misma bibliografía encontramos también la referencia a destacados contrastes en la realización de la perífrasis desde el punto de vista diatópico. A este respecto, por ejemplo, se ha llamado la atención acerca de la potencial influencia del contacto de lenguas en esta área de las perífrasis de infinitivo en regiones como Cataluña o Galicia, en las que el español convive desde hace siglos con otra lengua romance, cuyos paradigmas muestran algunas diferencias significativas con los del español (Álvarez Cáccamo 1983, Wesch 1997, Álvarez et al. 1998, Rojo 1974, 2004, Martínez Díaz 2003, 2008, Blas Arroyo 2004, Sinner 2003, 2004, Sinner / Wesch 2008, Hernández García 1998). Pese a ello, los ← 80 | 81 → datos acerca de esta posible influencia son, en general, escasos y fragmentarios, cuando no meramente impresionistas; pero, sobre todo, no atienden a una revisión exhaustiva del contexto variable, en la que todos los factores potencialmente implicados se consideran al mismo tiempo y no de manera fragmentaria, como resulta habitual.

Los objetivos de esta investigación se cifran, justamente, en el análisis sistemático de ese contexto variable, con la finalidad de dilucidar cuál pueda ser el alcance preciso de ese contacto de lenguas secular en la realización de las perífrasis de infinitivo. Mediante el concurso de un corpus de inmediatez comunicativa, en el que disponemos de muestras representativas de varias áreas dialectales del español peninsular, en estas páginas nos proponemos dar respuesta a los siguientes interrogantes: ¿existen diferencias en la realización de las perífrasis, y en particular de la variante en retroceso haber de, entre unas regiones y otras en los dos últimos siglos? Y en caso afirmativo: ¿cuál es la entidad de tales diferencias? ¿Se traducen en meras diferencia de grado, o, por el contrario, esconden en su seno divergencias de más calado?

Antes de dar respuesta a estas preguntas mediante el correspondiente análisis empírico, basado en los métodos del variacionismo comparatista (apartado 4), en el siguiente apartado (§ 2) repasamos los principales puntos de contacto y conflicto estructural de las perífrasis en las diferentes lenguas implicadas.3 Más adelante, en el apartado 3 resumimos los detalles metodológicos de la investigación más destacados, para concluir con algunas reflexiones acerca del papel real de la convergencia lingüística en este fenómeno de variación (apartado 5).

2. Las perífrasis de infinitivo en las lenguas romances peninsulares: puntos de contacto y de conflicto estructural en diversas situaciones de contacto de lenguas

El origen de las perífrasis modales de obligación arranca de las correspondientes construcciones latinas con los verbos debeo y habeo, a las que más tarde se sumaron otras con el verbo teneo, dados los vínculos semánticos y funcionales con habeo. Las perífrasis con habere no precisaban de nexo de unión entre sus elementos en latín clásico, pero tanto en el periodo tardío de esta lengua como más tarde en protorromance, aparecieron ya algunas preposiciones, a fin de matizar su sentido modal y diferenciarlo, así, de la mera temporalidad futura, que ← 81 | 82 → se estaba gestando a partir de la gramaticalización de la antigua perífrasis (Gili Gaya 1970: 112).

Según Yllera (1980: 100–101), las perífrasis con haber tenían un valor modal amplio en los orígenes del castellano e indicaban tanto la necesidad como la obligación en sentido general, así como diversos matices más precisos (obligación moral, necesidad atenuada, obligación basada en ley o costumbre, etc.), en alguno de los cuales llegó a alternar con deber. Por su parte, Lapesa (2000: 882) se hace eco también de estos matices obligativos, a los que añade otros, con un valor básicamente prospectivo (no modal), así como otros más esporádicos, de naturaleza pleonástica, donde ni la obligación ni la futuridad parecían tener un papel determinante (Cuemo lo mando mio Cid, assi lo an todos ha far = ‘lo hacen’). Con todo, al final de la época medieval, estos últimos habrían desaparecido ya, quedando la perífrasis durante siglos como expresión dominante para la enunciación de contenidos obligativos y, en menor medida también, futuros.

Por otro lado, la irrupción de tener como verbo auxiliar en distribuciones análogas a las de haber se ha relacionado con el proceso de gramaticalización y neutralización semántica de ambos verbos en la esfera de la posesión, que habría tenido lugar a partir de la Edad Media. A este respecto, Hernández Díaz (2006) advierte que fueron múltiples los factores (semánticos, pero también sintácticos y pragmáticos) que determinaron el cambio lingüístico entre los siglos XII al XVI. Sin duda, contribuyó a este desgaste de haber su generalización como auxiliar en la formación de tiempos compuestos y su extensión como verbo existencial e impersonal. A este respecto, ya Seifert (1930: 237) subrayaba las dificultades de un debilitado haber para mantener sus usos cuando otro verbo, tener, con una semántica afín, apuntaba hacia una posición más sólida e intensa. Sea como fuere, lo cierto es que, como también sucediera en otras lenguas romances (dialectos suditálicos, portugués, gallego, astur-leonés, incluso, aunque más esporádicamente, en catalán; vid más abajo), a partir de la Baja Edad Media terminaron consolidándose en castellano las perífrasis obligativas con el auxiliar tener, así como, en menor medida, otros usos modales y temporales (en este último caso, principalmente con la variante tener de, vid. Blas Arroyo / González 2014).

Se ha observado que el de tener que es un caso singular entre las perífrasis personales de infinitivo, por cuanto se trata de la única construcción en la que el nexo no es prepositivo (Pountain 2001). Por lo demás, Olbertz (1998: 250) recuerda que en torno a esta combinación se configuran dos tipos de estructuras sintácticas, como las de (5) y (6),4 si bien tan solo en la segunda puede hablarse ← 82 | 83 → propiamente de verdadera perífrasis, aunque en el origen de esta haya podido tener un papel destacado la primera (Gutiérrez 1980, Gómez Torrego 1988, Olbertz 1998, Pountain 2001, Sinner 2003):

(5) Pues tengo que haceros esta advertencia: ya que tenéis tanto tiempo libre, ¿por qué no lo empleáis leyendo, escribiendo y haciendo cuentas? (1939, Francia no nos llamó)

(6) Pues tengo esta advertencia que haceros

Dos de las lenguas romances que comparten perífrasis modales de infinitivo con el castellano son el gallego y el astur-leonés. A propósito de la primera, Rojo (1974) señala que las construcciones con haber (posibles con las preposiciones de y a, aunque esta última de manera más aislada) tienen como valor fundamental la expresión de la futuridad, especialmente en presente e imperfecto de indicativo, formas en las que esta expresión perifrástica llega a superar incluso a otras variantes prospectivas, como el futuro morfológico (en el mismo sentido, vid. Kabatek 1996, Álvarez Cáccamo 1983, Álvarez et al. 1998). Con todo, y como señala Sinner (2003: 2001), en ocasiones resulta difícil distinguir el matiz temporal futuro de la mera obligatoriedad, ya que se trata de nociones a menudo ligadas. De hecho, para Álvarez et al. (1998: 406) “pódese dicir que nuns casos prima a temporalidade, e noutros a obrigatoriedade”. Asimismo, estos autores dan cuenta de la existencia de matices epistémicos con la perífrasis, que también apreciamos en castellano: “Ese rapaz ha de andar polos quince anos”. Pese a ello, en un estudio sobre actitudes lingüísticas, Kabatek (1996: 136) ha visto cómo los gallegohablantes dominantes mostraban un mayor rechazo a los valores modales, no temporales, que los hablantes más influidos por el castellano. Esta huella temporal del haber de gallego se deja sentir, al decir de algunos observadores, en el español hablado en esa comunidad, si bien los datos disponibles, más allá de algunas intuiciones más o menos fundadas, resultan, por lo general, fragmentarias y poco representativas (Iglesias 1969, Rojo 1974: 83, García 1976, Seco 1986: 214; Rojo 2004: 1095). Por su parte, tras el análisis de diversas entrevistas realizadas en Santiago de Compostela, Sinner (2003) señala que el valor futuro en esa muestra gallega es poco representativo, pese a lo cual llega a aparecer en alguna ocasión, a diferencia de los grupos de control (madrileños y catalanes), en los que nunca lo hace.

Frente a estas, las perífrasis con tener del gallego caen de lleno en la esfera de la modalidad deóntica (Rojo 1974: 70), mostrándose en este sentido mucho más próximas a las correspondientes castellanas.

La distribución semántica de estas perífrasis es similar en otra lengua romance noroccidental como el astur-leonés. Así, la Academia de la Llingua Asturiana (2001) nos recuerda la alternancia optativa de las perífrasis con haber con las ← 83 | 84 → preposiciones a y de para la expresión, bien de la futuridad, bien de la obligación, incluso con usos específicos cercanos a los del gallego (Kabatek 1996: 136), como el futuro de inminencia (“en tal peligru me vi qu’hubi morrer”). Y de las combinaciones con tener (también con los enlaces alternantes de y que, como en gallego) se destaca su empleo obligativo, en el que tampoco falta “un claru matiz de futuro”.

Distinto es, sin embargo, el panorama que ofrece el catalán. Aunque en el periodo medieval no faltan en esta lengua algunos ejemplos de tenir de + infinitivo, que alternan en la esfera de la modalidad con los más habituales de haver de y haver a, estos desaparecerán pronto, de manera que los usos mucho más recientes de tenir que + infinitivo han sido denunciados por la normativa, que los considera como un flagrante castellanismo sintáctico. Así, Badia i Margarit (1985: 391) recordaba que, entre otras interferencias, en esta área de la modalidad “…son frecuentes otros castellanismos en construcción obligativa: se traduce el castellano ‘tengo que decir’ por tinc que dir [n.a.], en vez de haug (o he) de dir, o cal que jo digui” (en el mismo sentido, vid. Marvà 1983; Payrató 1985).

Esta ausencia de tener que en el paradigma perifrástico del catalán se ha intuido como responsable de la hiperrepresentación de haber de en el castellano de Cataluña y demás regiones del ámbito lingüístico catalán con respecto a otras áreas peninsulares (Wesch 1997, Hernández García 1998, Sinner 2003, 2004, Blas Arroyo 2004, Martínez Díaz 2003, 2008, Sinner / Wesch 2008). Sin embargo, los resultados empíricos de esta presencia están lejos de ser unánimes y varían entre unos estudios y otros. De este modo, por ejemplo, Sinner (2003) advierte que en el paso de la lengua escrita a un corpus de entrevistas orales los promedios de uso de haber de se desploman desde un elevado 43,3 % a un mucho más raquítico 4 %. Por su parte, Martínez Díaz (2008) eleva estas frecuencias hasta un 17 % (n= 9) en el Corpus del español conversacional de Barcelona y su área metropolitana, si bien estas contrastan también con las mucho más elevadas de tener que (83 %; n= 43). Sin embargo, otros autores como Wesch (1994: 173–174) y Hernández (1998: 578) incrementan estas cifras en otros corpus orales. Por lo demás, el uso de haber de en Cataluña podría tener en la actualidad un nada desdeñable componente identitario, o, cuando menos, ser el corolario de algunos desenlaces destacados de política lingüística en los últimos años, como nos recuerda Martínez Díaz (2003: 690) en esta cita: “la frecuencia de uso de la perífrasis ‘haber de + infinitivo’ en el español de Cataluña no actúa del mismo modo en todos los informantes. El conocimiento de la variedad normativizada de la lengua catalana interfiere en la subvariedad del español pero, fundamentalmente, en aquellos hablantes que han sido escolarizados en lengua catalana o bien que han aprendido el catalán en la escuela” (para otros fenómenos del mismo tenor en estas regiones peninsulares, véanse Vann 2002, Blas Arroyo 2008). ← 84 | 85 →

En resumen, de lo visto en los párrafos anteriores se colige que las diferentes lenguas romances peninsulares presentan diversos puntos de contacto, pero también de conflicto estructural en el paradigma de las perífrasis modales de infinitivo, que podrían justificar diferencias en el uso que se hace de estas en el español de diversas áreas dialectales. Así, mientras que todas las lenguas presentan perífrasis de infinitivo con el verbo haber, no sucede lo mismo con tener, ausente en la gramática del catalán, salvo en empleos que obedecen a un claro calco sintáctico del castellano. Además, los usos de haber en las lenguas noroccidentales, como el gallego y el astur-leonés, presentan, ciertamente, valores obligativos, pero estos resultan mucho menos representativos que los de naturaleza prospectiva, por lo demás, compartidos también por el español y el catalán, aunque en menor medida.

¿En qué grado pueden condicionar estas diferencias estructurales los empleos de las perífrasis haber de y tener que + infinitivo en las diferentes áreas dialectales del español? ¿Cómo han evolucionado estos factores a lo largo de los dos últimos siglos? Para dar respuesta a estos interrogantes llevamos a cabo una investigación que se enmarca en los principios y métodos de la sociolingüística histórica (Conde Silvestre 2007, Nevalainen / Raumolin-Brunberg 2003, 2012) y, más concretamente, en aquella que atiende al estudio de los fenómenos de variación desde una perspectiva variacionista y comparatista (Tagliamonte 2012, Poplack et al. 2012).

3. Corpus y metodología

Como parte de un proyecto de investigación para el estudio diacrónico de las perífrasis modales de infinitivo desde el español clásico hasta la actualidad, (véase nota 1), para el presente estudio hemos compilado un corpus compuesto por textos próximos al polo de la inmediatez comunicativa (Oesterreicher 2004), escritos por individuos de diferente extracción social y dialectal. Con todo, para facilitar una mayor congruencia de los datos, limitamos el análisis a textos redactados por españoles o por individuos nacidos fuera de España, pero que pasaron la mayor parte de su vida en este país. Asimismo, entre los textos se distinguen diferentes registros, que van desde los asuntos más íntimos o familiares en un extremo, a otros de naturaleza decididamente menos privada, pasando por diversos grados intermedios (para más detalles, vid. apartado 4.9).

La naturaleza privada de esta clase de textos ha demostrado ser una fuente especialmente atractiva para el estudio de la lengua común en épocas pretéritas de la lengua, de las que no conservamos testimonios orales (Oesterreicher 2004, Elspass 2012). Para el siglo XX, dicho corpus consta de 2045 textos diferentes, integrados en su mayoría por cartas privadas, aunque también disponemos de ← 85 | 86 → diversos textos autobiográficos (libros de cuentas, memorias, diarios, etc.). El conjunto, que da voz a 332 locutores diferentes, se cifra en 695.090 palabras. Por su parte, los datos del XIX se basan en los materiales proporcionados por 1389 textos del mismo tenor, escritos por 252 autores, lo que supone un corpus total de 490.014 palabras.

Mediante un programa de concordancias (Wordsmith v. 6), se seleccionaron todas las ocurrencias de las dos variantes en el corpus, y se codificaron a continuación de acuerdo con más de una veintena factores de naturaleza lingüística, estilística y social, de cuyos detalles hemos dado cuenta en otro lugar (Blas Arroyo / Vellón 2015). Por razones de espacio, en el apartado siguiente nos ocuparemos tan solo de aquellos factores seleccionados como significativos por el programa de regresión logística Goldvarb X, habitual en los estudios de variación lingüística.5 Como es sabido, mediante este programa estadístico se pueden calcular no solo las diferencias frecuenciales entre las diferentes variantes y sus contextos, sino también, y lo que es más importante, el grado de significación y la dirección explicativa de los factores en liza, cuando todos son considerados al mismo tiempo (Tagliamonte 2012). Para el análisis, tomamos como referencia la variante haber de (application value en la terminología variacionista), lo que no impide que, en ocasiones, desviemos también la atención hacia variante alternativa (tener que), en clara expansión durante el proceso de cambio lingüístico descrito en estas páginas.

4. Resultados y análisis

4.1 Datos generales

El número total de perífrasis asciende a 1326, aunque muy irregularmente distribuidas, ya que un 78 % (n= 1044) corresponde a las seis primeras décadas del siglo XX, mientras que solo el 22 % restante se han extraído del XIX (n= 282). El hecho de que el corpus de esta última centuria tenga una extensión significativamente menor ← 86 | 87 → (en torno a 200.000 palabras, como vimos) no justifica por sí solo un desfase para el que, sin embargo, no hemos encontrado una explicación plausible.

De estas perífrasis, 342 (29,2 %) corresponden a haber de, frente a 831 (70,8 %) de tener que.6 Sin embargo, esta distribución varía también notablemente en el eje diacrónico, como se aprecia en el gráfico 1, donde se da cuenta de los usos de la primera en cuatro periodos diferentes de ese continuum temporal: siglo XIX: 1ª y 2ª mitad; siglo XX: 1º tercio, 2º tercio.

Gráfico 1: Frecuencias de uso de haber de + infinitivo en cuatro periodos diferentes (%)

illustration

Aunque en menor grado, las diferencias frecuenciales se aprecian también en el plano diatópico, un hecho que podemos evaluar a partir de la procedencia dialectal diversa de los textos incluidos en el corpus. Para nuestros actuales intereses, el corpus quedó dividido en los siguientes grupos:

a) textos escritos por individuos procedentes de comunidades monolingües españolas, en las que el castellano representa la única lengua de uso cotidiano, y

b) textos procedentes de regiones bilingües, donde el español coexiste desde hace siglos con otra lengua, lo que condiciona no pocos usos lingüísticos como característicamente interferenciales (Blas Arroyo 2004, 2008; Rojo 2004, Sinner 2004). Con todo, dentro de estas últimas áreas hemos aislado dos de forma independiente, con el fin de analizar más cabalmente la potencial influencia del contacto de lenguas en el fenómeno de variación que nos ocupa. A este respecto, distinguimos entre: ← 87 | 88 →

b.1) variedades del ámbito lingüístico catalán (las actuales comunidades autónomas de Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares, si bien en el corpus no contamos con testimonios de esta última), cuya lengua autóctona comparte usos modales de haber de con el castellano, pero carece de una segunda perífrasis alternante (tener que), como no sea como el fruto de un castellanismo sintáctico reciente (tenir que), censurado por la gramática normativa;

b.2) regiones bilingües noroccidentales, en concreto Galicia y Asturias, cuyas lenguas, también de origen romance, disponen en su repertorio verbal de ambas formas perifrásticas, aunque con ciertos valores semánticos idiosincrásicos no siempre coincidentes con los del castellano (vid. apartado 2).

Los resultados iniciales del análisis acerca de esta distribución dialectal muestran que:

a) conforme a lo esperable, las regiones del ámbito lingüístico catalán exhiben un mayor uso de la perífrasis común a ambas lenguas, haber de (n= 158; 41 %), que las monolingües (n= 101; 30 %). Dado que en los hábitos expresivos de los catalanohablantes existe tan solo una perífrasis en este dominio gramatical, parece lógico que cuando se expresan en la otra lengua de la comunidad acudan a esa construcción verbal en mayor medida que los hablantes de las regiones monolingües.

b) ahora bien, lo anterior no se cumple en las demás zonas bilingües. De hecho, ocurre exactamente lo contrario, situándose las comarcas gallegas y asturianas como las regiones donde haber de cosecha menos empleos en términos absolutos (18 %; n= 83).

c) al igual que en los datos generales reseñados más arriba, se aprecian también aquí grandes diferencias en el eje temporal. Así, mientras que en el siglo XIX el comportamiento general de los tres grupos dialectales es prácticamente idéntico (en torno al 60 %), las diferencias se ensanchan conforme avanza el XX, cuando haber de pierde cada vez más protagonismo a favor de tener que. ← 88 | 89 →

Gráfico 2: Frecuencias de uso de haber de + infinitivo por periodos y región (%)

illustration

(NB. No hay datos disponibles para el grupo catalán en la 1ª mitad del siglo XIX, ni para el gallego-asturiano en el segundo tercio del XX)

Como puede advertirse en el gráfico 2, esa pérdida de protagonismo es especialmente intensa en el grupo monolingüe, donde la selección de la variante desciende bruscamente desde frecuencias superiores al 60 % en el siglo XIX a poco más del 8 % a mediados de la centuria siguiente. Con todo, este descenso resulta no menos significativo en las áreas bilingües noroccidentales, cuyo perfil distribucional se aleja así completamente de la evolución, mucho más moderada, que experimentan las comarcas del ámbito lingüístico catalán.

4.2 Usos temporales de la perífrasis

Una hipótesis inicial para explicar el comportamiento poco esperable del grupo bilingüe gallego-asturiano nos lleva a considerar la potencial influencia de algunos usos futuros. Y es que, junto a los contenidos modales, en el corpus encontramos otros en los que las perífrasis ya carecen por completo de significados modales; estos se encuentran tan diluidos que resulta difícil distinguirlos claramente de unos valores prospectivos mucho más nítidos. Cierto es que en la propia significación modal se halla implícito muchas veces un sentido temporal, dado que la mayoría de estas perífrasis posee un valor aspectual ingresivo o incoativo que, por su propia naturaleza, se dirige hacia la futuridad. Sin embargo, en ocasiones, como las ejemplificadas a continuación, el hablante aparca lo estrictamente modal, y en sus enunciados no parece pretender otra cosa que la mera formulación de hechos que sitúa en un futuro más o menos alejado del momento de la enunciación:

(7) … y esperando ocasión oportuna para pagarle esta deuda de gratitud. Vamos, que se ha de alegrar con la nueva que va a oír (1866; Cartas de San Enrique de Ossó)

(8) Tú, María, no te muevas de ahí mientras no vaya yo; si no, no he de ir a verte aunque estés en Pamplona (1936; Once cartas de mi padre desde el frente) ← 89 | 90 →

Conviene recordar en este punto que en castellano antiguo y clásico estos valores futuros tuvieron una relativa importancia. Así, según algunos recuentos basados en textos literarios de diversas épocas, la perífrasis haber de + infinitivo pasó de ser empleada con valor de futuro en un 17 % en los Entremeses cervantinos y un 18 % en las comedias de Lope de Vega, a tan solo un 1 % en el teatro de la segunda mitad del siglo XX (Sáez Godoy 1968). Por lo demás, algunos autores han llamado la atención sobre el hecho de que tales valores perviven en mayor medida en las hablas americanas que en las europeas (Kany 1969, Steel 1982, De Bruyne 1993, Westmoreland 1997). Los significados prospectivos no modales aparecen también, aunque de forma más ocasional, en las perífrasis con tener, y más concretamente, en aquellas que se sirven de la preposición de como enlace entre el auxiliar y el verbo principal (Yllera 1980, Blas Arroyo / González 2014). Sin embargo, nuestros datos muestran que, al menos en las dos últimas centurias, existe una asociación prácticamente categórica del futuro con haber de, quedando fuera de esta esfera semántica las perífrasis con tener.

Ahora bien, como vimos más arriba (vid. apartado 2), los usos futuros de las perífrasis que utilizan el verbo haber no son privativos del español. De hecho, resultan especialmente característicos de otras lenguas romances, como el portugués europeo (no así del brasileño, donde se consideran anticuadas), así como en diversas lenguas españolas, tales como el gallego y el asturiano-leonés.

Así las cosas, de ser relevante en este punto la influencia del contacto de lenguas esperaríamos aquí una diferencia en los usos de haber de favorable a las hablas noroccidentales sobre los otros dos grupos, tanto monolingües, como —más aún— bilingües. Sin embargo, los resultados no avalan esta diferenciación dialectal, dado que el reparto de los empleos temporales se realiza de forma prácticamente categórica en los tres grupos: Monolingües (100 %; n= 33), Gallego-asturiano (97 %; n= 28), Catalán (92 %; n= 34). Donde sí se aprecian estas diferencias de manera significativa es, de nuevo, en el eje diacrónico. Así, estos valores meramente prospectivos pasan de una representación nada desdeñable en el siglo XIX (21 %) a apenas un 5 % en el XX, aunque significativamente, de nuevo, con diferencias muy pequeñas entre los tres grupos: Monolingües (Sig. XIX: 20.5 %; Sig. XX: 4.5 %), Gallego-asturiano (Sig. XIX: 23 %; Sig. XX: 5.3 %) y Catalán (Sig. XIX: 23.8 %; Sig. XX: 5.5 %).

4.3 Variación en la esfera de la modalidad

Descartado, pues, el uso dispar de la perífrasis con valor futuro (no modal) entre las diferentes regiones españolas, nos interesa analizar ahora sus diversos empleos modales, los cuales representan el 91 % de todas las ocurrencias de la variable. ← 90 | 91 → Algunos de estos usos, como los ejemplificados en (9) y (10), sirven para la expresión de contenidos epistémicos, relacionados con las nociones de probabilidad o conjetura, y neutralizables, eventualmente, con otras perífrasis modales de infinitivo, como las que emplean el auxiliar deber (Gómez Torrego 1999: 3353):

(9) … conque sale por consecuencia que mi ermana havia de tener oculto lo que menos ese caudal (1802; Muestra documental del castellano norteño)

(10) … el cartero leía las cartas y no faltaban más que tres sin haber aparecido la tuya aún, aunque no perdía la confianza de que tenía que estar allí por ser ya hoy jueves (1936; Once cartas de mi padre desde el frente)

Con todo, el nivel de representatividad de estos matices modales es bajo (5 %), tanto para haber de (n= 42) como, más aún, para tener que (n= 22), con cifras alejadas de las obtenidas por deber (de) + infinitivo, que, para las mismas fechas abordadas en el presente estudio, triplican (n= 212) las que se obtienen aquí (más detalles sobre estos usos de deber (de) en Blas Arroyo / Vellón 2014).

Más bajo es todavía el grado de representatividad de estas construcciones verbales para la expresión de matices expresivos diversos, tales como la sorpresa, la indignación, la evidencia, etc. que, mediante el concurso de las perífrasis, adquieren un particular énfasis (Gómez Torrego 1999: 3356). Es el caso, por ejemplo, de (11), donde el autor de una carta escribe a su destinatario acerca de la contradicción que supondría actuar ahora de una manera distinta a como lo hizo en el pasado. O en (12), donde el remitente de otra epístola se dirige a un sobrino para subrayar las razones de su cariño hacia él. Pese a ello, los ejemplos hallados de estos matices se reducen a 13 ocurrencias para haber de, frente a apenas 4 para tener que:

(11) Si yo me acusé de dicha falta ¿cómo he de presentar descargos? (1895; Carta de contestación de D. Emilio José Butrón)

(12) … para mÍ eres mucho más que un sobrino pero porque te ayudé a criar, te tuve muchas veces en mis brazos y entonces cómo no tengo que tenerte cariño (1958; As cartas do destino)

La escasez de empleos epistémicos y expresivos de las perífrasis contrasta con la considerable mayor proliferación de contenidos deónticos, relacionados con las nociones de obligación o necesidad, en los que se concentra el grueso de los usos perifrásticos que aquí nos interesan (85 %; n= 1115). Y es en este apartado donde, a primera vista, las diferencias entre las áreas diseñadas en el corpus se adivinan con mayor claridad: las regiones del ámbito lingüístico catalán (34 %) que duplican los porcentajes de haber de de las áreas monolingües (18 %) y hasta triplican (10 %) los índices obtenidos en los territorios bilingües noroccidentales. Ahora bien, ¿cuál es la entidad de estas diferencias? ¿Se detienen en el mero plano ← 91 | 92 → de las distancias frecuenciales o, por el contrario, encierran divergencias de mayo calado? O, dicho de otra manera, ¿es la gramática subyacente a este fenómeno de variación diferente en alguna(s) de estas áreas dialectales?

Para dar respuesta a estos interrogantes, en lo que sigue ofrecemos los resultados de tres análisis de regresión logística independientes para cada una de estas áreas. Los resultados de estos análisis, en los que se considera la potencial incidencia en la variación de diversos factores lingüísticos, estilísticos y sociales cuando todos se consideran al mismo tiempo, aparecen en la tabla 1.7 Como veremos, pese a las mencionadas diferencias frecuenciales, existe un notable grado de congruencia entre los resultados de los tres grupos, lo que confirmaría que, salvo excepciones —también reveladoras, como veremos—, la variación y el cambio lingüístico en todos ellos se ven condicionados por factores similares.

Tabla 1: Tres análisis de regresión logística independientes para la selección de la perífrasis haber de + infinitivo en contextos modales en sendas áreas dialectales (Goldvarb X)

illustration

← 92 | 93 →

illustration

4.4 Matices modales

Como hemos señalado, los empleos más frecuentes de haber de y tener que tienen lugar en la esfera de la modalidad deóntica, cuyos matices diversos se han intentado delimitar en diversas ocasiones, en una tarea no exenta de dificultades ← 93 | 94 → y aun, en ocasiones, de una cierta circularidad argumental (Keniston 1937, Yllera 1980, Olbertz 1998, Gómez Torrego 1988, 1999, Fernández de Castro 1999, García Fernández 2006, 2012, López Izquierdo 2008, Martínez Díaz 2008). Por nuestra parte, en un intento por huir en la medida de lo posible de un exceso de subjetivismo, hemos situado los contenidos deónticos en diferentes puntos de un eje imaginario en el que se combinan dos parámetros que encontramos de manera recurrente en esa bibliografía; a saber:

a) el grado de obligación/necesidad impuesta; y

b) el agente que impone dicha obligación o necesidad.

Como resultado del cruce entre ambos parámetros, nos encontramos con los siguientes valores principales:

Necesidad u obligación subjetiva (interna). Asistimos en estos casos a deberes basados en el convencimiento interior, o en la determinación o intención de alguien por motivos religiosos, éticos, filosóficos, de gratitud, respeto, o de cualquier otro tipo, etc. Se basa, pues, en las convicciones subjetivas o en el deseo de un individuo, de tal manera que la necesidad de su cumplimiento es sentida sobre todo por este último, lo que acerca estas perífrasis a las de carácter volitivo (Roca Pons 1980: 73; Yllera 1980: 114). Los de (13) y (14) son dos ejemplos representativos:

(13) …pero es necesario consolarse porque es una carrera que todos tenemos que pasar … (1817; Historias de América)

(14) Creo que la política de ahora no ha de ser de engaños ni es cuestión de forjarnos vanas ilusiones que después la realidad de los hechos ha de desvanecer (1930; Un catalanófilo de Madrid)

Obligación de agente orientado o externa. Los contenidos de obligación, necesidad ineludible o conveniencia imperativa y coactiva, son de carácter externo al agente de la acción descrita por el verbo. Se trata, pues, de enunciados directivos, entre los que distinguimos diversos matices posibles, como: a) la obligación impuesta por norma, acuerdo, convención social, código legal, etc.; b) el mandato u orden externa para obligar a realizar una acción; c) la obligación impuesta por las circunstancias externas, ajenas, en consecuencia, a la voluntad del sujeto; y d) la inevitabilidad, donde la idea proyectada hacia un futuro se tiñe de tal seguridad por parte del hablante que su realización se considera necesaria e inapelable. Los siguientes son algunos ejemplos ilustrativos de cada uno de estos valores:

(15) … para el efecto tendrás que entenderte con el comandante general de marina (1817; Historias de América)

(16) Si llegamos a tener dichos escritos, al instante se han de imprimir (1800; Epistolario José de Azara). ← 94 | 95 →

(17) …pues si te hallases aquí no te faltaría nada a la vera de tu hermano que tiene que servirse de gente extraña, pudiendo estar juntos (1821; Cartas de emigrantes escritas desde Cuba)

(18) Sofia siempre la misma con un Lujo enorme y Paboneándose por trabajar y por alla. Candido y la mujer por aquí rrecojiendo la cosecha aprovechado hasta los Botones del suelo sin pensar que han de morirse (1960; Una familia y un océano)

Necesidad o conveniencia, considerada por el hablante y, por consiguiente, con un poder coactivo menor que el expresado en los ejemplos previos. Así, frente a (17), donde el remitente se lamenta por la obligación de contratar a gente desconocida en su remoto destino, en (19) y (20) los autores expresan su convicción acerca de la conveniencia o necesidad de que ocurra cierto estado de cosas:

(19) Allí mismo escribí otro volumen que título “Cinco hombres”, impresiones sobre Pablo Iglesias, Jaime Vera, Tomás Meabe, Largo Caballero y Julián Besteiro. Son a la vez crítica de un libro de cada uno de ellos. He de completarlo con algo más de lectura (1946; Dramas de refugiados)

(20) … y si no se puede trabajar en el campo que es donde tiene que salir la riqueza del país, estamos de más, apaga y vámonos (1866; Cartas desde América)

Por último, el análisis de este factor modal se completa con un último grupo (Otros) en el que concentramos el resto de valores modales no deónticos (epistémicos y expresivos), a los que nos referíamos más arriba (vid. Apartado 4.3).

Como se observa en la tabla 1, la modalidad es seleccionada como significativa por los tres grupos dialectales. En cabeza de los contextos favorables a haber de se sitúan los matices modales no deónticos, con pesos probabilísticos muy elevados en los tres casos, lo que da cuenta de un eventual proceso de gramaticalización, por el cual, la otrora perífrasis estrella en la esfera de la modalidad deóntica, parece recluirse ahora en la expresión de contenidos expresivos y epistémicos en todas las hablas peninsulares. Del mismo modo, en las tres áreas dialectales asoma una reticencia común a la selección de esta perífrasis en los contextos de obligación externa y necesidad o conveniencia. Por el contrario, se aprecian algunas diferencias en el seno de la obligación interna, claramente desfavorable a haber de en el grupo monolingüe (.21), pero más alentadora para la perífrasis en el contexto noroccidental (.67) y, en menor medida, catalán (.53).

4.5 Modo de acción verbal

En trabajos anteriores hemos destacado la relevancia de este factor en el seno de las perífrasis modales de infinitivo en diversos momentos de la historia del español (Blas Arroyo et al. 2013, Blas Arroyo / González 2014, Blas Arroyo / Vellón 2015, Blas Arroyo / Porcar, en prensa). Esta misma relevancia se advierte ahora en la ← 95 | 96 → alternancia entre haber de y tener que durante los siglos XIX y XX, periodo en el que aparece nuevamente como significativo en los tres grupos dialectales considerados. Por lo demás, en los tres grupos, hay una coincidencia plena en torno a los verbos principales que más (des)favorecen cada variante. Así, son los verbos de lengua los contextos más favorables a la selección de la perífrasis haber de, con pesos probalísticos asombrosamente coincidentes en las tres áreas dialectales.

Como hemos subrayado en otro lugar (Blas Arroyo / Vellón 2015), es posible advertir una cierta lexicalización en esta esfera, especialmente visible en los datos correspondientes al siglo XX, hasta el punto de que muchos de los verbos principales más frecuentes que acompañan a haber de lo hacen, justamente, con tales verba dicendi. De mayor a menor frecuencia de aparición en el corpus, este es el caso de decir, saber, confesar, reconocer, expresar, escribir, agradecer y juzgar. Particularmente significativo es el caso de decir, sobre todo en empleos de naturaleza ‘fática’ (Gómez Manzano 1992: 160; Gómez Torrego, 1999: 3354) como los de (21), frecuentes en el género epistolar.

(21) Por lo que a nuestro querido y llorado José María se refiere, he de decirles que lo he tenido muy presente en la Santa Misa (Cartas de un requeté)

En el presente estudio comprobamos cómo esta lexicalización, que se ha relacionado con la pérdida de productividad de una variante en retroceso en etapas avanzadas de cambio lingüístico (Poplack / Dion 2009, Elsig 2009: 19), se distribuye de manera muy regular desde el punto de vista dialectal, como se deduce del elevado peso probabilístico que adquiere dicho factor en las tres áreas analizadas (Monolingües: .68; Catalán: .73; Noroccidental: .74). Y lo mismo cabe decir, en el extremo opuesto, de los verbos de movimiento, con mucho, los verbos que menos se combinan con el auxiliar haber (y como contrapartida, más lo hacen con tener). Por último, las zonas bilingües se alían en la asociación favorable de haber de con los verbos estativos (con .60 en ambas, aunque con diferencias frecuenciales destacadas entre ambas), dejando desmarcadas esta vez a las regiones monolingües (.35), que, por el contrario, abanderan los usos de la perífrasis con el resto de verbos dinámicos (.67).

4.6 Tiempo y modo verbales

Nos encontramos ante un nuevo factor significativo, tanto en el conjunto de la muestra, como en todas y cada una de las áreas dialectales analizadas.

Lo primero que cabe observar a propósito de este factor sintáctico es la importante desproporción muestral que ofrecen los diferentes paradigmas de la conjugación, con el presente de indicativo como forma hiperrepresentada en todos los ← 96 | 97 → grupos (con porcentajes superiores al 60 %), seguido, ya a considerable distancia, por el imperfecto de indicativo (con valores cercanos al 10 %), el futuro simple (7 %) y, más atrás todavía, por el resto de las formas verbales. Del conjunto de formas de la conjugación, tan solo un 5 % (n= 62) corresponde al modo subjuntivo, porcentaje similar al de aquellas perífrasis en las que el verbo auxiliar aparece ocupado por una forma no personal (infinitivo y gerundio; no hay ejemplos de participio). El resto son formas del indicativo.

Para facilitar el análisis de regresión hemos reducido estos paradigmas a tan solo dos, los integrados de un lado por la forma mayoritaria en el discurso, el presente de indicativo, y, de otro, por el resto de las formas verbales, mucho más ocasionales en su asociación con las perífrasis.

Los resultados del análisis multivariante vuelven a mostrar notables dosis de congruencia, revelando que nos hallamos ante uno de los factores más significativos para explicar la variación en todas las áreas dialectales. Al mismo tiempo descubrimos algunas regularidades significativas en su interior. Así, el presente de indicativo ejerce en todas las áreas una influencia positiva sobre la selección de haber de, si bien esta es especialmente destacada en el grupo catalán (.88). Del mismo modo, hay una robusta coincidencia en la influencia negativa que sobre la perífrasis ejercen los paradigmas minoritarios incluidos en la categoría de Otros, con valores mucho más bajos en todos los casos. Con todo, un análisis más exhaustivo de los tiempos de esta categoría revela un comportamiento diferenciado del grupo catalán en alguno de sus paradigmas, principalmente el futuro. Así, mientras que en los otros dos grupos dialectales las formas de este tiempo muestran un rechazo claro a la selección de haber de (Monol.: n= 1; 6 %; Noroccid.: n= 3; 12 %), lo contrario sucede en las hablas catalanas, situándose el futuro de indicativo como uno de los entornos verbales más proclives al empleo de la perífrasis en retroceso (n= 23; 55 %).

4.7 Otros factores lingüísticos

En este grupo incluimos otros factores cuya significatividad estadística ha sido avalada por el análisis de regresión en dos de los grupos dialectales, pero descartada en un tercero. Con todo, las diferencias frecuenciales en el seno de este último son del mismo tenor que las observadas en los otros dos, por lo que no es descartable que en el resultado hayan podido influir algunas insuficiencias muestrales.

Este último es, sin duda, el caso de un factor semántico como el grado de (im)personalidad semántica de la perífrasis, y en el que ponemos a prueba la hipótesis acerca de la existencia de un factor deagentivizante común en las perífrasis con haber. Así, al decir de Stengaard (2003): “… por medio de las perífrasis con ← 97 | 98 → aver, el sujeto de la acción expresada por el infinitivo o pierde su posible papel de sujeto-agente, o se refuerza el papel de sujeto-receptor o paciente implicado por la acción verbal en cuestión”. Este efecto de significado se relaciona con la propia semántica del verbo haber, que denotaría una posesión no agentiva o receptiva, en la que el sujeto no ejerce control sobre lo poseído, a diferencia, del verbo con el que contiende, tener (Seifert 1930). Desde una óptica cognitiva, Garachana (1997) explica esta oposición en términos de prototipicidad de la posesión, según la cual haber experimentó un vaciado semántico (control figurado de lo poseído) que no alcanzó a tener. Y en otro estudio (Garachana / Rosenmeyer 2011), esta misma autora concluye que la agentividad del sujeto es mayor en las construcciones con tener que que en aquellas con haber de.

Para evaluar esta idea hemos dividido la muestra en dos grupos, representados por a) las oraciones activas y b) las oraciones pasivas (analíticas y reflejas) e impersonales, respectivamente. Si en la consideración del tiempo verbal hablamos de la hiperrepresentación del presente sobre las demás formas, en este caso el desequilibrio muestral es todavía mayor, ya que las oraciones activas representan en torno al 90 % en todos los grupos. Pese a ello, los datos del análisis muestran cómo el factor resulta significativo en al menos dos de las áreas dialectales —monolingües y catalanas— y, en ambas, con una distribución idéntica. De este modo, observamos cómo son las oraciones pasivas e impersonales, aquellas en las que el agente de la acción se halla camuflado, las más favorables a haber de, con pesos probabilísticos cercanos a la unidad. Y aunque el análisis de regresión haya descartado en esta ocasión la significatividad estadística del factor en el grupo bilingüe noroccidental, este mismo perfil distribucional se aprecia en su seno, como se desprende del análisis de frecuencias (Activas: 13 %; Pasivas-impersonales: 75 %).8

Algo similar advertimos en el análisis de un nuevo factor sintáctico, como es la distinción entre el tipo de cláusula en que aparece la perífrasis, y a partir del cual diferenciamos entre contextos subordinados y no subordinados. Se ha dicho que la subordinación representa un locus estructural poco propicio para los procesos de cambio lingüístico (Tarallo 1989, Matsuda 1993), lo que nos lleva a plantear cuál pueda ser su papel aquí. Los resultados del análisis avalan en buena medida esta hipótesis, como se desprende de una distribución de frecuencias que en todos los casos siguen un mismo patrón: las cláusulas subordinadas muestran una mayor alianza con la variante en retroceso, haber de, que las no subordinadas. Y por si ← 98 | 99 → ello fuera poco, esta distribución es seleccionada como significativa por el análisis de regresión en dos de las tres áreas dialectales (catalanas y noroccidentales), y además, con valores probabilísticos y rangos prácticamente idénticos.

4.8 Factores extralingüísticos

En el eje diacrónico, confirmamos la significación estadística de las diferencias frecuenciales obtenidas en los siglos XIX y XX, a las que nos referíamos más arriba (vid. apartado 4.1). En las tres áreas dialectales, el paso de una centuria a otra se corresponde con un desplome generalizado tanto de las realizaciones de haber de como de los valores probabilísticos asociados. Con todo, el rango de este factor es mayor en las áreas monolingües (rango 53) y noroccidentales (rango 40) que en las comarcas del ámbito lingüístico catalán (rango 29), un dato que confirma de nuevo la mayor retención de la variante en esta área dialectal.

Junto al eje temporal, dentro de este apartado analizamos la incidencia de diversos factores de naturaleza estilística y social. Para la delimitación de los primeros nos hemos servido de la combinación de dos parámetros iniciales, como son: 1) la temática principal de los textos, distinguiendo a este respecto entre muestras de habla de naturaleza más o menos íntima; y 2) el grado de relación entre los interlocutores. El resultado de tal combinación ofrece un continuum estilístico en el que distinguimos dos puntos suficientemente alejados entre sí como para permitir una comparación fiable:

a) Cartas de contenido familiar o íntimo entre personas a las que unen estrechos lazos de convivencia, ya sea de origen familiar (en la mayoría de los casos), ya de amistad, amor, etc.

b) Cartas en las que prima una temática no familiar y en las que, además, existe una clara distancia entre los interlocutores en los ejes de la intimidad o la solidaridad. También se incluyen en este apartado los textos de carácter autobiográfico (memorias, diarios, declaraciones judiciales…), en los que faltan tanto la interactividad como la afectividad que caracterizan la correspondencia epistolar del primer tipo.9

Para el fenómeno que nos ocupa, esta diferenciación estilística resulta significativa en las áreas monolingües (rango 23), si bien todavía lo es más en las regiones ← 99 | 100 → del ámbito lingüístico catalán, con una relevancia explicativa que triplica la del grupo anterior (rango 60). Sea como sea, en ambos casos se manifiesta un perfil distribucional idéntico: la menor selección de haber de tiene lugar en el seno de las cartas más íntimas y familiares, frente a las cartas más formales y distantes y los textos autobiográficos. Las mismas diferencias entre estos últimos (26 %) y las cartas íntimas (11 %) se aprecian, además, en el grupo bilingüe noroccidental, si bien en este caso no cuentan con el suficiente aval de significatividad estadística.10

Este resultado se compadece en buena medida con el destino al que, a partir de la segunda mitad del siglo XX, se ha relegado a la perífrasis con haber, confinada en la mayoría de las ocasiones a usos formales de la lengua escrita, frente al carácter más coloquial y cotidiano de tener que, un perfil este último del serían reflejo los textos más próximos a la inmediatez comunicativa, esto es, las cartas privadas e íntimas. Frente a estas, en las que prima una mayor espontaneidad en su concepción y ejecución, las cartas distantes o formales se caracterizan justo por lo contrario, y de ahí su mayor asociación con haber de. Y lo mismo cabe decir de los textos memorialísticos, en los que, pese al desarrollo de temáticas que incluso pueden llegar a ser de naturaleza íntima, falta el componente interactivo que singulariza a las cartas y —por qué no, también— la idea subyacente de que quizá algún día puedan ver la luz y ser leídas por otras personas, lo que necesariamente afectaría al grado de atención que está en la base de la diferenciación estilística (Labov 1972).

De los factores sociales considerados, dos revelan algún grado de significatividad estadística: el nivel sociocultural y la edad. De acuerdo con las clasificaciones más habituales en la práctica sociolingüística (Blas Arroyo 2005, Conde Silvestre 2007, Tagliamonte 2012, Bergs 2012), en el presente estudio hemos segmentado la pirámide social en tres grupos, que caracterizamos como bajo, medio y alto, respectivamente. La relevancia de esta diferenciación sociolectal queda confirmada por el análisis de regresión en los dos grupos dialectales bilingües y, además, con un rango muy similar. Si a ello añadimos un perfil frecuencial prácticamente idéntico en el grupo monolingüe, con los estratos más bajos en la vanguardia del cambio hacia el empleo de tener que, y la mayor conservación de la variante dominante durante siglos, haber de, por parte de los niveles socioculturales más altos, podemos confirmar no solo que nos hallamos ante un factor explicativo destacado, sino también ante un posible cambio desde abajo.

Además del impulso por parte de los sectores sociales menos favorecidos a las nuevas variantes, entre las características de estos cambios desde abajo figura ← 100 | 101 → también el ser abanderados a menudo por las generaciones jóvenes (Blas Arroyo 2005, Chambers 1995, Labov 2001, Tagliamonte 2012), un hecho que también se confirma aquí. Para la configuración de este factor en el presente estudio hemos realizado una interpretación de carácter émico, antes que cronológico (Chambers 1995), dadas las dificultades para acceder a la edad exacta de muchos hablantes en el momento de la escritura. De este modo, hemos acudido a una clasificación binaria, en la que los hablantes quedan clasificados en dos grupos en función del momento vivencial por el que atravesaban en el momento de redactar sus textos. Para ello, nos hemos servido tanto de lo que se dice en el interior de esos textos, o de informaciones biográficas disponibles por otras vías (prólogos, biografías, etc.) como —en especial, en el caso de las cartas— de datos indirectos, relacionados con el propio acto comunicativo.

Confeccionada así la muestra desde el punto de vista genolectal, el análisis cuantitativo muestra un patrón idéntico en dos de las tres áreas dialectales (no así, esta vez, en el área noroccidental, donde las diferencias entre los grupos son mínimas). Así, tanto en las regiones monolingües como en las del ámbito lingüístico catalán son los hablantes más adultos quienes muestran una mayor resistencia al abandono de haber de frente a los jóvenes. Estos últimos, por el contrario, lideran el cambio favorable a la variante alternativa, tener que. Con todo, el factor solo es seleccionado como significativo en el área catalana —y, además, con un rango elevado (54)—, un dato al que sin duda contribuye la elevada proporción de usos de haber de entre los más adultos, con cifras que alcanzan prácticamente el 50 % en el periodo comprendido en el estudio. Estas son todavía más elevadas en el siglo XIX (77 %), aunque nada desdeñables tampoco en el XX (44 %), situándose esta cohorte generacional a notable distancia de las correspondientes en otras regiones españolas.

Por último, el perfil de cambio desde abajo en las áreas del ámbito lingüístico catalán se ve refrendado en el cruce entre los factores sociocultural y generacional. Aunque las diferencias muestrales entre algunos subgrupos dificulten esta vez el establecimiento de inferencias más precisas, es revelador que en todos y cada uno de los sectores sociales sean los jóvenes quienes lideren el cambio favorable a tener que, pero también que este cambio sea especialmente abrupto en las clases sociales más bajas, entre las que no encontramos ninguna ocurrencia de la variante tradicional, haber de (vid. Gráfico 3). ← 101 | 102 →

Gráfico 3: Frecuencias de uso de la perífrasis haber de + infinitivo en las áreas del ámbito lingüístico catalán por generaciones y niveles socioculturales (%)

illustration

5. Discusión: el alcance de la convergencia lingüística

Durante el siglo pasado, la perífrasis personal de infinitivo haber de + infinitivo, claramente dominante a lo largo de la historia del español, perdió gran parte de sus usos tradicionales a favor de tener que. El estudio diacrónico emprendido en esta investigación confirma este extremo y no deja lugar a dudas acerca de la aceleración de este cambio en el transcurso del siglo XX. Pese a ello, en trabajos anteriores hemos comprobado cómo dicho proceso de variación y cambio lingüístico se ha visto condicionado por diversos factores estructurales, estilísticos y sociales cuya relevancia explicativa, aunque debilitada en la mayor parte de los casos, se ha mantenido con el paso del tiempo, al menos hasta el corte temporal (mediados del siglo XX) analizado en estas páginas.

Ahora bien, un repaso a la bibliografía alerta acerca de la posibilidad de que tales condicionantes tengan una incidencia, y hasta un sino distinto, en diferentes regiones dialectales. Y ello, fundamentalmente, por la potencial influencia del contacto entre el español y otras lenguas romances con las que el primero convive desde hace siglos. No en vano, una revisión de las gramáticas respectivas de estas lenguas muestra la existencia de puntos estructurales de conflicto con el castellano que podrían condicionar los usos de las perífrasis en estas comunidades bilingües. Así, las combinaciones con tener que están ausentes en la gramática del catalán, al contrario que en español, gallego o astur-leonés. Sin embargo, catalán y español coinciden en los usos mayoritariamente obligativos de haber, mientras que en gallego y astur-leonés estos son de naturaleza preferentemente prospectiva, si bien en no pocas ocasiones —también en español y catalán— resulte difícil deslindar lo meramente temporal de lo modal. ← 102 | 103 →

Así las cosas, para medir el alcance de estas diferencias estructurales y su potencial incidencia en los usos de las perífrasis, hemos llevado a cambio una investigación variacionista a partir de tres muestras independientes, correspondientes a textos escritos en otras tantas áreas dialectales (zonas monolingües, ámbito lingüístico catalán y ámbito lingüístico noroccidental), extraídos de un corpus compuesto por textos cercanos al polo de la inmediatez comunicativa. Los resultados de este estudio comparatista muestran que la influencia del contacto de lenguas sobre la variable analizada es más compleja de lo que un simple análisis descriptivo pudiera hacer creer. Por un lado, los datos empíricos parecen confirmar la existencia de una cierta convergencia lingüística en los hábitos expresivos de los locutores procedentes de las comunidades bilingües. Como es sabido, la noción de convergencia aparece en la lingüística de contacto para dar cuenta de un proceso diacrónico como consecuencia del cual dos lenguas sometidas a un contacto intenso estrechan su distancia estructural en un determinado paradigma de la gramática (Muysken 2000). Como resultado de este proceso, los hablantes bilingües de una comunidad muestran un comportamiento lingüístico diferenciado de las correspondientes variedades monolingües, si bien otros desenlaces estructurales o funcionales son también posibles (Blas Arroyo 2006, Sánchez 2003, Bullock / Toribio 2004). A pesar de la existencia de una importante heterogeneidad conceptual en la interpretación de esta noción teórica, en esta investigación partimos de la consideración de la convergencia como “the enhancement of inherent structural similarities found between two linguistic systems” (Bullock / Toribio 2004: 91), a la que se ve abocada una variedad concreta de una lengua como consecuencia del contacto intenso con otra lengua. Ahora bien, como recuerdan Poplack et al. (2012: 205), para confirmar la influencia del contacto en un fenómeno de cambio lingüístico no basta con la mera constatación de estos usos divergentes. Además, es empíricamente necesario demostrar otros hechos, como que a) se trata, efectivamente, de un cambio y no de otro desenlace lingüístico; b) no se halla en las variedades vernáculas previas al contacto lingüístico; c) tampoco está presente en dialectos ajenos al bilingüismo social; d) se comporta de una manera similar a la que encontramos en la otra lengua de la comunidad, y e) difiere de manera significativa de los patrones de variación advertidos en otras variedades de la misma lengua.

Aunque el presente estudio no permite dar cuenta de todos estos extremos, hay que reconocer que los resultados obtenidos avalan la complejidad a la que nos referíamos más arriba. Por un lado, los datos confirman, ciertamente, algunos de estos extremos en la expresión de la modalidad verbal, aunque no así en la esfera —más ocasional— de la futuridad, donde los tres grupos dialectales se ← 103 | 104 → comportan de una manera prácticamente idéntica. Así, el significativo mayor uso de haber de + infinitivo entre los hablantes del ámbito lingüístico catalán encontraría una explicación plausible en la economía lingüística, que llevaría a muchos hablantes catalanes al empleo de aquella perífrasis que es común a las dos lenguas de la comunidad, español y catalán, lengua esta última donde, además, se trata de la única forma patrimonial disponible. Y esta misma caracterización de la convergencia como una estrategia de optimización bilingüe (Muysken 2002) se deriva, en sentido inverso, de los escasos usos detectados de esta perífrasis en las áreas bilingües noroccidentales: si en gallego o astur-leonés los empleos más idiosincrásicos de haber de corresponden al ámbito de la futuridad, parece lógico esperar también que, para la expresión de la modalidad, mucho más frecuente en el corpus, los hablantes acudan a la otra perífrasis, tener que, que es común con el castellano, y con la que, además, comparte similares matices semánticos.

Con todo, hay que destacar que estas diferencias se limitan principalmente al siglo XX, ya que en la centuria anterior, el panorama es muy similar en las tres regiones. Ello tiene también consecuencias teóricas destacadas, ya que revelaría que la influencia del contacto de lenguas se activa sobre todo en las etapas más avanzadas del cambio lingüístico, aquellas en las que una de las variantes muestra ya especiales signos de debilidad, como en este caso ocurre con haber de. Si durante siglos, esta ha sido la perífrasis dominante en el español peninsular, con usos dialectales similares en las diferentes regiones, estas comienzan a mostrar comportamientos diferentes justo en el momento en que haber de se retira bruscamente de la competición en favor de su competidora (tener que), para refugiarse en los registros formales de la lengua escrita. En ese momento, la convergencia de lenguas parece actuar en dos sentidos:

a) agudizando el desgaste de la variante en retirada, cuyos usos difieren en las dos lenguas en contacto, o

b) preservando esta en mayor medida que en las demás regiones, dada la similitud formal y semántica de la perífrasis en los dos sistemas gramaticales y la ausencia de una variante alternativa.

El primero parece el desenlace de las regiones bilingües noroccidentales, mientras que la influencia conservadora del segundo caracterizaría a las áreas del ámbito lingüístico catalán. Por lo demás, esta hipótesis se vería refrendada —al menos, por lo que a estas últimas áreas se refiere— por el descubrimiento de similares procesos de convergencia en otras esferas de la gramática. Así, en otro lugar hemos visto cómo los empleos significativamente más frecuentes en estas regiones de variantes como la [‒d‒] en palabras terminadas en ‒ado (cantado vs. cantao) o el futuro morfológico (cantaré vs. voy a cantar), sometidas a intenso desgaste en ← 104 | 105 → otros dominios dialectales del español, podrían encontrar también su justificación en la influencia protectora del contacto de lenguas (Blas Arroyo 2007).

Ahora bien, un análisis más profundo muestra que las diferencias señaladas, aun significativas y plausiblemente explicadas por la influencia del contacto de lenguas, no afectan en lo esencial a la gramática que subyace en el proceso de variación y cambio lingüístico descrito. De hecho, un estudio sistemático del contexto variable que envuelve a las perífrasis muestra cómo los condicionantes de dicho proceso son sustancialmente similares en todas las regiones. Así ocurre, por ejemplo, con el modo de acción verbal, los valores modales y el tiempo y modo verbales, factores todos ellos seleccionados como significativos por el análisis multivariante en todas las áreas dialectales analizadas. Incluso en otros casos, como el grado de (im)personalización semántica, el tipo de cláusula, las diferencias en el eje estilístico, el nivel sociocultural o la edad, aunque algún grupo pierde el aval de significación estadística (desenlace al que pueden no ser ajenos algunos problemas de representación muestral), sus frecuencias muestran casi siempre unos perfiles distribucionales idénticos.

Con todo y esas coincidencias, que hablan, pues, de una gramática subyacente esencialmente común, del análisis empírico se desprenden también algunas diferencias dignas de mención. Así, pese a que los rangos explicativos son, en líneas generales, bastante parejos entre los tres grupos dialectales, ocasionalmente nos encontramos también con algunas excepciones significativas. Este es el caso, por ejemplo, de las diferencias en el eje estilístico, cuya jerarquía explicativa en el grupo catalán duplica prácticamente la advertida en las áreas monolingües. En sentido contrario, el factor diacrónico obtiene un rango sensiblemente mayor en estas últimas, lo que revela, como vimos, un mayor desplome en su seno de las perífrasis con haber en el tránsito desde el siglo XIX al XX. Por otra parte, algunas diferencias parciales alcanzan también al peso probabilístico de determinados factores particulares, donde nuevamente sobresale el comportamiento singular del grupo catalán en el que se adivina el mismo sentido preservador de la variante en retroceso al que anteriormente hacíamos referencia. Así ocurre, por ejemplo, con el cariz favorable a haber de entre los verbos estativos y el futuro de indicativo, dos de los contextos lingüísticos tradicionalmente más favorables a la perífrasis, cuyo sentido desaparece, sin embargo, en el resto de áreas peninsulares.

En resumen, tanto los principios y métodos del variacionismo comparatista como el empleo de un corpus textual cercano al polo de la inmediatez comunicativa nos han permitido confirmar la influencia del contacto de lenguas en el proceso de cambio lingüístico que ha afectado a la perífrasis modal haber de + infinitivo a lo largo de las dos últimas centurias. Con todo, esta influencia es moderada y en poco afecta a la gramática subyacente de este fenómeno de variación y cambio en ← 105 | 106 → las diferentes áreas dialectales analizadas, que, en lo esencial, se comportan de una manera similar; un hecho, por lo demás, al que quizá no sea ajena la proximidad estructural entre las diferentes lenguas romances implicadas en el contacto.

Referencias

Academia de la Llingua Asturiana (32001): Gramática de la Llingua Asturiana, Oviedo.

Álvarez Cáccamo, Celso (1983): “A influencia do gallego sobre o sistema verbal e no uso de certas perífrases verbais do castelán de Galiza”, Grial 82, 423–442.

Álvarez, Rosario / Regueira, Xosé Luís / Monteagudo, Henrique (71998): Gramática Galega, Vigo: Galaxia.

Blas Arroyo, José Luis (2004): “El español actual en las comunidades del ámbito lingüístico catalán”, en Rafael Cano (ed.), Historia de la Lengua Española, Barcelona: Ariel, 1065–1086.

Blas Arroyo, José Luis (2005): Sociolingüística del español, Madrid: Cátedra.

Blas Arroyo, José Luis (2006): “Reflexiones en torno al concepto de convergencia lingüística y sus aplicaciones a las variedades de contacto español-catalán”, Quo-Vadis, Romania? Zeitschrift für eine aktuelle Romanistik 28, 75–92.

Blas Arroyo, José Luis (2007): “El contacto de lenguas como factor de retención en procesos de variación y cambio lingüístico. Datos sobre el español en una comunidad bilingüe peninsular”, Spanish in Context 4:2, 263–291.

Blas Arroyo, José Luis (2008): “Variación lingüística e identidad en la España plurilingüe. Una aproximación multidisciplinar”, en Maurice Westmoreland y Juan Antonio Thomas (eds.), Selected proceedings of the Fourth Workshop on Spanish Sociolinguistics, Somerville (Massachussets): Cascadilla Press, 1–16.

Blas Arroyo, José Luis / Porcar, Margarita / Vellón, Javier (2013): “Un hito clave en la evolución de las perífrasis modales de infinitivo: análisis sociolingüístico de la alternancia haber de / tener que + infinitivo en textos de inmediatez comunicativa del siglo XIX”, Revista de Historia de la Lengua Española 8, 29–62.

Blas Arroyo, José Luis / González, Juan (2014): “Qué tengo que/de hazer?’: variación y cambio lingüístico en el seno de las perífrasis de infinitivo a partir de textos escritos de impronta oral en el español clásico”, Studies in Hispanic and Lusophone Linguistics 7:2, 241–274.

Blas Arroyo, José Luis / Vellón, Javier (2014): “La supervivencia de deber de + inf. en el español moderno (siglos XVIII–XX)”, Revista de Filología Española 94:1, 9–38.

Blas Arroyo, José Luis / Vellón, Javier (2015): “The refuge of a dying variant within the grammar: change and continuity in the Spanish verbal periphrasis haber ← 106 | 107 → de + infinitive in the past two centuries”, Language Variation and Change 27:1, 1–28.

Blas Arroyo, José Luis (2015): “Tras las huellas de la variación y el cambio lingüístico a través de textos de inmediatez comunicativa: fundamentos de un proyecto de sociolingüística histórica”, en José María García Martín (ed.), Actas del IX Congreso Internacional de Historia de la lengua española, Madrid / Frankfurt, Iberoamericana / Vervuert, 1737–1756.

Blas Arroyo, José Luis / Porcar, Margarita (2014): “De la función a la forma: la influencia del contexto variable en la selección de las perífrasis modales de infinitivo en el primer español clásico”, Anuario de Lingüística Hispánica 30: 9–49.

Badia, Antoni M. (1983): Gramática catalana, Madrid: Gredos.

Bergs, Alexander (2012): “The uniformitarian principle and the risk of anachronisms in language and social history”, en Juan Manuel Hernández-Campoy y Juan Carlos Conde Silvestre (eds.), The Handbook of historical sociolinguistics, Malden (Massachussets): John Wiley, 80–98.

Bullock, Barbara / Toribio, Almeida Jaqueline (eds.) (2004): Bilingualism and linguistic convergence (número especial de Bilingualism: Language and Cognition 7:2).

Chambers, Jack K. (1995): Sociolinguistic Theory, Oxford: Blackwell.

Conde Silvestre, Juan Carlos (2007): Sociolingüística histórica, Madrid: Gredos.

De Bruyne, Jacques (1993): Spanische Grammatik, Tubinga: Niemeyer.

Elspass, Stephan (2012): “The use of private letters and diaries in sociolinguistic investigation”, en Juan Manuel Hernández-Campoy y Juan Carlos Conde Silvestre (eds.), The Handbook of historical sociolinguistics, Malden (Massachussets): John Wiley, 156–169.

Elsig, Martin (2009): Grammatical variation across space and time: The French interrogative system, Ámsterdam / Filadelfia: John Benjamins.

Fernández de Castro, Félix (1999): Las perífrasis verbales en el español actual, Madrid: Gredos.

Garachana Camarero, Mar (1997): “Acerca de los condicionamientos cognitivos y lingüísticos de la sustitución de aver por tener”, Verba 24, 203–235.

Garachana Camarero, Mar / Rosemeyer, Malte (2011): “Rutinas léxicas en el cambio gramatical. El caso de las perífrasis deónticas e iterativas”, Revista de Historia de la Lengua Española, 6, 35–60.

García, Constantino (1976): “Interferencias lingüísticas entre gallego y castellano”, Revista Española de Lingüística 6:2, 327–343.

García Fernández, Luis (2006): Diccionario de perífrasis verbales, Madrid: Gredos.

García Fernández, Luis (2012): Las perífrasis verbales en español, Madrid: Castalia. ← 107 | 108 →

Gili Gaya, Samuel. (1970 [1961]). Curso superior de sintaxis española. Barcelona: Vox.

Gómez Manzano, Pilar (1992): Perífrasis verbales con infinitivo (valores y usos en la lengua hablada), Madrid: UNED.

Gómez Torrego, Leonardo (1988): Las perífrasis verbales, Madrid: Arco Libros.

Gómez Torrego, Leonardo (1999): “Los verbos auxiliares. Las perífrasis verbales de infinitivo”, en Ignacio Bosque y Violeta Demonte (eds.), Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe, 3223–3390.

Gutiérrez Ordóñez, Salvador (1980): “Tengo que vender unos libros / Tengo unos libros que vender”, Verba 7, 389–396.

Hernández Díaz, Axel (2006): “Posesión y existencia. La competencia de haber y tener y haber existencial”, en Concepción Company (ed.), Sintaxis histórica de la lengua española, vol. I:2, México: UNAM / FCE, 1055–1164.

Hernández García, Carmen (1998): “Una propuesta de clasificación de la interferencia lingüística a partir de dos lenguas en contacto: el catalán y el español”, Hesperia 1, 61–80.

Iglesias Feijóo, Encarna (1969): La futuridad en Cela, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela.

Kabatek, Johannes (1996): Die Sprecher als Linguisten. Interferenz- und Sprachwandelphänomene dargestellt am Galicischen der Gegenwart, Tubinga: Niemeyer.

Kany, Charles E. (1969): Sintaxis hispanoamericana, Madrid: Gredos.

Keniston, Hayward (1936): “Verbal aspect in Spanish”, Hispania 19, 163–176.

Labov, William (1972): Sociolinguistics patterns, Filadelfia: Pennsylvania University Press.

Labov, William (2001): Principles of linguistic change: external factors, Filadelfia: Blackwell.

Lapesa, Rafael (2000): Estudios de morfosintaxis histórica del español, ed. de Rafael Cano y María Teresa Echenique, Madrid: Gredos.

López Izquierdo, Marta (2008): “Las perífrasis modales de necesidad: emergencia y renovación”, en Concepción Company y José G. Moreno (eds.), Actas del VII Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, vol. I, Madrid: Arco Libros, 789–806.

Martínez Díaz, Eva (2002): Las perífrasis modales de obligación “tener que + infinitivo” y “haber de + infinitivo”: variación e interferencia en el español de Barcelona, tesis doctoral, Barcelona: Universitat de Barcelona.

Martínez Díaz, Eva (2003): “La frecuencia de uso de haber y tener en las estructuras perifrásticas de obligación. Algún fenómeno de variación en el español de Cataluña”, Interlingüística 14, 681–694. ← 108 | 109 →

Martínez Díaz, Eva (2008): “La expresión de la modalidad de obligación en el Corpus del español conversacional de Barcelona y su área metropolitana (2001)”, en Antonio Moreno (ed.), El valor de la diversidad (meta)lingüística. Actas del VIII Congreso de Lingüística General [en línea], <http://www.lllf.uam.es/clg8/actas/index.html>.

Marvà, Jeroni (1983): Curs superior de gramática catalana, Barcelona: Barcino.

Matsuda, Kenjiro (1993): “Dissecting analogical leveling quantitatively: the case of the innovative potential suffix in Tokyo Japanese”, Language in Society 18, 213–234.

Muysken, Peter (2000): Bilingual Speech, Cambridge: Cambridge University Press.

Muysken, Peter (2002): Modelling bilingual speech: “otra vez”, ms., Radboud: Universiteit Nijmegen.

Nevalainen, Terttu / Raumolin-Brunberg, Helena (2003): Historical sociolinguistics: language change in Tudor and Stuart England, Londres: Longman Pearson Education.

Nevalainen, Terttu / Raumolin-Brunberg, Helena (2012): “Historical sociolinguistics: origins, motivations, and paradigms”, en Juan Manuel Hernández-Campoy y Juan Carlos Conde Silvestre (eds.), The Handbook of historical sociolinguistics, Malden (Massachussets): John Wiley, 22–40.

Olbertz, Hella (1998): Verbal periphrases in a functional grammar of Spanish, Berlín: De Gruyter.

Oesterreicher, Wulf (2004): “Textos entre inmediatez y distancia comunicativas. El problema de lo hablado escrito en el Siglo de Oro”, en Rafael Cano (ed.), Historia de la lengua española, Barcelona: Ariel, 729–769.

Payrató, Lluís (1985): La interferència lingüística (comentaris i exemples catalá-castellá), Barcelona: Curial / Publicacions de l’Abadia de Montserrat.

Poplack, Shana / Meechan, Marjory (1998): “Introduction: How languages fit together in codemixing. Instant loans, easy conditions: the productivity of bilingual borrowing”, Journal of Bilingualism 2:2, 127–138.

Poplack, Shana / Dion, Nathalie (2009): “Prescription vs. praxis: the evolution of future temporal reference in French”, Language, 85:3, 557–587.

Poplack, Shana / Zentz, Lauren / Dion, Nathalie (2012): “Phrase-final preposition in Quebec French: An empirical study of contact, code-switching and resistance to convergence”, Bilingualism: Language and Cognition 15:2, 203–225.

Pountain, Christopher (2001): A history of the Spanish language through texts, Nueva York: Routledge.

Roca Pons, José (1980): Introducción a la gramática, Madrid: Vergara.

Rojo, Guillermo (1974): Las perífrasis verbales en el gallego actual, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela (Anejos de Verba, 2). ← 109 | 110 →

Rojo, Guillermo (2004): “El español de Galicia”, en Rafael Cano (ed.), Historia de la lengua española, Barcelona: Ariel, 1087–1101.

Sáez-Godoy, Leopoldo (1968): “Algunas observaciones sobre la expresión del futuro en español”, en Actas del XI Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románicas, vol. 4, Madrid: C.S.I.C., 1875–1889.

Sánchez, Liliana (2003): Quechua-Spanish Bilingualism: Interference and Convergence in Functional Categories, Ámsterdam / Filadelfia: John Benjamins.

Seco, Manuel (1986): Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, Madrid: Espasa-Calpe.

Seifert, Eva (1930): “Haber y tener como expresiones de la posesión en español”, Revista de Filología Española 17, 233–276 / 345–385.

Sinner, Carsten (2003): “Valores y usos de haber de + infinitivo y tener que + infinitivo en diferentes variedades del castellano”, en Claus Pusch y Andreas Wesch (eds.), Perífrasis verbals en les llengües (ibero-)romàniques, Madrid / Frankfurt: Iberoamericana / Vervuert, 193–206.

Sinner, Carsten (2004): El castellano de Cataluña, Tubinga: Niemeyer.

Sinner, Carsten / Wesch, Andreas (eds.) (2008): El castellano en las tierras de habla catalana, Frankfurt / Madrid: Iberoamericana / Vervuert.

Steel, Brian (1982): “Algunos apuntes para un nuevo diccionario de americanismos”, en Matthias Perl (ed.), Estudios sobre el léxico del español en América, Leipzig: Enzyklopädie, 176–197.

Stengaard, Birte (2003): “Función y evolución de la construcción aver + preposición + infinitivo”, en José Luis Girón y José Jesús de Bustos (eds.), Actas del VI Congreso Internacional de Historia de la Lengua Española, vol. I, Madrid, Arco Libros, 1147–1152.

Tagliamonte, Sali (2012): Variationist sociolinguistics: change, observation, interpretation, Oxford: Wiley / Blackwell.

Tarallo, Fernando (1989): “Inside and outside relative clauses”, en Ralph W. Fasold y Deborah Schiffrin (eds.), Language change and variation, Washington: Georgetown University Press, 255–274.

Vann, Robert (2002): “El castellà catalanitzat a Barcelona: perspectives lingüístiques i culturals”, Catalan Review 15:1, 117–131.

Wesch, Andreas (1997): “El castellano hablado en Barcelona y el influjo del catalán. Esbozo de un programa de investigación”, Verba 24, 287–312.

Westmoreland, Maurice (1997): “The dialectalization of Spanish future tense usage”, Word 48:3, 375–395.

Yllera, Alicia (1980): Sintaxis histórica del verbo español: las perífrasis medievales, Zaragoza: Universidad de Zaragoza.


1 Una versión previa de este este trabajo ha aparecido en inglés en la revista International Journal of Bilingualism (2014). Con todo, en ella algunos de los factores significativos considerados se agrupan de una manera distinta a como se hace en el presente artículo, lo que justifica algunas diferencias en los datos. El estudio forma parte del proyecto de investigación Variación y cambio lingüístico a través de textos de inmediatez comunicativa: Un proyecto de sociolingüística histórica, financiado por el Ministerio de Ciencia y Teconología de España (Ref. FFI2013-44614-P) y la Universidad Jaume I (Ref. P1.1B2013-01) para el periodo 2013–2016. Para una revisión de los principales caracteres y objetivos de este proyecto de sociolingüística histórica, véase Blas Arroyo (2015).

2 Reproducimos los ejemplos con la ortografía del texto original.

3 Para el alcance de la noción de conflict site, clave en el modelo comparatista, y que da cuenta del modo en que formas lingüísticas determinadas difieren funcional o estructuralmente en diversas lenguas o variedades, véase Poplack / Meechan (1998: 132).

4 El ejemplo (6) es una paráfrasis del fragmento original, contenido en (5).

5 Todos los factores considerados inicialmente fueron objeto de un primer análisis de frecuencias. Este nos permitió descartar un número importante de aquellos, bien por la asociación (cuasi) categórica con una de las variantes, bien por la escasez de datos en algunas celdas. Con todo, y aun a riesgo de incurrir en falta de representatividad empírica, dejamos algunos casos de este último escenario en el análisis multivariante, dadas las abultadas diferencias frecuenciales que hallamos entre los correspondientes factores (probablemente, ello explica algunos casos de no selección estadística como los explicados más adelante (véase, por ejemplo, § 4.8). Al final, los factores sometidos al análisis de regresión logística fueron catorce, de los que nueve (los mencionados en la tabla 1) resultaron significativos.

6 Dentro de este grupo incluimos también 15 ocurrencias de las perífrasis con tener que utilizan la preposición de como enlace (tener de + infinitivo). Pese a su notable vitalidad en épocas pasadas (Yllera 1980, Blas Arroyo / González 2014), en el español moderno dicha perífrasis ha quedado prácticamente relegada a usos dialectales muy limitados.

7 Conviene insistir en este punto en el hecho de que tanto la tabla como el análisis subsiguiente están referidos exclusivamente a las ocurrencias de la variable en los contextos modales, descartando así los valores más nítidamente futuros en los que, como hemos visto, apenas hay variación ya en el periodo analizado en el estudio.

8 No es descartable que la eliminación del factor obedezca esta vez a la ínfima representación del grupo de pasivas e impersonales, de las que tan solo contamos con cuatro ocurrencias en el grupo noroccidental.

9 Para facilitar las comparaciones, aquellas ocurrencias que no cayeran prototípicamente en estos dos grupos (principalmente, las cartas entre familiares lejanos o con lazos afectivos más débiles entre los interlocutores, como conocidos, admiradores, etc.) no se codificaron para el presente factor.

10 Las ocurrencias de la variable en este grupo son muy escasas, lo que ha podido tener consecuencias en la falta de significatividad del factor.