Show Less
Open access

En torno a ‘haber’

Construcciones, usos y variación desde el latín hasta la actualidad

Series:

Edited By Carlota de Benito Moreno and Álvaro S. Octavio de Toledo y Huerta

Este volumen constituye la primera monografía que aborda el haz entero de construcciones en las que, a lo largo de la historia, ha participado el auxiliar más conocido del español, HABERE > haber. Catorce especialistas de universidades europeas y americanas trazan, desde muy diversas ópticas teóricas (lingüística de área, gramática formal, gramática de construcciones, sociolingüística, dialectología o gramaticalización), una perspectiva de conjunto, exhaustiva en los detalles y novedosa en sus hipótesis, sobre los distintos caminos que históricamente ha emprendido el verbo ‘haber’ y hoy caracterizan su comportamiento en español (y otras lenguas románicas aquí abordadas: catalán, francés, portugués...), adentrándose igualmente en aspectos generales de la variación y el cambio morfosintácticos.

Show Summary Details
Open access

La pluralización de haber presentacional en el español de La Habana: interacción entre las restricciones cognitivas

| 169 →

Jeroen Claes

Katholieke Universiteit Leuven

La pluralización de haber presentacional en el español de La Habana: interacción entre las restricciones cognitivas1

1. La pluralización de haber presentacional

En español estándar, el verbo haber presentacional se comporta como un impersonal: solo se conjuga en la tercera persona del singular y el único sintagma nominal (SN) —problemas en el ejemplo (1)— desempeña la función de objeto directo (Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española 2009: § 41.6).

(1) Y siempre ha habido problemas con la oferta de alimentos (LH01H22/LH33).2

No obstante, los hablantes de muchas variedades del español (Bentivoglio / Sedano 2011; Kany 1951: 255–260), incluida la cubana (Aleza-Izquierdo 2011: 38–41; DeMello 1991; Padrón 1949: 144), tienden a hacer concordar el verbo con el SN (véase el ejemplo 2). Este fenómeno se conoce en la bibliografía como la ‘pluralización de haber’.

(2) En mi época habían unos veinticinco, treinta alumnos por aula (LH01H22/LH17).

En un trabajo anterior (Claes 2014b) argumentamos que, en La Habana, la pluralización de haber presentacional constituye un cambio lingüístico desde abajo avanzado. En concreto, sobre el trasfondo de la gramática de construcciones de Goldberg (1995, 2006), mostramos que la construcción presentacional pluralizada con haber (<SAdv haber Suj>) está reemplazando a la construcción singular (<SAdv haber Obj>) y que la alternancia está condicionada por tres restricciones cognitivas generales, a saber, la marcadez de la codificación, la disuasión estadística, y el priming estructural (véase el apartado 4). Sin embargo, no se ha explorado ← 169 | 170 → todavía si y cómo estos factores interactúan para promover una de las alternativas y cuáles son sus impactos relativos en la variación. Por lo tanto, en este articulo, nos proponemos contestar a los interrogantes siguientes:

I. ¿Hay interacción entre la marcadez de la codificación, la disuasión estadística y el priming estructural? ¿De qué manera interactúan?

II. ¿Qué factor tiene más peso: la marcadez de la codificación, la disuasión estadística o el priming estructural?

2. Perspectiva teórica

2.1 Marco teórico

El marco teórico que fundamenta este estudio es la gramática de construcciones de Goldberg (1995, 2006). Este modelo cognitivista basado en el uso propone que tanto las regularidades del lenguaje (p. ej., la transitividad y otras abstracciones) como sus aspectos idiosincráticos (p. ej., las entidades léxicas o las expresiones idiomáticas) constituyen pares de forma y significado, llamados construcciones. De este modo, la gramática se reduce a una red jerárquica de construcciones (Goldberg 2009: 99), que le ofrecen al hablante símbolos para codificar conceptualizaciones (Langacker 1987: 409).

Por ejemplo, en una oración sencilla como la de (3), contamos no menos de cinco construcciones, a saber, las específicas Juan, lava, el y vaso y la generalización <Suj Verbo Obj>.

(3) Juan lava el vaso.

Sin embargo, contrariamente a las construcciones más concretas, esta última posee un significado más abstracto y esquemático, el cual, según Langacker (1991: 302), se refiere a una conceptualización de una transferencia de energía del primer argumento al segundo. Según esta semántica, la construcción determina qué papeles se les asignará a los argumentos (en este caso, agente y paciente), cómo estos se codificarán a nivel sintáctico (en este caso, Sujeto y Objeto Directo) y cuál será el estatus informativo de estos. En otras palabras, en este marco teórico, no es el verbo el que establece la estructura de la oración, sino la construcción y, por lo tanto, nada impide que un verbo se use en más de una configuración argumental.3 ← 170 | 171 →

2.2 Descripción de las variantes

En la introducción, ya mencionamos que en términos construccionistas podemos describir la variación entre las formas singular y plural de haber presentacional como una competición entre dos variantes de la construcción presentacional con este verbo (Claes 2014a, 2014b, 2015, en evaluación). En el plano formal, las dos alternativas incluyen un sintagma adverbial (SAdv) (Meulleman / Roegiest 2012) y un único argumento nominal. En la variante pluralizada, este participante cumple el rol de sujeto; en la variante singular, funciona como objeto directo.

En cuanto a la semántica de las construcciones, ambas se refieren al modelo cognitivo idealizado (MCI, en adelante) SEÑALAR propuesto por Lakoff (1987: 490):

It is assumed as a background that some entity exists and is present at some location in the speaker’s visual field, that the speaker is directing his attention at it, and that the hearer is interested in its whereabouts but does not have his attention focused on it, and may not even know that it is present. The speaker then directs the hearer’s attention to the location of the entity (perhaps accompanied by a pointing gesture) and brings it to the hearer’s attention that the entity is at the specified location.

Ya que ambas variantes de la construcción presentacional con haber se refieren al mismo MCI, también dan cuenta de las mismas propiedades pragmáticas y semánticas. En concreto, el referente del SN de las dos construcciones está meramente presente en una situación estática, por lo cual podemos pensar que la construcción le asigna un papel argumental ‘cero’ (Langacker 1991: 288). El significado de las construcciones también acarrea que, en expresiones afirmativas, el argumento nominal solo pueda interpretarse como una entidad específica y no como un tipo (Prince 1992: 299–300). Finalmente, el MCI implica que haber presentacional solo puede introducir argumentos nominales desconocidos para el oyente. Efectivamente, los estudios anteriores sobre el tema han establecido que las oraciones presentacionales solo aceptan argumentos nominales que, o bien comuniquen información nueva con respecto a los conocimientos del oyente, o bien puedan construirse como tal (véase Ward / Birner 1995; Claes, en evaluación: § 6).

En cuanto al sintagma adverbial que ocurre frecuentemente con haber presentacional (véase Meulleman / Roegiest 2012), Lakoff (1987: 542–543) arguye que en la construcción presentacional inglesa (there is/ there are) este elemento especifica la naturaleza del espacio mental (véase Fauconnier 2007) evocado por there. Ejemplos como el de (4) sugieren que el sintagma adverbial cumple un papel semejante en las construcciones presentacionales españolas con haber.

(4) Siendo yo niña en la escuela cuando iba a la, a la escuela, sí, habían pocos varones (LH11M22/LH1395). ← 171 | 172 →

Sin embargo, la diferencia entre el inglés y el castellano parece consistir en que, visto que la construcción presentacional española carece de sujeto expletivo, el adverbial no solo especifica de qué espacio mental se trata, sino que también lo evoca. En el plano sintáctico, esto sugiere que la presencia del sintagma adverbial no puede considerarse completamente facultativa. Más bien, el relativo vacío conceptual manifestado por casos sin contexto como el de (5), que nos deja preguntándonos sobre qué trasfondo tenemos que interpretar la aserción, apoya que el adverbial solo puede omitirse exitosamente cuando el espacio mental sea recuperable del contexto.

(5) Sí, habían maestros muy buenos (LH03M12/LH283).

3. Datos y contexto variable

3.1 Datos

Nuestros análisis se basan en una muestra reciente de aproximadamente 25 horas de grabaciones a 24 hablantes nativos del español cubano, residentes en la Provincia de Ciudad de La Habana. El muestreo se realizó mediante cuotas a partir de tres parámetros sociales: el género (hombre vs. mujer), la edad (25–35 años vs. mayor de 55 años) y el nivel de instrucción (universitarios vs. no universitarios). Tomando en cuenta lo anterior, la muestra quedó configurada según la Tabla 1.

Tabla 1: Configuración de la muestra

illustration

Con el fin de recoger más contextos variables, el autor estructuró las muestras en tres secciones:

1) Entrevista semidirigida sobre las experiencias de vida de los participantes. En esta primera parte, de una duración de veinte a treinta minutos, se incluían algunas preguntas con la variable bajo estudio para investigar el priming de la comprensión a la producción (vid el ejemplo 6). En dichas preguntas, el autor alternaba el singular y el plural del verbo. Los datos obtenidos de esta sección se codificaron como el estilo ‘entrevista’. ← 172 | 173 →

(6) Entrevistador: ¿Cuántos estudiantes podía(n) haber en tu época?

2) Lectura en voz alta de un cuento infantil en el cual se habían insertado 31 contextos de elección (20 de haber presentacional, 11 de un verbo distractor) del tipo ejemplificado en (7):

(7) En una pequeña aldea, había/habían un anciano padre y sus dos hijos…

3) Lectura en voz alta de un cuestionario de 45 ítems (32 de haber presentacional y 13 ítems distractores) precedidos de una historieta que evocaba el contexto pragmático necesario para la interpretación de la frase con el hueco (ver el ejemplo 8).4 Como esta prueba y la anterior no son muy diferentes, se codificaron los datos recogidos mediante las dos como un único estilo ‘pruebas’.

(8) A Inés le acaban de robar el carro, que tenía aparcado en algún callejón obscuro. Aunque no es la cosa más sensata que se pueda hacer, una amiga trata de consolarla diciendo: “No es culpa tuya, es que siempre______ unas personas malas.”

a) habráb) habrán

3.2 El contexto variable

En cuanto al contexto que se considera como variable en este estudio, casi la totalidad de los estudios variacionistas realizados sobre el tema han dejado al margen las formas del presente de indicativo. Sin embargo, como nuestro corpus proporcionó ocho ejemplos de la forma hayn, que Vaquero (1996: 64) ya había documentado en español antillano, no podemos excluirlo de los análisis (Labov 1972: 72). Por el contrario, algunas investigaciones anteriores (p. ej., DeMello 1991) han extendido el contexto variable a aquellos casos en que haber se conjuga en la primera persona del plural (contémplese el ejemplo 9). Sin embargo, hay razones para creer que este uso de haber no se corresponde con <SAdv haber Obj> ni con <SAdv haber Suj>, sino con una tercera construcción emparentada, pues se observa un contraste semántico muy marcado entre los ejemplos (9) y (10). Así, mientras que en el ejemplo (9) el hablante se presenta como uno de los niños de la cuadra, en la variante del (10), desaparece del escenario. Esto así, no nos pareció lícito incluir casos como el ejemplo (9) en el contexto variable.

(9) Habíamos muy pocos niños en la cuadra (LH19M11).

(10) Habían muy pocos niños en la cuadra. ← 173 | 174 →

4. Restricciones cognitivas y codificación de los datos

Como señalamos en el apartado 2.2, la hipótesis principal de este trabajo afirma que la pluralización de haber consiste en una competición entre dos construcciones presentacionales con este verbo: <SAdv haber Obj> y <SAdv haber Suj>. Tocante a esta competición, Langacker (2010: 93) arguye que la activación5 de cualquier construcción —alterne o no con otra variante— se ve condicionada por tres restricciones cognitivas generales, a saber, la marcadez de la codificación, la disuasión estadística y el priming estructural. Por lo tanto, al describir las variantes singular y pluralizada como dos construcciones distintas, la hipótesis principal también implica que estas tres restricciones condicionarán la competición entre ellas. Por ello, en este apartado, presentaremos brevemente cada una de las tres restricciones cognitivas, consideraremos cual puede ser su influencia sobre la pluralización de haber y definiremos los predictores lingüísticos que usaremos para indagar acerca de esta influencia.

4.1 La marcadez de la codificación

Según Langacker (1991), la marcadez de la codificación se refiere a que el hablante prefiere codificar una “notion approximating an archetypical conception […] linguistically by a category taking that conception as its prototype” (Langacker 1991: 298). Para la pluralización de haber, esta restricción cognitiva acarrea que el hablante sea más propenso a seleccionar la construcción pluralizada con SSNN que se parecen más a sujetos prototípicos.

Esto plantea la cuestión de cuáles son las características de los sujetos prototípicos. A este respecto, los estudios anteriores sobre la pluralización de haber (p. ej. Bentivoglio / Sedano 2011; D’Aquino-Ruiz 2004) han observado que la variante pluralizada se ve favorecida por SSNN animados o humanos. Aunque la bibliografía cognitivista y tipológica apoya que dichos tipos de SSNN son sujetos más prototípicos (Croft 2003: 152; Langacker 1991: Cap. 7), también hay que añadir que la conexión entre, por un lado, la referencia humana o animada y, por otro, la función gramatical de sujeto solo se debe a que las entidades animadas son más propicias a cumplir el papel semántico de agente, lo cual es uno de los rasgos centrales de los sujetos prototípicos (Lakoff 1987: 64; Langacker 1991: 294). Efectivamente, en Claes (2014a) hemos mostrado que un modelo estadístico que toma en cuenta la agentividad potencial del referente del SN de haber se ajusta mejor a los datos que un modelo estadístico que toma en cuenta la referencia animada o humana. ← 174 | 175 →

Tocante a la agentividad, en lingüística cognitiva, la noción de agente se define en relación con lo que Langacker (1991: 283–285) denomina ‘el modelo de la cadena de acciones’: la cabeza de la cadena inicia actividad física, lo cual resulta en una transferencia de energía a un segundo objeto —la cola de la cadena— y un cambio de estado interno de esta entidad (Langacker, 1991: 285). A su vez, los roles semánticos de agente y paciente se definen, respectivamente, como ‘cabeza de la cadena de acciones’ y ‘cola de la cadena de acciones’. Además, como todo evento está situado espacio-temporalmente, el modelo también incluye una tercera entidad: el contexto.

Sin embargo, acabamos de ver que el referente del SN de haber presentacional simplemente está presente en una situación estática, por lo que dista de ser agentivo. Aún así, no se puede negar que algunas entidades (digamos, conductor) son intrínsecamente más predispuestas que otras (por ejemplo, víctima) a ser agentes en eventos. Por consiguiente, ya que las construcciones presentacionales con haber no presentan el SN explícitamente como agente o paciente, podemos pensar que, en estas construcciones, las entidades como conductor se percibirán como agentes más potenciales y, por lo tanto, como sujetos más prototípicos, que las entidades como víctima. Por ello, para evaluar el efecto de la marcadez de la codificación, clasificamos los datos según la posición típica del referente del SN en la cadena de acciones. Más precisamente, usamos las respuestas a la pregunta de (11) para clasificar los casos de haber presentacional según la interpretación preferida de su SN como cabeza o cola/contexto de una cadena de acciones.

(11) ¿Es muy probable que el referente del nombre le cause un cambio de estado interno a una segunda entidad sin que a ese lo afecte una tercera entidad primero?

: cabeza típica.

No: cola o contexto típicos.

Además, D’Aquino-Ruiz (2004) ha mostrado que la pluralización de haber se ve desfavorecida por la presencia de negación. Aunque en la bibliografía tipológica no se conecta la ausencia o presencia de negación con ninguna función sintáctica determinada, en el caso de las oraciones presentacionales con haber sí parece existir un vínculo entre la presencia de negación y la interpretación del SN como un objeto directo más prototípico. En particular, como mencionamos en el apartado 2.2, Prince (1992: 299–300) apunta que los SSNN de las oraciones presentacionales afirmativas no pueden recibir interpretaciones genéricas. Más bien, la construcción presentacional lleva al oyente a interpretar el argumento nominal como una muestra (token, en inglés) específica desconocida, o, en términos de la jerarquía de la definitud/especificidad presentada en (12), como un nombre indefinido específico (Croft, 2003: 132). En cambio, en oraciones de polaridad negativa, el operador no suspende la referencia del SN (Keenan 1976: 318), por lo que se interpreta como ← 175 | 176 → una entidad indefinida no específica (Croft 2003: 132), que es la interpretación prototípica de los objetos directos (p. ej., Croft 2003: 132; Langacker 1991: 308).

(12) Definido > indefinido específico > indefinido no específico (Langacker 1991: 308).

Por lo tanto, para investigar el efecto de la marcadez de la codificación, también codificamos los datos según la presencia/ausencia de negación.

4.2 La disuasión estadística

La lingüística basada en el uso plantea que la frecuencia con que observamos las estructuras lingüísticas afecta sus representaciones mentales. Más precisamente, se supone que el uso frecuente de una expresión la convierte en una unidad única, de una representación mental muy fuerte y asequible. Esto se llama ‘afianzamiento’ (entrenchment, en inglés; Langacker 1991: 48). A su turno, el fácil acceso a la representación mental fuerte y específica de expresiones afianzadas hace que el hablante use raras veces “items that are licensed but are represented more abstractly, as long as the items share the same semantic and pragmatic constraints” (Goldberg 2006: 94). Esta restricción cognitiva general se conoce como la ‘disuasión estadística’ (statistical preemption, en inglés).

Con respecto a este factor cognitivo, el Apéndice A revela que las formas del pretérito indefinido y el presente de indicativo se usaban principalmente en oraciones presentacionales antes de que se observe la pluralización de haber en Latinoamérica (i.e., antes del siglo XVIII; Fontanella de Weinberg 1987, 1992). Las otras formas conjugadas de haber, por su parte, o bien se utilizaban con cierta frecuencia en por lo menos otras dos construcciones más, o bien alcanzaban una frecuencia de uso muy baja. Esto sugiere que las representaciones mentales más asequibles de hay y hubo serían una variante afianzada de la construcción presentacional singular (<SAdv hay Obj > y <SAdv hubo Obj>), mientras que la forma independiente (p. ej., había) sería la representación mental más asequible de las otras formas temporales de haber. Por consiguiente, al surgir la variante pluralizada en Latinoamérica, en el siglo XVII o en el siglo XVIII (Fontanella de Weinberg, 1987, 1992: 39), la disuasión estadística haría que el hablante evitara la construcción pluralizada para referirse a conceptualizaciones en presente y pretérito indefinido de indicativo sin matices modales o aspectuales,6 porque dispondría de unas expresiones parcialmente prefabricadas altamente asequibles para codificar este tipo de conceptualizaciones. En cambio, esta restricción cognitiva no impondría freno alguno al uso de <SAdv haber Suj> para codificar otros tipos ← 176 | 177 → de conceptualizaciones, para las que no existirían tales expresiones parcialmente prefabricadas asequibles. Como este tipo de distribución suele perpetuarse hasta que un cambio lingüístico por analogía elimine la irregularidad (Bybee 2006), queda por esperar que las diferencias resultantes en la asequibilidad relativa de las representaciones mentales de las formas verbales de haber se mantengan hasta la actualidad, o, en otras palabras, que las representaciones mentales más asequibles de hay y hubo sigan siendo, respectivamente, <SAdv hay Obj> y <SAdv hubo Obj> y que ello desfavorecerá el uso de la variante pluralizada en el presente y el pretérito indefinido siempre y cuando la conceptualización no sea demasiado compleja como para codificarse mediante estas expresiones afianzadas.7 Por consiguiente, para investigar el efecto de la disuasión estadística, este estudio define dos niveles para el factor tiempo verbal: expresiones sintéticas en presente y pretérito indefinido de indicativo vs. todas las demás expresiones.

4.3 El priming estructural

En la bibliografía psicolingüística (véase, p. ej., Pickering / Ferreira 2008), se ha indicado que el hablante recicla inconscientemente las construcciones abstractas que ha utilizado u observado, sin que repita necesariamente las palabras específicas que aparecen en ellas. Esta restricción cognitiva general se llama el ‘priming estructural.’ La bibliografía sugiere también que el efecto de priming persiste por lo menos por un espacio de diez verbos conjugados (Pickering / Ferreira 2008: 447) y que se registra independientemente de si el hablante produce la oración o solamente la procesa (Pickering / Ferreira 2008: 440–441). En estudios variacionistas como los de Labov (1994: 550–556) se han apuntado tendencias semejantes.

Por lo tanto, para invesigar el efecto del priming estructural, codificamos los datos según el último ejemplo emitido por el autor (el priming de la comprensión a la producción) y el hablante (el priming de la producción a la producción) y el número de verbos conjugados que ocurren entre este ejemplo estímulo y el caso que nos ocupaba. Sin embargo, como los resultados de un primer análisis sugerían un efecto de priming hasta alcanzar un lapso de veinte verbos conjugados, independientemente de si el informante repetía la forma verbal específica o no, juntamos los ejemplos en tres categorías más amplias, a saber, estímulo pluralizado, estímulo singular, primera ocurrencia/distancia más de 20 cláusulas. ← 177 | 178 →

5. Resultados

En este apartado, empezaremos por presentar muy brevemente la distribución general de las variantes (sección 5.1). En la sección 5.2, introduciremos la primera herramienta estadística que se empleó para analizar los patrones de variación, antes de proceder a evaluar si (y cómo) los resultados obtenidos mediante esta apoyan que las tres restricciones cognitivas condicionan la variación (véase la sección 5.3). Luego, en la sección 5.4, introduciremos la herramienta estadística que se aplicó para investigar los patrones de interacción entre las restricciones cognitivas. En la sección 5.5, comentaremos dichos patrones de interacción.

5.1 Distribución general de las variantes

Implementando los métodos presentados en el apartado 3, recogimos 2093 ocurrencias de haber presentacional seguido de un SN plural, de las que un 45 % se corresponde con la variante pluralizada, como evidencia la Tabla 2.

Tabla 2: Distribución de las formas singular y pluralizada de haber presentacional en el español habanero

 N%
Plural  93444,6
Singular115955,4
Total2093 100

Al comparar estos resultados con los de otros estudios anteriores, observamos que las tasas de pluralización son más bajas en nuestro corpus que en otras regiones hispánicas, donde se suele observar la construcción pluralizada en un 50–82 % de los contextos variables (Bentivoglio / Sedano 2011: 173–174). Sin embargo, la diferencia entre nuestros resultados y los de estudios anteriores parece estribar en que nosotros optamos por no excluir las formas hayhayn. Sin estas dos formas, que representan 566 casos o el 27,04 % de nuestros datos, la frecuencia de la variante pluralizada alcanza el 60,6 % (N=926/1527).

5.2 Primera herramienta estadística: análisis de regresión logística de efectos mixtos

En este estudio, usamos un modelo de regresión logística de efectos mixtos para investigar la influencia de las variables independientes y las restricciones cognitivas que modelan (véase Baayen 2014; Tagliamonte 2012: 137–138; Tagliamonte / Baayen 2012). Este tipo de modelo permite investigar el efecto de cada una de las ← 178 | 179 → variables independientes que se ponen a prueba, tomando en cuenta el efecto de todas las demás variables independientes y la variación aleatoria causada por los hablantes y los nombres que aparecen con haber. De esta manera, los análisis de efectos mixtos evitan que el comportamiento idiosincrático de algunos hablantes o algunos nombres distorsione los resultados, a la vez que nos permiten estimar el efecto independiente que produce cada una de las variables.

Más precisamente, establecimos un modelo de regresión logística de efectos mixtos mediante la función glmer() del paquete lme4 (Bates et al. 2015) para R (R Core Team 2015). Para seleccionar el mejor modelo para nuestros datos, empezamos con un modelo que incluía, además de los hablantes y los nombres que aparecen con haber, todas las variables independientes descritas en el apartado 3, así como la edad, el género, y el nivel de instrucción de los hablantes. Luego, eliminamos las variables una por una con la función pdredge() del paquete MuMIn (Bartón 2015), lo cual generó una lista de modelos candidatos, ordenados según su valor de AICC.8 Después, usamos el modelo con el valor AICC más bajo como punto de partida para elaborar el modelo final. Para ello, evaluamos para qué predictores era necesario incluir interacciones9 y pendientes aleatorias en la variable hablante.10 En concreto, añadimos las interacciones y las pendientes aleatorias una por una. Si la adición de la interacción o la pendiente aleatoria causaba una reducción del AICC con respecto al modelo inicial, incluimos la interacción o la ← 179 | 180 → pendiente aleatoria en el modelo final, con tal de que el modelo convergiera11 y la inclusión de la interacción o la pendiente aleatoria no resultara en un modelo sobreajustado.12

En la Tabla 3, presentamos las estimaciones del modelo final en forma de coeficientes logarítmicos (LogOdds) de contrastes ortogonales.13 Los coeficientes negativos indican que la variable independiente desfavorece la construcción presentacional pluralizada con haber; los valores positivos indican que la favorece y el cero es neutral. También proporcionamos unas estadísticas sumarias que permiten evaluar la calidad del modelo: el índice de concordancia C, el índice Dxy de Somers, y el porcentaje de los casos que fueron clasificados correctamente. Para los primeros dos índices, los valores mayores de, respectivamente, el .80 y el .60 sugieren que el modelo genera predicciones confiables. Para el tercer índice, cuanto más se aleje el valor del índice del umbral del azar (el 50 % en este caso), mejor es la capacidad de clasificación del modelo. Finalmente, también proporcionamos la desviación y el AICC. La desviación expresa la bondad de ajuste del modelo, es decir, lo bien que el modelo se ajusta a los datos. Como explicamos en la nota 7, el AICc es una medida que expresa el equilibrio entre la bondad de ajuste del modelo y su complejidad. Para ambos índices, los valores más bajos indican un mejor ajuste. ← 180 | 181 →

Tabla 3: Modelo linear generalizado logístico de efectos mixtos de la pluralización de haber presentacional en el español habanero (constrastes ortogonales): Números, porcentajes, y coeficientes para haber presentacional pluralizado

illustration

Nota: El modelo completo también incluye el grado de instrucción del hablante, una interacción entre el tiempo verbal y el estilo, y una pendiente aleatoria en la variable hablantes para la variable posición prototípica en la cadena de acciones. Véase Claes (en evaluación) para una discusión pormenorizada de esos resultados.

5.3 Restricciones cognitivas

Como deja ver la Tabla 3, en términos generales, todas las estadísticas sumarias sugieren que el modelo logra captar muy bien las restricciones que condicionan el comportamiento del hablante. Consideremos ahora los resultados obtenidos para cada una de las variables independientes. ← 181 | 182 →

5.3.1 La marcadez de la codificación

Como anticipamos en el apartado 4, la Tabla 3 indica que los nombres que pueden ser imaginados fácilmente como cabezas de una cadena de acciones (es decir, como agentes en un evento; p. ej., nombres animados como alumno en el ejemplo 13, objetos autopropulsados como tiro en el ejemplo 14 o fenómenos naturales como huracán en el ejemplo 15) propician la construcción pluralizada.

(13) En los primeros grados habían por lo menos veinte y pico, treinta alumnos (LH10M22/ LH1261).

(14) Si hubiesen puesto uno aquí, y otros en las otras puntas, no hubiesen tiros, a, e, no hubiesen muertos, me entiendes (LH1411/ LH1935).

(15) Autor: ¿Pero después han habido más huracanes, no?

Informante: Sí, habían más, sí, sí. (LH17M21/LH2323).

En cambio, claramente desfavorecen esta variante los nombres cuyos referentes se sitúan más bien hacia la cola de la cadena de acciones (p. ej., nombres animados como invitados en el ejemplo 16 u objetos inanimados como regalos en el ejemplo 17), o los nombres que se refieren al contexto de un evento (p. ej., municipio en el ejemplo 18).

(16) “Qué mal estaba! sólo sobre la una de la mañana empezó a haber más de los invitados” (LH04M21/LH518).

(17) Ahora con la niña, entonces, tratamos de que haya regalos, (Aja.) más luces, arbolitos, pero… (LH03M12/LH292).

(18) E, hay municipios que hablan de una manera, que es la manera de crianza. Hay municipios que hablan de otra manera (LH22H11/LH3018).

En cuanto al efecto de la negación, como anticipamos en el apartado 4, la Tabla 3 deja ver que el habanero prefiere la variante pluralizada cuando la oración no incluye partículas negativas, como en el ejemplo (19). En cambio, cuando la frase sí contiene elementos negativos, como en el ejemplo (20), el hablante se inclina más por la variante singular.

(19) Y, entonces, habían en las tiendas muchos juguetes y nos los compraban asiduamente (LH03M12/LH290).

(20) Había una serie de, no había camas (LH12H21/LH1648).

Estos resultados muestran, sin lugar a dudas, que la marcadez de la codificación restringe la alternancia entre las dos variantes de la construcción presentacional con haber. ← 182 | 183 →

5.3.2 La disuasión estadística

En la Tabla 3, las expresiones sintéticas en presente y pretérito indefinido, para las que postulamos las representaciones afianzadas <SAdv hay Obj> y <SAdv hubo Obj>, resultan poco favorables a la variante pluralizada. En contraste, la Tabla 4 deja ver que en expresiones perifrásticas (véase el ejemplo 21), haber pluralizado se utiliza tan frecuentemente en presente y pretérito indefinido de indicativo como en los demás tiempos verbales. Estos datos apoyan que haber pluralizado solo se usa menos frecuentemente para codificar las conceptualizaciones que se pueden expresar mediante las formas afianzadas <SAdv hubo Obj> o <SAdv hay Obj>. Esto confirma que la disuasión estadística restringe la alternancia.

(21) Empezaron a haber carros en la calle (LH17M21/LH2443).

Tabla 4: Frecuencia absoluta y relativa de las variantes pluralizadas de haber presentacional en el pretérito indefinido y el presente de indicativo, según expresión sintética vs. perifrástica

 N%
Expresiones sintéticas en presente y pretérito indefinido de indicativo115/79514,5
Expresiones perifrásticas en presente y pretérito indefinido de indicativo133/20664,6

5.3.3 El priming estructural

En lo que se refiere al priming estructural, la Tabla 3 indica que las tendencias generales para ambas modalidades apuntan hacia la misma dirección: cuando el hablante ha estado expuesto a una estructura pluralizada, es más propenso a emplear otra, y viceversa. A este respecto, conviene subrayar que si la variación no constituyera una competición entre dos construcciones de estructura argumental, no esperaríamos hallar efectos de priming independientemente de si el hablante repite la forma verbal específica o no (Goldberg 2006: 120–125).

Por lo tanto, los resultados logrados con el análisis de regresión indican que se puede caracterizar la pluralización de haber presentacional como una alternancia de estructura argumental que se ve condicionada por tres restricciones cognitivas generales, a saber, la marcadez de la codificación, la disuasión estadística y el priming estructural. Pasemos ahora a investigar si y cómo estas tres restricciones cognitivas interactúan.

5.4 Segunda herramienta estadística: Árbol de inferencia condicional

Aunque el análisis de regresión presentado en la sección anterior arroja luz sobre el efecto independiente de cada una de las variables puestas a prueba, no nos informa nada acerca de la manera como estos factores interactúan en el ← 183 | 184 → comportamiento del hablante (Tagliamonte / Baayen 2012: 161). Para explorar tales interacciones, podemos usar un árbol de inferencia condicional, que nos permite visualizar los patrones de interacción entre las variables independientes (Tagliamonte / Baayen 2012: 161, 164; Baayen 2014: 364).

En R, los árboles de inferencia condicional pueden generarse mediante la función ctree() del paquete party (Hothorn et al. 2015). En el árbol de inferencia que presentaremos en la sección siguiente, los óvalos representan las variables independientes. Cuanto más alto se sitúe un óvalo en el árbol, tanto más impacto tiene la variable en la variación. Las ramas que descienden de los óvalos representan las divisiones binarias que el algoritmo estableció en los datos. En la parte inferior, las columnas representan la proporción de haber pluralizado en gris claro.

5.5 Interacción entre las restricciones cognitivas

La Figura 1 sugiere que el tiempo verbal (es decir, la disuasión estadística) constituye la restricción más importante en esta variación. Más aún, hasta parece que este factor pone límites a la influencia de las otras dos restricciones cognitivas. En concreto, la parte izquierda de la figura (nodos [2], [3] y [6]) depara que para los tiempos verbales en los que haber se pluraliza con frecuencia, solo el priming estructural y la ausencia/presencia de negación (es decir, la marcadez de la codificación) imponen restricciones. Particularmente, en contextos que siguen después de un caso singular emitido por el hablante o en contextos sin priming, la ausencia de negación parece mitigar la tendencia a usar la variante singular (nodo [5]), mientras que su presencia la refuerza (nodo [4]). Algo parecido se observa para la interacción entre las dos modalidades del priming (nodos [2] y [6]). En particular, se observa un efecto de priming muy marcado después de que tanto el hablante como el investigador usan un ejemplo pluralizado (nodo [8]), mientras que el efecto del priming de la producción a la producción es mucho más limitado cuando la otra modalidad favorece la variante singular (nodo [7]).

Por el contrario, la parte derecha de la figura no da cuenta de semejantes interacciones. Es más, el priming de la comprensión a la producción ni siquiera parece ser una restricción pertinente para las expresiones sintéticas en presente y pretérito indefinido de indicativo. Más bien, los nodos [9] y [13] sugieren que el priming de la producción a la producción funciona en tándem con la posición prototípica del referente del nombre en la cadena de acciones (es decir, la marcadez de la codificación) para promover la construcción pluralizada, porque las tasas de pluralización son más elevadas cuando las dos restricciones favorecen el uso de esta variante (nodo [17]). Cuando tal no es el caso (nodos [10] y [14]), o bien la presencia de un nombre que se refiere a una cabeza prototípica de una cadena de acciones (nodo [11]), o bien la ausencia de negación (nodo [16]) suaviza la tendencia a usar la variante singular. ← 184 | 185 →

Figura 1: Árbol de inferencia condicional

illustration

Notas: Pr.a.la.Pr significa ‘priming de la producción a la producción’; Co.a.la.Pr significa ‘priming de la comprensión a la producción’’; Pos.Tip.Cad.Acc significa ‘posición prototípica del referente del SN en la cadena de acciones’; Expr.Sint.Pres-PretInd significa ‘expresiones sintéticas en presente y pretérito indefinido’ ← 185 | 186 →

6. Discusión y conclusiones

Volvamos a las preguntas de investigación para la discusión de los datos. En este artículo, hemos mostrado que las tres restricciones cognitivas identificadas en trabajos anteriores (Claes 2014a, b, 2015, en evaluación) interactúan en gran medida en el comportamiento del hablante cubano. Específicamente, los datos sugieren una relación antagónica en este cambio lingüístico entre la disuasión estadística (es decir, la variable tiempo verbal) y las otras dos restricciones cognitivas. O sea, mientras que la primera hace que el hablante se atenga al uso observado, las otras dos lo incitan a extender la construcción pluralizada a más (y nuevas) regiones conceptuales. Como consecuencia, cada vez que la marcadez de la codificación y el priming estructural inclinen la balanza a favor de la construcción pluralizada para codificar una conceptualización presente o pretérita basada en el MCI SEÑALAR que no incluye matices aspectuales o modales, el uso de una expresión basada en esta construcción le quita fuerza a la representación mental de <SAdv hay Obj> y <SAdv hubo Obj>. Esto, a su vez, debilitará su efecto disuasivo, el cual, a la larga, llevará al uso menos restringido de <SAdv hayn Suj> y <SAdv hubieron Suj>.

La relación antagónica observada en este estudio entre, por una parte, la disuasión estadística y, por el otro, el priming estructural y la marcadez de la codificación encuentra similitudes en otros dominios, notablemente, la adquisición del lenguaje y la innovación lingüística. En concreto, los estudios basados en el uso indican que la disuasión estadística es el mecanismo que evita que los niños sobregeneralicen construcciones productivas (Goldberg 2006: Cap. 5), mientras que el priming estructural se ha mencionado como uno de los factores que hacen que los aprendices extiendan las estructuras percibidas a nuevas conceptualizaciones del mismo tipo (Pickering / Ferreira 2008: 449–450). En cuanto a la innovación del lenguaje, Croft (2000: Cap. 5) arguye que la marcadez de la codificación es la causa principal de los reanálisis sintácticos, que reforman las construcciones establecidas, o dicho de otra manera, contrarrestan sus efectos disuasivos.

En ese sentido, este trabajo también ha mostrado cómo los enfoques cognitivos pueden arrojar nueva luz sobre la variación lingüística. Particularmente, mostramos que la gramática de construcciones nos permite modelar la variación entre haber singular y pluralizado como una faceta ‘normal’ de la competencia lingüística del hablante cubano, que se ve condicionada por las mismas tres restricciones cognitivas generales que condicionan cualquier expresión lingüística. Además, la perspectiva cognitivista nos permitió tomar en cuenta el priming estructural, que resultó ser una de las restricciones más importantes en la pluralización de haber. Metodológicamente, ello sugiere que futuros análisis no deberían descuidar este factor. ← 186 | 187 →

Referencias

Baayen, Harald R. (2014): “Multivariate statistics”, en Robert J. Podesva y Devyani Sharma, Research methods in linguistics, Cambridge, MA: Cambridge University Press, 337–372.

Bartón, Kamil (2015): MuMIn: Model selection and model averaging based on information criteria (AICc and alike) [en línea] <https://cran.r-project.org/web/packages/MuMIn/index.html>. [mayo del 2015]

Bates, Douglas / Maechler, Martin / Bolker, Ben / Walker, Steve (2015): lme4: Linear Mixed-Effects Models using ‘Eigen’ and S4 [en línea] <https://cran.r-project.org/web/packages/lme4/index.html>. [mayo del 2015]

Bentivoglio, Paola / Sedano, M. (2011): “Morphosyntactic variation in Spanish-speaking Latin America”, en Manuel Díaz-Campos, The handbook of Hispanic sociolinguistics, Oxford: Blackwell, 123–147.

Bybee, Joan (2006): “From usage to grammar: The mind’s response to repetition”, Language 82:4, 711–733.

Claes, Jeroen (2014a): “A Cognitive Construction Grammar approach to the pluralization of presentational haber in Puerto Rican Spanish”, Language Variation and Change 26:2, 219–246.

Claes, Jeroen (2014b): “La pluralización de haber presentacional y su distribución social en el español de La Habana, Cuba: Un acercamiento desde la gramática de construcciones”, Revista Internacional de Lingüística Iberoamericana 23, 165–187.

Claes, Jeroen (2015): “Competing constructions: The pluralization of presentational haber in Dominican Spanish”, Cognitive Linguistics 26:1, 1–30.

Claes, Jeroen (en evaluación): Cognitive, social, and individual constraints on linguistic variation: A case study of presentational haber pluralization in Caribbean Spanish, Berlin/New York, NY: De Gruyter Mouton.

Croft, William (2000): Explaining language change: An evolutionary perspective, London/New York, NY: Longman.

Croft, William (2003): Typology and universals, Cambridge, MA: Cambridge University Press.

D’Aquino Ruiz, Giovanna (2004): “Haber impersonal en el habla de Caracas: Análisis sociolingüístico”, Boletín de Linguistica 21, 3–26.

DeMello, Georges (1991): “Pluralización del verbo haber impersonal en el español hablado culto de once ciudades”, Thesaurus 46, 445–471.

Fauconnier, Gilles (2007): “Mental spaces”, en Dirk Geeraerts y Hubert Cuyckens, The Oxford handbook of Cognitive Linguistics, Oxford: Oxford University Press, 351–376. ← 187 | 188 →

Fontanella de Weinberg, María Beatriz (1987): El español bonaerense. Cuatro siglos de evolución lingüística (1580–1980), Buenos Aires: Hachette.

Fontanella de Weinberg, María Beatriz (1992): “Variación sincrónica y diacrónica de de las construcciones con haber en el español americano”, Boletín de Filología de la Universidad de Chile 33, 35–46.

Goldberg, Adele E. (2006): Constructions at work: The nature of generalization in language, Oxford: Oxford University Press.

Goldberg, Adele E. (1995): Constructions: A Construction Grammar approach to argument structure, Chicago, IL: Chicago University Press.

Goldberg, Adele E. (2009): “The nature of generalization in language”, Cognitive Linguistics 20:1, 93–127.

Hothorn, Torsten / Hornik, Kurt / Strobl, Carolin / Zeileis, Achim (2015): party: A Laboratory for Recursive Partytioning [en línea] <http://cran.r-project.org/web/packages/party/index.html>. [mayo del 2015]

Kany, Charles E. (1951): Sintaxis hispanoamericana, Madrid: Gredos.

Keenan, Edward L. (1976): “Towards a universal definition of subject”, en Charles N. Li, Subject and topic, New York, NY: Academic Press, 305–333.

Labov, William (1994): Principles of linguistic change. Volume 1: Internal factors, Oxford: Blackwell.

Lakoff, George (1987): Women, fire, and dangerous things: What categories reveal about the mind, Chicago, IL: Chicago University Press.

Langacker, Ronald W. (1987): Foundations of Cognitive Grammar. Volume 1: Theoretical prequisites, Stanford, CA: Stanford University Press.

Langacker, Ronald W. (1991): Foundations of Cognitive Grammar. Volume 2: Descriptive application, Stanford, CA: Stanford University Press.

Langacker, Ronald W. (2010): “Cognitive Grammar”, en Bernd Heine y Heiko Narrog, The Oxford handbook of linguistic analysis, Oxford: Oxford University Press, 87–110.

Meulleman, Machteld / Roegiest, Eugeen (2012): “Los locativos en la valencia de la construcción existencial española. ¿Actante o circunstante?”, Zeitschrift für Romanische Philologie 128, 57–70.

Padrón, Alfredo F. (1949): “Giros sintácticos usados en Cuba”, Thesaurus 5, 163–175.

Pickering, Martin J. / Ferreira, Victor S. (2008): “Structural priming: A critical review”, Psychological Bulletin 134:3, 427–459.

Prince, Ellen F. (1992): “The ZPG letter: Subjects, definiteness, and information-status”, en William C. Mann y Sandra A. Thompson (eds.), Discourse description: Diverse linguistic analyses of a fund-raising text, Nueva York: John Benjamins, 295–326. ← 188 | 189 →

R Core Team (2015): R: A language and environment for statistical computing [en línea], <http://www.R-project.org>. [mayo del 2015]

Real Academia Española / Asociación de Academias de la Lengua Española. (2009): Nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe.

Real Academia Española. (2008-): Corpus diacrónico del español [en línea], <http://corpus.rae.es/cordenet.html>. [junio de 2010]

Tagliamonte, Sali (2012): Variationist sociolinguistics: Change, observation, interpretation, Oxford: Wiley / Blackwell.

Tagliamonte, Sali / Baayen, Harald R. (2012): “Models, forests and trees of York English: Was/were variation as a case study for statistical practice”, Language Variation and Change 24:2, 135–178.

Vaquero, María (1996): “Antillas”, en Manuel Alvar (ed.), Manual de dialectología hispánica: el español de América, Barcelona: Ariel, 51–67.

Ward, Gregory / Birner, Betty (1995): “Definiteness and the English existential”, Language 71:4, 722–742. ← 189 | 190 →

Apéndice A: Distribución de las formas terciopersonales de haber en textos americanos del CORDE (1492–1600) (Real Academia Española, 2008-)

illustration

Advertencia: Especificamos los parámetros siguientes para nuestras búsquedas en el CORDE: todos los países de América Latina, 1492–1600, Lírica, Narrativa, Breve, Relato breve tradicional, y otros.


1 Quisiéramos agradecer a Alejandro Sánchez Castellanos (Universidad de La Habana) por ayudarnos a encontrar participantes en La Habana.

2 El código indica el origen del ejemplo: LH= La Habana, 01= informante 1, H= hombre (M= mujer), 2= universitario (1= no universitario), 2= mayor de 55 años (1= 25–35 años). El código después de la barra identifica el caso en la base de datos.

3 Por ejemplo, en marcos teóricos más tradicionales, nos veríamos obligados a postular por lo menos dos variantes del verbo correr para acomodar sus usos intransitivos (p. ej., Corro al mercado) y transitivos (p. ej., Corro el riesgo, corro la carrera, corro la milla). En cambio, en la gramática de construcciones, solo hace falta un verbo correr, que se combina con las construcciones de estructura argumental transitiva e intransitiva.

4 Si las destrezas de lectura o la vista del informante no le permitían leer las pruebas, el entrevistador se las leía, preguntándole por su preferencia.

5 En otras palabras, el uso.

6 O sea, para formar expresiones ‘sintéticas’.

7 Es decir, siempre y cuando la conceptualización no incluya matices aspectuales y/o modales.

8 El Criterio de Información de Akaike con corrección para muestras pequeñas (AICC, por sus siglas en inglés) expresa el equilibrio entre la bondad de ajuste del modelo a los datos y su complejidad. Los valores más bajos indican un mejor equilibrio entre estas dos dimensiones. Si eliminamos una variable del modelo que contribuye información altamente pertinente para lograr un buen ajuste del modelo a los datos, sube el AICC. En otras palabras, el AICC no es una medida que exprese si una variable es significativa o no, sino que nos deja evaluar si el modelo pierde información útil al eliminar la variable. De la misma forma, si añadimos una variable, una interacción o una pendiente aleatoria, el AICC nos permite evaluar si esta información añadida es necesaria para obtener un mejor ajuste.

9 En estadística, la noción de interacción se refiere a una situación en que el (tamaño del) efecto de una variable independiente es diferente para un subconjunto de datos definido por uno de los valores de otra variable independiente.

10 Con una pendiente aleatoria en la variable hablante podemos modelar el hecho de que, aunque el sentido de los efectos de una variable independiente es el mismo para todos los hablantes, los tamaños de los efectos pueden variar considerablemente de un individuo a otro.

11 O sea, con tal de que el programa estadístico lograra calcular el resultado de la ecuación de regresión.

12 O sea, siempre que el modelo resultante no incluyera demasiadas variables en comparación con el número de observaciones.

13 La noción de contraste ortogonal indica que los coeficientes arrojados para una variable independiente suman cero y que expresan la desviación que causan los niveles de la variable con respecto al promedio general.