Show Less
Restricted access

La evanescencia del mito – Benito Pérez Galdós como mitoclasta y mitógrafo

Traducido del alemán por Conchi Rico Albert

Werner Elsner

Benito Pérez Galdós (1843-1920) está considerado como el realista y naturalista español por antonomasia. Sin embargo, en sus novelas también se encuentra presente un discurso mitológico. Entendiendo el mito como un inventario de mitos en constante proceso de recepción, Ulrich Prill muestra cómo Pérez Galdós modela el mito del descenso al inframundo, así como mitos matriarcales y de héroes, en virtud al principio musical de «tema con variazioni». Mediante interpretaciones y análisis detallados de las novelas Doña Perfecta, Marianela, Miau, Gloria, Fortunata y Jacinta, El caballero encantado y Tristana se presenta de este modo a Pérez Galdós como destructor y creador de mitos, como mitoclasta y mitógrafo.
Show Summary Details
Restricted access

Segundo tema: “El Eterno Femenino” – Figuras femeninas míticas

Extract

← 94 | 95 → … pues la hermosa diosa arde en el centro de sus mitosR.M.Rilke, Eranna an Sappho

¡Qué cosas hay, pero qué cosas!…Un mundo que se ve, y otro que está debajo,escondido!Fortunata y Jacinta

Desde los inicios de toda actividad cultural y de culto, las figuras de mujer, especialmente las que datan del Paleolítico, con la Venus de Willendorf como su más célebre exponente, constituyen una muestra de la poderosa “presencia” mítica “del elemento femenino”.257 El culto a estas figuras femeninas se puede encontrar en toda la zona eurasiática. Las investigaciones que se ocupan del arte en el Paleolítico no han logrado determinar hasta el día de hoy qué función cumplían exactamente estas estatuillas; sin embargo, “podemos suponer que representan de un modo u otro la sacralidad femenina y, con ello, la fuerza mágicoreligiosa de las diosas”.258

Desde la perspectiva de la historia de la religión, los hallazgos arqueológicos del Oriente Próximo sugieren situar los comienzos del culto a estas diosas alrededor de 7.500 a.C. Sin embargo, no debemos pensar que en esta época la Gran Diosa Madre era una figura mitológica de un rango similar al de otras deidades. Muy al contrario, era mucho más que esto, era

la figura central de toda mitología y veneración, la dadivosa Diosa Tierra como madre y sustento de la vida y que al...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.