Show Less
Restricted access

«Artes manticae» y geomancia en las literaturas francesa y española altomodernas

François Rabelais y Francisco de Quevedo

Series:

Hannah Schlimpen

Este libro es una (re)lectura crítica de la ficcionalización de la geomancia en el Pantagruel y Tiers Livre de François Rabelais y los Sueños y discursos de Francisco de Quevedo. La autora enfoca el fenómeno geomántico desde una perspectiva tanto filológica como de la historia intelectual. La primera parte del estudio está dedicada a la tradición geomántica en Occidente, en especial a los manuales impresos altomodernos, mientras que la segunda aborda la censura de este arte adivinatorio por parte de la tratadística antisupersticiosa contemporánea. La tercera y última parte expone en qué medida Rabelais y Quevedo se apropian de ambas tradiciones, transformándolas estéticamente y, muchas veces, en virtud de los mismos modelos y principios literarios.

Show Summary Details
Restricted access

0. Introducción

Extract



«Die bilderkunst gehet aus der magica» (1922–1933: XIII, 364) –‘el arte de las imágenes procede de la magia’– escribe Theophrastus Bombast von Hohenheim, llamado Paracelso (1493–1541), en su Liber de imaginibus,3 en el que el médico suizo concilia las ciencias naturales con la iconografía astrológica y las artes mágicas.4 Por las mismas fechas, en 1526, Alberto Durero (1471–1528) retrata, con su habitual primor, al comerciante Johann Kleeberger (1485?-1546)5 de Núremberg, «le bon allemand» o «l’homme de la Roche»,6 como se le sigue ←11 | 12→recordando por una calle y una estatua en Lyon.7 Es la efigie ‘cesariana’ de un hombre humilde quien murió, sin embargo, como benefactor de jóvenes menesterosas de la capital del Ródano, de manera que según la leyenda, el alemán ‘casaba a todas las chicas’.8 En el retrato que le hizo el autor del misterioso cuadrado mágico (de su grabado saturnal Melancolía I, 1514),9 en la parte de arriba, en el rincón izquierdo, aparece una pequeña figura, resaltada en amarillo y compuesta de seis estrellas, que abrazan al signo astrológico del león. Los estudiosos del maestro renacentista, al asociar esta ‘configuración estelar’ de manera general con el ideario astrológico por desconocer que representa un signo geomántico ←12 | 13→concreto llamado amissio, han subestimado habitualmente la rica iconografía y el complejo simbolismo que alberga subrepticiamente este detalle.10

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.