Show Less
Restricted access

Las reescrituras fílmicas de la comedia nueva

Un siglo en la gran pantalla

Series:

Alba Carmona

Este es el primer libro dedicado en su integridad a las adaptaciones cinematográficas de la comedia áurea. Con él, el Siglodorismo salda una deuda contraída con un patrimonio fílmico que hasta fechas muy recientes había despertado el interés solo de unos pocos. Desde una perspectiva interdisciplinar, la autora analiza diez películas y ofrece un recorrido a través de la historia del cine que permite entender cómo, durante los últimos cien años, lectores de distintas ideologías y naciones se han aproximado al teatro barroco y lo han reescrito a voluntad. Los resultados invitan a reflexionar no solo sobre el poder que poseen las pantallas para dar a conocer (o bien condenar al olvido) un espectáculo que en su día fue de masas, sino también sobre la actitud que deben tomar los especialistas hacia esta clase de producciones.
Show Summary Details
Restricted access

Capítulo 6. Década de 1960. La comedia habla en presente: Los cien caballeros de Vittorio Cottafavi

Extract

← 104 | 105 →

CAPÍTULO 6

Década de 1960. La comedia habla en presente: Los cien caballeros de Vittorio Cottafavi

En abril de 1964 se cerró un acuerdo de colaboración entre Productores Cinematográficos Unidos (PROCUSA; España), Domiziana Internazionale Cinematografica (Italia) y International Germania Film (República Federal Alemana).1 Las firmas ofrecieron entonces la dirección de una película a Vittorio Cottafavi, maestro del péplum, a quien solo impusieron un título: Los cien caballeros. El italiano aceptó con entusiasmo la propuesta y la aprovechó para adaptar una comedia de Lope muy poco conocida, Las famosas asturianas.

Por el momento, desconocemos si esta comedia llegó a Cottafavi en la edición italiana (aparecida cinco meses antes en Rizzoli) o en castellano. Cualquiera de las dos opciones parece posible, pues el cineasta, además de ser un gran amante de la literatura española (Martialay 1966), había estado en contacto con el mundo editorial italiano; de hecho, en 1944, participó en la fundación de Migliaresi Editore (Bursi 2010: 22). Quizá, antes de dirigir el film, Antonio Gasparetti, mientras se encargaba de la traducción, le habló del texto o se lo hizo llegar; aunque también lo pudo hacer el propio fundador de la editorial, Angelo Rizzoli.

Los cien caballeros fue en opinión del italiano su mejor película, la cual, a diferencia de la mayoría de sus producciones anteriores, logró ganar...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.