Show Less
Restricted access

Las reescrituras fílmicas de la comedia nueva

Un siglo en la gran pantalla

Series:

Alba Carmona

Este es el primer libro dedicado en su integridad a las adaptaciones cinematográficas de la comedia áurea. Con él, el Siglodorismo salda una deuda contraída con un patrimonio fílmico que hasta fechas muy recientes había despertado el interés solo de unos pocos. Desde una perspectiva interdisciplinar, la autora analiza diez películas y ofrece un recorrido a través de la historia del cine que permite entender cómo, durante los últimos cien años, lectores de distintas ideologías y naciones se han aproximado al teatro barroco y lo han reescrito a voluntad. Los resultados invitan a reflexionar no solo sobre el poder que poseen las pantallas para dar a conocer (o bien condenar al olvido) un espectáculo que en su día fue de masas, sino también sobre la actitud que deben tomar los especialistas hacia esta clase de producciones.
Show Summary Details
Restricted access

Capítulo 8. Década de 1990. La revitalización de la comedia

Extract

← 148 | 149 →

CAPÍTULO 8

Década de 1990. La revitalización de la comedia

«Con arte todo se vence»: El perro del hortelano de Pilar Miró

En 1995, antes de que se estrenara la versión cinematográfica de El perro del hortelano, Pilar Miró declaró que su deseo era que esta reescritura fuera para todo el mundo y que el público se lo pasara bien con ella (Paloma Leyra 1995, cit. en Díez Ménguez 2002: 302). Con este propósito en mente, la directora madrileña se apartaba del objetivo que había guiado la producción de varias reescrituras fílmicas de la comedia, las cuales, como hemos visto, se valieron de la comedia nueva para lanzar un mensaje político.

Cuando se inició el rodaje, en el verano de 1995, hacía más de veinte años de la última traslación al cine español de una comedia lopesca: El mejor alcalde, el Rey, una producción hispano-italiana dirigida por Rafael Gil (1974), que había sido bien acogida por la crítica (Wheeler 2012: 166) y que no funcionó del todo mal en taquilla, habiendo conseguido convocar 235.109 espectadores en las salas de cine.1 El hecho de que hubieran pasado tantos años desde la última adaptación, sin embargo, no le quitó las ganas a Miró de sacar adelante su propósito. Varias cuestiones parecen indicar que tenía...

You are not authenticated to view the full text of this chapter or article.

This site requires a subscription or purchase to access the full text of books or journals.

Do you have any questions? Contact us.

Or login to access all content.